The broken one Seguir historia

u15707409281570740928 AVJPhoenix .

Sienna es una chica rota. Tras la muerte de sus padres decide irse a vivir a Estados Unidos con su prima y sus sobrinos. Allí le espera una vida interesante y un poco peligrosa. ¿Podrá Sienna por fin juntar sus piezas y ser feliz o conseguirá aún más problemas de los que tiene?


Romance Romance adulto joven Sólo para mayores de 18.
1
523 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

El regalo de Sara

Sara es libre. Le gusta el mar, la montaña, los amigos, viajar. Oh sí, a Sara le encanta viajar, le encanta pasar tiempo con su familia, esa que se alarga tanto. A Sara no le gusta lo convencional, no le gusta que le digan que se tiene que poner falda, maquillarse mucho o tener el pelo largo para ser femenina. Ella lo prefiere corto, está más fresquita, prefiere esos jeans rasgados que tan de moda están, a Sara le da igual que sus gafas sean casi más grandes que su cara. Ella sonríe, ella sale, ella viaja, conoce a gente.


Sara está apunto de cumplir los 30, está soltera y no tiene hijos. Su madre se preocupa, algunas de sus amigas se preocupan, algún miembro de su familia le dice que se va a quedar para vestir santos. Pero eso a ella le da igual. Ella se ve joven, con ganas de experimentar más, de vivir, no planea nada, el destino hablará por si solo.


Sara es una mujer trabajadora, trabaja en un fábrica textil desde que era una niña, sus orígenes son humildes, y ella y su hermana mayor Lía han tenido que buscarse la vida desde muy pequeñas.



Lía es 12 años mayor que Sara. Lía ya tiene tres hijos y hace años que está casada. Lía siempre ha sido totalmente lo opuesto a Sara, pero aún así la vida la una sin la otra no tenía sentido, se podía decir que eran hermanas en todo el sentido de la palabra.


A Sara no le gusta trabajar en ese sito ni levantarse temprano pero por lo menos tiene amigos, su carácter jovial, amigable pero a la vez con un poco de mala leche graciosa hace que a la gente le guste.


Uno de sus mejores amigos es Tomás. Tomás es más serio, tiene la mirada fría, de un verde petrificante y oscuro, casi apagado, aunque Sara encuentra una especie de paz en esos ojos tan apagados, es como si pudiera nadar en ellos tranquilamente. Tomás tiene la piel blanca como la nieve y es gracioso por que hace contraste con la piel morena de Sara. Tomás y Sara son muy distintos pero se miran bonito.


A Sara le gusta la gente, Tomás prefiere la soledad, pero a veces cuando se rodea en su mundo siente esa chispa de alegría que Sara desprende de vez en cuando, siente esa pasión por vivir, por ser amable, por ayudar.


Tomás riendo: - ¿Cómo es que no tienes novio?

Sara: - ¿A ti quién te ha dicho que no tenga?

Tomás: - Sara... que se te nota.

Sara: - No si ya... pero bueno, dejemos el tema que ya está mi madre bastante pesada con que no le voy a dar nietos.

Tomás: - Te entiendo, la mía igual.

Sara: - Que antiguas son... apunto de entrar en el 90 que estamos...

Tomás: - Tienes que entenderlas, vienen de otra época, y no todos tienen nuestra mentalidad.

Sara sonriendo: - ¡Se me acaba de ocurrir una idea brillante!

Tomás: - Que miedo das

Sara: - Tu estas soltero, y yo soltera, tu tienes 30 y yo... casi, ¿por qué no les decimos a todo el mundo que estamos juntos y se acabó? Especialmente a mis padres y a los tuyos, para que callen, y se acabaron nuestros problemas.

Tomás: ¿Lo dices enserio? Osea, lo...lo nuestro...

Sara: - No hombre no, solo sería una tapadera, para ellos, luego los dos seguimos solteros, pero en secreto.

Tomás: - Si, ¿Y cuando se den cuenta de que no estamos juntos qué?

Sara: Chssst. No se tienen por que enterar, tu confía en mi.

Tomás: - Sara que ocurrencias tienes, baja de las nubes que ya no somos niños...


¿Pero y quién podía decirle que no a la vivaz Sara?


Y así lo hicieron, con el tiempo la gente seguía pensando que eran pareja, no se despegaban mucho el uno del otro y realmente les gustaba pasar tiempo juntos. Al final, con el tiempo, hasta ellos mismos pensaban que eran pareja, hasta que con el tiempo, lo fueron.


Dicen que no hay nada más bonito que un hijo. A Sara le daba esa impresión cuando se preguntaba por que la pequeña criatura que llevaba en su vientre no crecía, cuando se preguntaba por qué se preocupaba más de lo necesarios y cada dos minutos tenía que estar llamando al doctor, cuando a pesar del dolor, las contracciones y las náuseas siempre encontraba una sonrisa y fuerza para seguir adelante.

A Sara le daba pena que su madre ya no estuviera para ver nacer a su nieta, era todo lo que quería desde hacía años, y por fin se hubiera sentido orgullosa de ella. Se había llegado a culpar por no haberlo hecho antes, pero al fin y al cabo, era su vida, ella era feliz así, nadie más tenía que vivir su vida, solo ella, al final no tienes por que hacer lo que los demás quieren que hagas solo por que sean seres queridos, o tus padres. Pero en esos momentos por lo menos Lía estaba ahí para ella, para aconsejarla, para ayudarla, para quitarle el miedo y llenarla de valentía. La hija menor de Lía, Martina, ya tenía casi 8 años, así que podría ayudarla perfectamente con la crianza.


Lía: - ¿Ya sabes como le vas a poner?

Sara: - No, la verdad, a Tomás le gustan los nombres típicos de por aquí como Emma, Aitana, Ariadna... No sé, yo quiero algo más fuera de lo común

Lía: - Emma me gusta.

Sara: - Si, si bonitos son, pero no sé, no me acaban.

Lía: - Tu eres la madre al fin y al cabo. Tu tienes la última palabra.


El regalo de Sara finalmente vino al mundo una fría tarde de Diciembre. Estaba lloviendo a cántaros y la pequeña sin nombre parecía no tener prisa por salir, pero como todo lo bueno se hace esperar, la pequeña criatura nación casi 10 horas más tarde de lo previsto.


Era la cosa más bonita que Sara había visto jamás. Tenía los ojos grandes, con las pestañas prominentes, era pequeña, pero tenía dos mofletes rojizos y gordos, la cara redonda y pelo negro, como el de su madre. Entonces la miro a la cara y lo supo. La pequeña Sienna había nacido.

10 de Octubre de 2019 a las 22:28 1 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Una chica distraída

Comenta algo

Publica!
AVJPhoenix . AVJPhoenix .
¡Hola! Soy la misma persona que ha escrito esta historia, pero quería dejaros una nota puntual por si alguien lo ve. Los primero cuatro capítulos son algo más lentos y aburridos, al menos para mi gusto. Pero he creído necesario rendir un homenaje a los padres de Sienna, sobretodo en el primer capítulo, contar un poco como eran y repasar la infancia y la adolescencia de la protagonista antes de que llegue a ser una joven adulta, ya que Sienna es una chica que ha pasado por muchas circunstancias distintas en su vida, y que para bien o para mal la han marcado y es lo que la han hecho ser como es el resto de su vida. Espero que si alguien la está leyendo no se rinda, ya que poco a poco empezará a ponerse más interesante. No sé muy bien si estoy escribiendo para alguien...? Y dudo que alguien vea esto... pero bueno por si a caso, un saludo!!
11 de Octubre de 2019 a las 16:35
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 10 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión