Cuento corto
0
3.7mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Insecto en mi mano

Una vez en un sueño, un insecto se poso en mi mano izquierda, era del tamaño y parecida a una mariquita pero de color marrón, como siempre mis ojos se sentían raros, no intente espantarlo solo me le quede viendo, podía sentir sus pequeña patas moviéndose en mi mano de un lado al otro.

En cierto momento se quedo quieto en una esquina de mi mano, y comenzó a abrir un agujero con sus pequeños dientes en la capa de piel pero parecía no gustarle, la desgarraba y sacaba fuera del agujero, así hasta llegar al musculo, este si era de su agrado, comenzó a consumirla. Comía dejando un rastro, una línea parecida a una carretera, los bordes de esta carretera de musculo consumida, cambiaba a color marrón como si se descompusiera al rosarse con los dientes del insecto.

Podía sentirlo, moviéndose debajo, mordiendo, comiendo. Pero no solo podía sentirlo podía verlo, no importaba que hubiera una capa de piel en medio podía verlo, con una vista en tercera persona, moviéndose, mordiendo, comiendo. Casi como si yo fuera el insecto, no hice nada para detenerlo no parecía importarme lo que estaba haciendo, tampoco sentía dolor o miedo, solo lo sentía moviéndose, mordiendo, comiendo, y solo me le quede viendo.

El termino por consumir todo el musculo de mi mano, hasta dejar solo hueso y piel, dejando la piel como un guante muy grande que puse en mis huesos. Luego comenzó a caminar por mis huesos, se detuvo en cada una de las articulaciones de mi mano y las consumió todas. Se comió lo que una unía los huesos de mis manos, y cayeron en el saco de piel humano que fue hecho con mi mano, la moví y los huesos chocaban unos con otros.

El insecto se hizo un banquete con mi mano que devoro él solo, una vez satisfecho se detuvo al no poder caminar lleno de la jugosa carne que una vez estuvo en ese lugar, después de un rato el insecto nos se movía, no veía y no respiraba, estaba muerto, el festín de carne y grasa había destruido sus órganos, la gula lo había condenado. Yo no hice nada solo lo vi de comienzo a final hasta despertar, e incluso despierto puedo sentirlo moviéndose debajo, mordiendo y comiendo.

24 de Septiembre de 2019 a las 18:56 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

RoMa RoHe Estoy aquí para compartir historias que se me ocurren a diario, y, para no desperdiciar y olvidar mis ideas, decidí escribirlas. Aunque me cuesta escribirlas, me esfuerzo por hacerlo.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

X X
"Petare" "Petare"
Los Hermanos Los Hermanos