Rain Cloud Seguir historia

obselisk Andrés Terán

Todas las vidas son como pequeñas llamas en una vela, unas veces queriendo brillar esplendorosamente y otras donde tambalea con el viento con intenciones de extinguirse. La historia de lucy comienza aquí, una chica que ha vivido en un eterno día de lluvia, y cuya vela está a punto de apagarse. El descenso al infierno nunca fue tan divertido.


Historias de vida Sólo para mayores de 18. © Sí

#338 #tragedia
0
3.2mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

Ideas

-Odio mi vida.


Sé que no debería decir eso, pero no puedo evitar pensar que en lo cierto de esas palabras, aún a pesar de que creí durante años que mi vida era valiosa.


Desde niña, lo sabía. Cuando mis padres peleaban por quién había comido el dulce de la nevera, por quién no había hecho las tareas, por quién no sacaba buenas calificaciones. Yo lo sabía, siempre fui yo, yo el estorbo, solo bastaba con ver la mirada de papá.


-“¿Cuando piensas hacer algo bien?”- me decía en aquel entonces, y no sabía qué responder, nunca lo supe.


Cuando jugaba con los niños de mi clase y me ponían en su grupo, sabía que ellos me odiaban, porque de seguro sería un estorbo, cuando perdíamos sabía que era por mi culpa, que por el simple hecho de no ser buena en esto me convertía en una carga, no importó lo mucho que lo intenté, siempre fracasé.


Nunca destaqué en lo académico, ni en lo deportivo, en lo único que alguien alguna vez dijo que era buena era dibujando. Me dijo: “oye, lindo dibujo… ¿Me lo regalas?”.


Creo que fue el único momento en mi vida hasta ese momento donde alguien me eligió por algo que había hecho, me puse tan feliz. Así que se lo dí, pasaron los días, y volvía a venir y me pedía otro dibujo, y otro y otro. Fue así como por una semana.


Hasta que un día entré al baño de chicas y al ver en la papelera vi mis dibujos llenos de mierda, fueron usados para limpiarse. En ese momento entendí que éso era exactamente lo que valía mi arte, para limpiarse con el, una completa basura.


Se lo conté a mi mamá, intentó ayudarme, pero una voz en mi cabeza siempre me decía cada vez que ella se acercaba:


-“No te lo mereces, ¿quién te crees tú para pensar que mereces la buena voluntad de alguien? Tienes que valerte por ti misma”.


No quería molestarla, de seguro dejaba de hacer cosas importantes para ella por intentar consolar mis lloriqueos, maldita niñita llorona.

¿Por qué no haces nada bien? ¿Acaso no eres capaz de enfrentar tus propios problemas y tienes que molestar a otros con ellos? ¿Por qué no te mueres?


Aquellos pensamientos purulentos como nubes negras venían a mi cabeza cada vez que ella con su sonrisa cálida intentaba parar mi llanto, hasta que un día simple le dije.


-Estoy bien- la mentira más mordaz que he dicho, que decimos todos, pero siempre la repito, prefiero que nadie sufra mis molestias a arrastraslos a este pantano llamado


-Estoy bien- la mentira más mordaz que he dicho, que decimos todos, pero siempre la repito, prefiero que nadie sufra mis molestias a arrastraslos a este pantano llamado “mi vida” pidiendo ayuda.


Al principio pareció reacia a créeme, pero lentamente mi mamá dejó de insistir.


Me guardé muchas cosas para no molestar, en las raras ocasiones en la que mediaba palabras con mi mamá me decía:


-Lucy hija, ¿por qué nunca me hablas sobre ti?

A lo que yo siempre respondía con un “no lo sé” y reía falsamente.


Siempre quise decirle todo sobre mí.


Pero, ¿cómo le digo a la persona que me dio la vida que me quiero morir?


Miré hacia arriba y el cielo se oscureció más rápido que de costumbre, nubes negras se amontonaron a mi alrededor hasta donde llegó mi vista, a veces siento como si viviera en un eterno día de lluvia.


Y yo soy de papel. Y yo soy de papel.

23 de Septiembre de 2019 a las 22:23 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Error

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión