Inktober 2019 Seguir historia

jasosalas Joanne Salas Orejuela

Inktober 2019 recopila historias cortas y largas de las palabras de cada día del mes de octubre


Suspenso/Misterio Todo público.

#inktober #suspense #295 #345 #stories #historias
1
671 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Ring

Estaba descansando sobre una tumba del cementerio de la ciudad cuando pensé que la última vez que formaba parte de una familia si se le podría decir así, fue hace 10 años. luego de que encontraran el anillo ensangrentado sobre mi mesa dedujeron que yo fui la culpable, sin embargo, solo el asesino y yo sabíamos que no era así. La relación estrecha que mantenía con esta identidad me atormentaba cada vez que intentaba traicionarla, y por más que intenté detenerla varias veces de que controlara mi mente, siempre terminaba rendida antes sus pies. Aquella pareja que el ente decidió arrebatarles sus vidas, guardaba una íntima relación con él.


Mi madre, adorable mujer que protegió mi identidad de la policía, aunque ella creía que era culpable guardaba sus pensamientos para sí misma. Nunca creyó en sucesos paranormales, creía que si la gente estaba poseída era por cumplir un simple número de actuación y así satisfacer sus caprichos. A pesar de que los agentes se la llevaran a la estación por colaboración de asesinato nunca me acusó del delito, me fue fiel hasta el último momento. Minutos después de haberme enterado de su detención, busqué refugio en el bosque junto al cementerio, ya nadie venía ni de paseo por aquí, el hecho de que se encontrara junto a un cementerio muchas leyendas surgieron, y algunas de ellas ahuyentaban a cualquier visitante incluso el más valiente. Por lo que este frío lugar se volvería en mi nuevo hogar.


Los 5 años anteriores me enteré por una conversación de un grupo de personas que visitaban la lápida de su familiar de que consiguieron probar que la muerte de la muy querida pareja del sector se llevó a cabo por un ser inhumano, sus huellas y tamaños de las manos no concordaban con la mía, y por ende decidieron levantar los cargos en mi contra, y liberar a mi madre, después de eso ella no descansó hasta encontrarme.


En los dos años anteriores mi madre encontró mi escondite, pero no pudo reconocerme, había cambiado completamente tanto físicamente como psicológicamente. Ella junto a mi "familia" buscaron todas las formas de ayudarme y lo consiguieron pero nunca pudieron quebrar mi relación con este ente, permitirle que llevara a cabo su venganza fue mi maldición y cada sábado visitaba su lápida en el cual se podía leer el siguiente epitafio "Luis Ernesto Fernández de la Paz 14 de febrero de 1965 – 18 de diciembre de 2019 -todo aquel valiente que tenga la osadía de caminar sin antes mirarme dejaré que caiga sobre el una maldición que recorrerá cada vena de su cuerpo, y así llevaré a cabo mi último deseo, matar a todo aquel que se burló del día de mi muerte".


Hoy era un día conmemorativo, hoy se cumplían los 54 años de su muerte, y yo me encontraba reposando encima de su tumba como una vieja amiga, y antes de irme le dejé el anillo que simbolizaba su venganza y dije: "Querido Luis, ahora podrás descansar en paz, ellos nunca más podrán reírse de tu muerte".

6 de Octubre de 2019 a las 21:02 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Mindless

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 20 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión