Dayan Wolf Seguir historia

majorv2001 María José Romero De la Vega

El mundo ha cambiado después de la guerra y la contaminación, incluso ahora el gobierno ha comenzado a modificar humanos, pero tres de ellas, las Hermanas Oscuras se revelan contra ellos y escapan, aquí inicia su aventura llena de acción, amor y tragedia.


Ciencia ficción Sólo para mayores de 18. © Todos los derechos reservados

#tragedia #pelea #futurista #fantasía #conflictos #cienciaficción #aventura #amor #acción
1
475 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los jueves
tiempo de lectura
AA Compartir

Woural

El gran bosque conocido como Woural dominaba todo lo que años antes había sido una región, se alzaba con enormes árboles de varias especies creando un ambiente de penumbra espeluznante lo que hacía que grupos de seguridad u otras amenazas se mantuvieran fuera. Gran satisfacción para la tribu que vivía oculta en las profundidades. Allí, en la tribu de Woural, como era llamada por sus habitantes, era un día de caza, así que las armas se preparaban para poder tener éxito. Un dato curioso es que la tribu estaba conformada por varias mujeres, no había ni un hombre, y la verdad es que entre todas se llevaban muy bien y se protegían. Así que, día de caza...


***


Una manada de alces pastaba en un pequeño claro, todos estaban tan concentrados en desprender la hierba, que no notaron el movimiento que se cernía sobre ellos hasta que fue demasiado tarde. Las mujeres, un grupo de doce, vestidas con tonalidades oscuras (negro, café, gris, hasta verde), saltaron de los árboles hacia la manada, las que pudieron lanzaron sus flechas con los arcos, otras lograron acuchillar a unos cuantos animales con sus largas navajas más parecidas a una espada antes de que el resto del grupo se dispersara y huyera hacia la salida más obvia. En total obtuvieron cinco alces, parece fácil cazar en grupo con un sigilo extremo, pero sí que tiene dificultades ya que deben fijarse de no matar por accidente a las crías o a las madres, y deben dejar uno que otro macho para que la manada se recupere y puedan cazar de nuevo. Y además, aparte de ellas, un felino estuvo produciendo bajas, lo que les complicaba las cosas. Sin embargo, ya no más.


Entre los árboles, una sombra oscura esperaba, esperaba el momento exacto en el que comenzar su acometido. Escuchó a lo lejos cuando se desató la cacería, y luego con la adrenalina subiendo, cómo los alces huían, solo que no sabían que huían hacia ella, eso pudo haberlos asustado, sin embargo pasaron debajo de la sombra sin enterarse, y ella no se lanzó contra ellos, estaba esperando otra cosa...


El césped comenzó a crujir, algo se acercaba y rápido, la sombra se preparó ya que no tendría otra oportunidad, hizo los cálculos necesarios, y en el momento indicado, saltó del árbol, y aterrizó con un equilibrio perfecto justo delante del asesino con pelaje que amenazaba a sus alces. El felino, un puma gigantesco, dos o tres veces más grande que la sombra, se detuvo en seco por la sorpresa, pero un instante después reaccionó ante la amenaza, su pelaje se erizó, mostró cada uno de sus dientes con un gruñido y se agazapó para saltar sobre su nueva presa. Sin embargo ella no era su presa, era el depredador. Esquivó el salto del puma con gran facilidad, se retrajo en el suelo, y en el desconcierto del animal por su fallo, la sombra saltó hacia él, cayendo sobre su lomo, y sin perder tiempo, le clavó su espada hasta el corazón, e instantes después, el feroz puma se desplomó ya sin vida. La sombra estaba feliz por su nueva victoria, era la primera vez que se enfrentaba a un felino y la facilidad con la que acabó con él hasta logró sorprenderla. Agarró al animal por las patas traseras y se lo llevó jalando como prueba de que había tenido éxito.


***


El grupo de mujeres que había ido a cazar ahora se encontraba fuera de una pequeña edificación de madera, piedra y maleza despellejando a la futura comida, y algunas cocineras y las fabricantes de ropa u otras necesidades andaban ahí viendo que se desocupaba que pudiera servirles. Ellas fueron las primeras que avistaron a la sombra venir con la alimaña ahora muerta. La recibieron con varios vítores, y entonces el resto de la tribu al escuchar el alboroto bajó.


¿Bajar? Bueno, la verdad es que la tribu apenas y ocupaba el suelo cuando se trataba de vivir, sus casas se encontraban en las cimas de los árboles, era toda una colonia lo que había allí y quitaba el aliento al verla, realmente era impresionante, al voltear arriba se veía una ciudad pequeña y llena de vida, las edificaciones estaban construidas hasta la perfección, y los materiales solo eran ramas, madera, algo de piedra y más vegetación, eso igualmente le ayudaba a camuflarse por si hubiera alguna amenaza.


—¡Bien hecho!


—No fue nada. —contestó la sombra con una voz tan hermosa pero tan fría a la vez.


—La piel puede ser útil.


—¡Y lo demás también! —dijeron con entusiasmo.


Dos mujeres morenas se llevaron al puma y la sombra por fin quedo libre. Se sacudió las manos cubiertas por guantes de piel negra y se retiró la negra capucha de la cabeza.


La sombra era una mujer, a quien se tomaba normalmente como líder de la tribu, Dayan Wolf. Su cabello esponjado y alborotado la cubrió como un manto hasta la cadera, era del color de los troncos más oscuros y parecía tener una vida propia. Dayan se desabrochó la larga capa negra y una de las mujeres la tomó. Entre la tribu, se decía que Dayan probablemente hubiera sido de las mujeres más hermosas que había habitado sobre la tierra, claro que esto habría sido años antes, antes de los cambios del mundo. Ahora, seguía siendo hermosa pero de una manera exótica, no delicada ni inocente como lo sería una princesa, cuando la mirabas se te venían unas palabras a la mente que la describían totalmente: bella, letal, peligrosa. Pareciera que hubiera nacido así, para liderar gente, ser un arma, sin embargo ella no siempre fue así, era alguien muy, muy diferente. Claro que ella bloqueaba cada recuerdo, cada experiencia de su "vida anterior", lo sepultaba tan profundamente que había veces que parecía que esa vida no hubiera existido, y según la propia Dayan eso era lo mejor.


—¡Dayan! —una muchacha se acercaba corriendo con una gran sonrisa y al llegar junto a Dayan la envolvió en un gran abrazo que solo duró unos segundos sabiendo de las reacciones violentas de Dayan hacia los abrazos. —¡Tu primer felino!


Calypto, más conocida como Aly, de la misma edad de Dayan (diecinueve años) y muy parecida a ella también, era la única chica de la tribu que nunca dejó de tratarla como la chica que antes era.


—¡Aly! ¡Deja de atosigar a Dayan!


Otra chica también sonriente llego para completar el trío.


—Deja de matar el ambiente Titania. —le reprochó Aly haciendo un mohín.


Dayan, Calypto y Titania, eran conocidas por varios nombres, en la tribu eran las Hermanas Oscuras, y el más famoso aparte de ese entre gente de fuera de Woural, era el Trío Oscuro, o simplemente las Sombras. Y obviamente había razones para que fueran bautizadas así: desde el comienzo, ellas tres siempre habían estado unidas. En asaltos o algún enfrentamiento peleaban de una manera sincronizada casi siempre, y aparte contaban con una habilidad de sigilo casi sobrenatural. El término "oscuro" les venía de sus ropas negras que siempre usaban, era un conjunto de cuero negro que les cubría casi todo el cuerpo y se ajustaba a su figura, usaban botas también negras, y para complementar, la larga capa con capucha. Es raro que alguien fuera de Woural las viera sin la capa, esto les servía mucho porque así su identidad quedaba oculta. Y el término "Hermanas", aparte de su unidad, era porque de lejos casi podrían ser idénticas, sin embargo de cerca ya se veían las claras diferencias.


Aly y Titania a diferencia de Dayan tenían el cabello negro como el ébano, aunque las tres lo mantenían con el mismo largo. También eran de la misma estatura y sus colores de piel eran parecidos. Aly tenía la piel nívea, Titania de un bronceado claro, y Dayan siempre fue muy pálida, y en su vivencia aquí con las proteínas escasas, llegaba a verse casi literalmente transparente, esto le preocupaba mucho a Aly, así que cada vez que había carne se aseguraba de que Dayan tuviera un buen pedazo. Aly y Titania tenían muy buena forma, eran delgadas y esbeltas, Dayan también, solo que a ella le faltaba poco para llegar al hueso, eso le daba un aspecto afilado a su cara y a sus extremidades.


En los ojos es donde eran totalmente diferentes, los de Dayan eran como agujeros negros, no se distinguía la pupila del iris, y las escleróticas las tenía enrojecidas la mayoría del tiempo por la falta de sueño, Aly tenía los iris de un hermoso tono lila y Titania los tenía dorados, como oro líquido.


Claro que no eran sus colores naturales. Fue cuando llegaron a los alrededores del bosque, no saben si fueron esporas o qué fue, pero los iris de todas las mujeres cambiaron de color, era algo muy extraño pero se acabaron acostumbrando a su nuevo aspecto.

10 de Octubre de 2019 a las 22:35 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Flechas de Sangre

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión