Plegaria para un Astro Seguir historia

pabloflowers Pablo Flores

A veces, las batallas que más intimidan a las personas son las que se declaran contra ellas mismas. En algún lugar del mundo, ahora devastado por los fuegos de la guerra, un caballero divaga sobre el significado del amar al compás de los atardeceres y anocheceres que aún persisten en marcar la marcha inexorable del tiempo.


Fantasía Medieval Todo público.

#fantasia #chile #343 #341 #32816
1
608 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Carta para las estrellas

Pensó en regalarle una flor. Hortensias quizá. Fantaseó con la matanza al dragón más feroz, el que escupe fuegos azules tras haber devorado a caballeros que, por más valientes y atrevidos que osaron ser, la arrogancia terminó por consumirles en un instante fugaz.


Sólo con imaginarlo, lo descartó de inmediato. Sencillez ante todo, rezaba su padre, fallecido por desamor. ¿Entonces qué? ¿Un paseo por el claro del bosque? No, recordó, imposible, las cenizas lo cuentan mejor por sí solas. Quizá solo basta poesía, una carta podría ser. Grandes conquistas se sellaron con el poder que envuelve a las palabras plasmadas en el papel. ¿Por qué justo esta habría de fallar?


Después de todo era un caballero, nombrado como tal a los ojos de la blanca luna. Caballero de La Lune, aquel era su nombre. Y como rezan las canciones en la tabernas del ocre antaño, el pretendía conquistar a una doncella, de ojos centelleantes y sonrisa tímida. Cuentan que está perdida, allá arriba en lo profundo de la noche, entre miles y miles de estrellas.


Papel y tinta. La carta se perdió.

12 de Octubre de 2019 a las 18:20 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Sobre el dilema de la espera

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión