2050 Seguir historia

yasnaiapoliana Yasnaia Poliana

2050 llegó, y el mundo colapsó como todos pronosticaron. Quienes lograron sobrevivir tienen la certeza de que el planeta se ha purgado y las cosas están volviendo a la normalidad. Los cuatro personajes de esta novela, Ninnetta, Sofia, Pierre y Antonio, buscarán cómo continuar con sus vidas en un mundo que lentamente se está regenerando. No cometerán los mismos errores del pasado pero...¿por cuánto tiempo?


Suspenso/Misterio Todo público.

#medieval #edad-media #cambio-climatico #2050 #fin-del-mundo #apocalipsis #postapocaliptico #suspenso #traicion #amor
17
986 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

La última tormenta

El viento agitó las cortinas. La anticipación de la tormenta se sentía en el aire, pese a que Ninnetta aún no la veía.

Se giró para ver a su hermana, que dormía profundamente en el catre improvisado, y suspiró aliviada. Llevaban días sin dormir debido al calor sofocante, pero esta noche todo se sentía más fresco, y la tormenta que se anunciaba prometía más tranquilidad, aunque últimamente no sabía qué esperar de las tormentas. La mayoría de las veces traían miedo y desolación.

Su hermana se agitó y abrió los ojos.

–¿Aún no llueve? –preguntó somnolienta.

–No, recién están reuniéndose algunas nubes. –Ninnetta miró por la ventana y comprobó que estaba en lo cierto, apenas unas nubes, pero oscuras y enormes. Oyó el suspiro de su hermana, y supo que estaba durmiendo nuevamente. Ella no podía, así que continuó mirando por la ventana, rodeada por la oscuridad de la noche y los sonidos que llegaban del bosque. No eran muchos, de hecho, pocos animales habían sobrevivido al Gran Incendio, así que los ruidos eran pocos y aislados.

Miró otra vez a Sofía. Era su hermana pequeña, aunque no tan pequeña porque ya tenía dieciséis años, pero seguía siendo caprichosa y bajita como siempre. Sentía pena por ella. Mañana sería lunes, y ella debería ir a la escuela como toda chica de dieciséis, pero no había escuela, no había ciudad, y si lo pensaba bien, no había chica. Sofía era caprichosa y bajita, pero no era una niña, ni siquiera una adolescente. Había vivido tanto, había visto tanto, que era como una adulta, como una persona anciana que ha experimentado muchas desgracias en la vida.

Ninnetta también, a sus veinticinco, se sentía como una vieja de noventa, pero al menos tuvo algunos años de feliz infancia, antes de que todo comenzara a desmoronarse. Siempre se preguntó porqué sus padres habían decidido traer al mundo a Sofia, cuando claramente el mundo ya no era un lugar para los humanos, o para ningún ser vivo. Todos lo sabían, pero existían algunas personas que tenían la esperanza, o la estupidez, de seguir teniendo hijos, como si aquello fuera un freno a todo lo que iba a venir.

Sofía fue uno de esos hijos que llegaron porque sí, porque consideraban que Ninnetta necesitaba una hermanita, porque querían volver a tener un bebé en brazos…Sofía sólo vivió miedo y desesperación transmitida a través de la televisión y de las voces de su casa inteligente que avisaba sobre cualquier cambio en el ambiente. Creció encerrada para protegerse de los rayos terribles del sol, de la lluvia ácida, de las emanaciones de las fábricas que insistían en seguir funcionando pese a que todo estaba colapsado. Sofía sufrió enfermedades, nunca pudo tomar agua si no estaba previamente tratada con infinidad de químicos ni pudo bañarse en una piscina.

Ahora tampoco podía tener padres.

Ninnetta suspiró. La tormenta estaba formándose rápidamente. Si había suerte, todo sería lluvia, un poco de viento, y luego todo pasaría. Según los científicos del refugio, esta sería la última cosa. Luego de esta tormenta, llegaría una temporada “normal” y luego… luego quién sabe. Pero decían que la normalidad continuaría. El Gran Incendio estaba apagado, las granizadas de España había cesado, y el congelamiento de Inglaterra se había detenido. La espera de que el cambio y las catástrofes se detuvieran, se sentía en el aire, como la tormenta.

Se escuchó un trueno, Sofía se tapó con la sábana, asustada, y Ninnetta sonrió, mirando otra vez por la ventana, hacia los relámpagos. Ya estaba aquí. La última tormenta, la primera esperanza.

12 de Octubre de 2019 a las 01:42 3 Reporte Insertar 4
Leer el siguiente capítulo El día después

Comenta algo

Publica!
Dario Lopez Dario Lopez
ala AlA alalalalaa
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión