1
600 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

ALEJA

¿Es normal disfrutar así de alguien cercano?


No es común ver padres criando solos a sus hijos, por supuesto, éste es mi caso; pero es extraño que estos padres no sólo se reconcilien después, sino que los gemelos que tuvieron que cada uno se había llevado como trofeo de guerra cuando no cumplían si quiera el año, se reencuentren tras aquella reconciliación luego de 15 años. Eso sí es raro.

- Hijita, apúrate que tienes que ir al colegio. –tocaba la puerta, mi madre, que a pesar de ser mi madre biológica, no la veo como tal.

- André, apúrate que si me entero que llegas tarde te saco la m… -era también mi nueva madre pero hablando con su hijo.

Estoy segura que mi hermano se siente extraño con este trato diferenciado pero tenemos que convivir con ello.

Mi hermano y yo estudiamos en el mismo colegio, en diferentes secciones, pero nunca antes lo había visto, era lógico, no había manera que nos hubiésemos conocido cuando nuestros padres irresponsablemente no nos contaron lo que pasó. Pero no me ha de sorprender su comportamiento irresponsable, después de todo, se olvidaba de su hija ya que nunca paraba con su hija, y si creen que es por trabajo, pues están equivocados, es porque trataba de buscar a alguien más en alguna fiesta. Antes celebraba esas fiestas en nuestra casa, pero dejó de celebrarlas cuando uno de sus amigos estando ebrio intentó algo conmigo, desde entonces le tengo pavor a las fiestas, porque en una de ellas, ahogando mis pedidos de auxilio, casi se consume mi pureza, me animo a decir que la música a alto volumen es también algo que me genera un trauma, por lo que no he podido ir a alguna fiesta hasta ahora aunque no tengo un trauma con la música.

- Que vieja tan loca. –exclamaba André.

- Lo hace porque eres su hijito querido. –respondía burlonamente.

- Sólo está actuando, antes ni le importaba mi vida. –seguía quejándose

Si hay algo bueno que rescato en mi vida es haberlo conocido, nuestros padres son igual de responsables y eso nos da la oportunidad para desquitarnos quejándonos de ellos.

- ¿Cómo es posible que nuestra madre a mi edad ya estuviera embarazada? –preguntaba.

- Debieron estar muy calientes, me sorprende que no hayan tenido más hijos además de nosotros.

- La experiencia los ayudó supongo…

- Bueno, cometieron un error doble, no fue un error cualquiera, creo que cualquiera aprendería si algo así les pasara. –reía tras decir que nosotros fuimos su error, yo reía igualmente.

Creo que hubiese querido conocerlo antes, esta sensación de tranquilidad y de poder discutir de esto con alguien más era algo que necesitaba; podría hablarlo con alguien más, con mi mejor amiga Sandra por ejemplo, pero ella no me entendía como él podía hacerlo.

- No te cansas de venir con tu hermano, a mí daría vergüenza, casi nunca hablo con mi hermano. –me decía la susodicha mejor amiga.

- Es la vez número quinientos o seiscientos que me dices eso, ¿no te cansas?

- Pero es que es raro, lo digo porque algunos piensas que es tu novio, pero en realidad es tu hermano, a mí me daría asco.

Me quedé pensativa ante esas palabras, mirando al vacío, di un vieja de ida y vuelta hacia él y casi de inmediato respondí.

- No es posible.

- Esto… Ale…

- ¿Sí?

- No, mejor olvídalo.

- Está bien.

9 de Octubre de 2019 a las 02:47 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo SANDRA

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión