Horas Luz Seguir historia

thamarism Thamaris Malaver

Teresa es una joven que vive en el año 2199 era post nuclear, de muchas maneras se siente desplazada por su circulo social, ya que de acuerdo a especialistas de la psiquiatría es esquizofrenica, por lo que se mantiene bajo tratamiento medico. Por varios años ha descifrado un mensaje que cree es para ella pero su despertar de conciencia traerá una serie de acontecimientos que no son del entendimiento humano.


Ciencia ficción No para niños menores de 13.

#conciencia #poder #tiempo #amor #love #ficcion
1
501 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Episodios

Hace algunos años entre al mundo de los psicotrópicos, no es un mundo fácil del cual puedas salir, siento que los psiquiatras son una especie de arañas que te envuelven en su tela y no quieren dejarte salir, ya he pasado por 4 psiquiatras, cada uno me indica que tengo algo diferente, el primero me dijo que lo mío eran ataques de pánico, el segundo me dijo que tenía un grave desorden de ansiedad, el tercero me dijo que tenía una enfermedad mental esquizoafectiva y el ultimo ya me indico era esquizofrénica. Todo empezó en mi casa mi madre me dijo que estaba esquivando la realidad, que hablaba incoherencias sobre que éramos vigilados y que alguien me hablaba a través de varias personas pero en realidad era una sola esencia. Yo recuerdo perfectamente lo ocurrido, solo que a ellos les digo que no recuerdo, esto comenzó hace 5 años cuando tenía 25 años, un día simplemente comencé a hacer conjeturas, conexiones y empecé a tener entendimiento de lo que era el mismo universo. Mi primer error fue comentar lo que se me había debelado, comencé a ver en otras personas partes de mi misma, como la ley del espejo donde ves en otros lo que te gusta o no de ti mismo, comencé a anotar todo en una aplicación que tenía en mi celular este fue mi segundo error, cuando le decía algunas cosas a mi madre ella se preocupaba porque habían días donde no dormía solo me quedaba escribiendo todo lo que aprendía en mi celular, empecé a leer de astronomía, física, política y economía cuando soy una simple asistente de ventas. Llego un momento donde según mi psiquiatra perdí mi psiquis y aun el ser humano no sabía porque ocurría eso, lo único que sé es que empecé a ver mensajes subliminales en la televisión, en películas, canciones e inclusive en las redes sociales; era un mensaje que había estado en la humanidad desde los inicios de la creación, pero cada vez que quería explicarlo mi mente se abría de tal manera que empezaba a hablar de lo que yo entendía pero que más nadie lograba ver.


Estaba tan a la vista y al mismo tiempo nadie se detenía a escuchar, entender o interpretar ese mensaje, tuve 3 episodios de “perdida de psiquis” en donde según mis padres yo hablaba incoherencias y los médicos simplemente aquietaban mi mente con medicamentos, incluso me mantenían medicada en el día para que los ataques no me dieran de nuevo y yo pudiera hacer mi vida normal, pero la verdad es que las únicas veces en que me sentí normal y completa era cuando perdía la psiquis porque mi conexión con todo era ilimitada, no sentía carencia de nada y lograba incluso comprender más allá de lo que esconde el universo, todo esto se acababa cuando me mantienen drogada. La primera vez que tuve un episodio me internaron en una clínica de descanso, aislada del mundo exterior sin comunicación con mis familiares y en la horas de visita estaba tan drogada que ni siquiera disfrutaba de la visita de mi madre ya que lo único que hacía era dormirme en su hombro, nadie más me visitaba en estos episodios perdí muchos amigos que me creyeron loca, y mi madre no permitía que me visitaran compañeros de trabajo porque decía que solamente estaban para criticar y para llamarme loca, que seguramente más adelante me tratarían diferente; y tenía razón la compañera de cuarto con la que alquilaba un departamento fue la única que permitieron visitarme y luego de verme en un episodio de perdida de psiquis y de verme recluida en la clínica simplemente se alejó, mi primer episodio fue con ella nos peleamos fuertemente porque queríamos mudarnos pero yo sentía que ella no me ayudaba a buscar la propiedad ni el dinero para mudarnos, ante mis reclamos ella solamente se echó a llorar, pero muchos me habían dicho que ella solamente se estaba aprovechando de mi sueldo y mi ingenuidad, así que hoy pienso que lo ocurrido fue lo mejor.


Llego un momento en que llame a mis episodios “el despertar” me dije que cada vez que me ocurrían era cuando realmente estaba despierta porque no sentía la carencia de nada, hable de esto con Alejandro quien había sido mi novio por 2 años, la primera vez mi único apoyo fue mi mama, en mi segundo episodio empecé a hablarle a Alejandro sobre el mensaje y las conexiones que tenía el mundo con la raza humana, le comentaba sobre los sueños que tenía y de la persona que me hablaba a través de varias caras, el simplemente me decía que hablara con mis padres pero yo no quería ya que ellos no entendían hasta que supe que él tampoco lo hacía; poco después de ir nuevamente al médico por mi segundo episodio Alejandro me dejo alegando que no podía estar con una mujer “especial” como era yo, esto ocurrió a mis 27 años la verdad es que dolió el saber que él también me creía una loca. Con el pasar de los meses empecé a recriminarme a mí misma el ¡porque estaba loca!, me miraba al espejo y veía una profunda tristeza dentro de mis ojos, como si yo misma sabía que no estaba loca pero no creía en mí, sino en lo que los demás aseguraban de mi porque al final eran médicos psiquiatras los que me decían padecía una enfermedad mental, ¿Cómo podía yo una simple administradora refutar a un psiquiatra?


El tiempo seguía pasando, a mis 29 años había vuelto a la casa de mis padres, las medicinas eran bastante costosas así que el tratamiento lo tomaba a medias, si era una pastilla completa de clonazepam la picaba para alargar el tratamiento, yo ganaba una medida de 500$ y el remedio fácilmente me costaba 50$ por lo que no me podía dar mucho lujo de comprarme para cada día la pastilla o de colapsar en mi locura nuevamente. Detestaba estar drogada, me hacía lenta y bastante floja, nada como la euforia de un episodio donde sabía la solución de todo y tenía la facilidad de ejecutar cualquier operación en el trabajo. Debido a mi perdida de psiquis ya no tenía amigos, los pocos que me quedaban estaban en provincia y yo vivía al norte de Santa Maria la capital del continente Sur, comencé a trabajar en una distribuidora, este era mi 2do trabajo en el año ya que del primero me salí luego de mi segundo episodio. En la distribuidora comencé a tener nuevas amistades, era una empresa pequeña así que nos conocíamos todos, mi compañera de trabajo quien me ayudaba en mis gestiones se llamaba María José una chica joven de apenas 20 años, y estaba Loren una chica un año menor que yo pero que practicaba el CRP (circulo de realización personal) y veía la vida diferente me enseñaba muchas cosas algunas yo ya las conocía mientras que otras me enseñaban a conocer mejor como pensaba el hombre.


- ¿Por qué venden el CRP si es un enfoque de vida que se supone da bienestar? Esa filosofía de vida ¿No debería ser gratis? – Le pregunte a Loren un día durante el almuerzo.

- Es que todos los que tienen una filosofía de vida tienen que comer Teresa, por eso venden libros, cursos y webinars. – me contesto María José.

- Teresa la filosofía de vida es para todo el que desee cambiar su manera de ver las cosas, hasta en la iglesia pagas limosna. – se defendió Loren – si te vuelves practicante me entenderás, incluso las invito a las dos a una clase gratuita ustedes díganme cuando y vamos.


Tal como me lo suponía ese creo fue mi último almuerzo tranquilo junto a mis nuevas amigas.

14 de Octubre de 2019 a las 22:43 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Pérdida de Psiquis

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 10 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión