La Maldición del Fantasma Seguir historia

u15569988091556998809 Alberto Marin Fernández

La vuelta de Nemorino a París a la Ópera Garnier, la historia del Fantasma continua.


Cuento Todo público.

#opera #latraviata #elfantasmadelaopera
Cuento corto
0
516 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La Traviata


En París “ la cité de la lunière” el Ángel de la música quiere ser libre “sempre libera” el aria que cantará en la ópera “La Traviata”.

Seis meses después de su última actuación en el teatro de los Champs Elysées, la maldición del Fantasma de la Ópera se cumple y la soprano Nino Machaidze cancela su actuación en la Traviata en la ópera Garnier.

Para el papel de Violetta Valéry el Fantasma elige a la soprano checa Zuzana Marková que debuta en la ópera de París,Nemorino está triste por no ver a su amiga Nino, pero como no quiere sufrir la maldición del Fantasma, no cancela su viaje a París.

Con la ayuda de su amigo Rafael historiador y maestro de la espada, quiere descubrir la guarida y el lago donde se esconde el Fantasma en la ópera Garnier. A través de las redes sociales, Nemorino presenta sus credenciales a Zuzana Marková, después de ver en cine la puesta en escena de Simon Stone, pensaba que para salvar esta producción de la Traviata, tenían que invitar a cenar a Violetta.

Al igual que Cristóbal Colón cuando descubrió América,el día de la Hispanidad el 12 de octubre de 2019,Rafael y Nemorino embarcan en un vuelo a París, donde se encuentra el Palais Garnier en la plaza de la ópera.El primero en aterrizar Nemorino en el aeropuerto Charles de Gaulle,por carretera en el RoissyBus se dirige a la plaza de la ópera,a 700 metros se encuentra su hotel que está enfrente del Hilton.

En el cafe Marco Polo con una cerveza belga de Abadía, espera a su amigo Rafael para comer de menù en el restaurante “Vin et Maree”, para beber una copa de vino de Burdeos a precio de oro.

Después de comer paean hasta las Galerías Lafayette que están al lado de la ópera Garnier, en la sección de señoras compran el regalo de Zuzana Marková, un par de guantes muy elegantes, suben a la terraza a ver las vistas de la ciudad y del Palais Garnier.

De vuelta al hotel buscan un sitio para cenar después de la ópera, pero todos cierran pronto, sin duda no están en España.

Una hora antes del comienzo de la función entran en la ópera Garnier, Rafael que no la conocía se queda maravillado al ver la gran escalier y en el pequeño Versalles de París el grand foyer, retratan este momento único, quien sabe si algún día volverán. Lo que menos les gustó de la ópera, el vino tinto francés que además de caro no hay quien lo beba.Antes de que comience la función van a buscar al Fantasma a su palco, encuentran la puerta abierta y el palco vacío,puede que se encuentre en la biblioteca buscando el libro “Deja cantar a la muerte”, escrito por Sandra Andrés Belenguer, el Fantasma ya conocía el nuevo final y por eso se vengó del Ángel de la música, el libro lo tenía que devolver a Nemorino.

En el hotel antes de ir a la ópera, Nemorino escribe a Zuzana Marková,para que apunte sus nombres para entrar a su camerino después de la función. Como no encuentran al Fantasma por las escaleras laterales suben al segundo piso donde está su palco.Escoltadas por bustos de personajes de la música, tres puertas de madera cerradas dan acceso al palco, Quasimodo les abre la puerta y les acompaña a sus butacas de terciopelo rojo.Poco a poco el público ocupa sus butacas y el Fantasma su palco.

A las siete y media la música de Verdi del preludio de la Traviata inunda la sala, el director Carlo Montanaro conduce con maestría la orquesta de la ópera nacional de París. En el primer acto los artistas brindan en el “Libiamo ne´lieti calici”, Nemorino y Rafael tiene que esperar al segundo entreacto para brindar con champagne rose. El primer acto termina con el “Sempre Libera” que canta magistralmente Zuzana Marková y esto enfurece al Fantasma que no quiere perder a la nueva Violetta.

En el primer entreacto buscan a Quasimodo y el pasillo de las mil puertas, que conocía Sandra Andrés Belenguer, una de las puertas es el camerino de Zuzana Marková. Quasimodo les dice que no es posible sin el permiso del Fantasma o del artista, necesitan la llave secreta que abre todas las puertas, de pronto el sonido de una campana les avisa del comienzo del segundo acto, volviendo a toda prisa a su palco.

En el segundo entreacto con la copa en la mano,Nemorino escribe a Violetta la soprano Zuzana Marková para invitarla a cenar,, si el Fantasma no les ayuda no pueden cruzar el espejo de su camerino,ella escribe sus nombres en una carta que Quasimodo entrega al Fantasma.

A Nemorino y Rafael solo les queda esperar al final de la Traviata,cuando Violetta cruza las puertas del cielo y cae el telón de la ópera de París.

Minutos antes Quasimodo había abierto las puertas de los palcos para que el público abandone la sala, Nemorino y Rafael bajan al primer piso y acompañados por Quasimodo por un estrecho pasillo hasta una puerta que está cerrada, Quasimodo de su bolsillo saca una vieja llave para abrir la puerta, detrás hay un espejo que cruzan mientras desaparece Quasimodo.

Ante sus ojos la inmensidad del escenario de la ópera Garnier,el decorado empujado por los operarios pasa a su lado,ahí está la estatua ecuestre,la iglesia,solo falta la vaca que aparece en el segundo acto.

No encuentran el pasillo de las mil puertas ni al Fantasma para que les guíe al camerino de Zuzana Marková,solo están los operarios trabajando que no les dicen nada. De pronto escuchan la voz del Fantasma y vuelven a cruzar el espejo aterrados, descienden por la grand escalier hasta la plaza de la ópera.En la parte de atrás en la salida de los artistas que está vigilada esperan a Violetta, con el programa y el regalo en la mano.

De pronto aparece Zuzana Marková y Nemorino se presenta con el programa abierto para el autografo,Rafael le da el regalo que sin abrir guarda en su bolso,,una foto y una breve charla antes de despedirse,Rafael estrecha su mano y Nemorino más atrevido besa sus mejillas,como un caballero entiende que ella está cansada para ir a cenar con ellos.

De vuelta al hotel encuentran abierto el café Marco Polo para cenar una pizza.

A la mañana siguiente desayunan en el hotel ,a las diez y media un taxista recoge a Rafael para ir al aeropuerto.Nemorino que vuelve por la tarde,aprovecha la mañana soleada para pasear por el Senna,ver la otra cara de Notre Damme y visitar la Église Saint-Germain Des-Prés. De vuelta al hotel, en la tienda de la ópera Garnier recoge un regalo del Fantasma de la Ópera.

20 de Octubre de 2019 a las 16:45 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Alberto Marin Fernández Desde la muerte de mi madre escribo mis historias en mi Blogger "Cuentacuentos y Cuentista". Escribo de mis viajes culturales , mi afición a la música clásica y la ópera, de la que soy "Amigo del Teatro Real", mis amigas soprano son las protagonistas de mis historias .

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~