Treboles Seguir historia

alonsociribe Alonso C.

¿Alguna vez han escuchado sobre el asesino de tréboles? ¿No? Esta bien, de seguro no sea nadie. Espera, ¿y si alguien nos hace creer que tréboles no es nadie? Eso seria absurdo, ¿verdad?. Pero, ¿si eso es lo que quieren que creamos? Esas preguntas se ha hecho el joven detective Damon por un tiempo, un novato recién salido de la academia de policía. Donde su primer caso sera encontrar a tréboles: un asesino que logra hacer temblar de pánico a los lideres mas poderosos de Detroit, haciendo que cada muerte sea un misterio para la sociedad, pero que nunca se llegue a dar a conocer su paradero.


Suspenso/Misterio Todo público. © Todos los derechos reservados

#misterio #drama #Humor #asesino #treboles
2
476 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

¿Eres un Detective?


Detroit Michigan, año 2020, 12:20 a.m.

—Eh, alto ahí. Identificación —bramo un hombre uniformado de color gris con voz ronca en medio de la lluvia.

Un joven de ojos verdes con un traje negro a medida junto un pequeño maletín, se quedó inmóvil frente al oficial mostrándole únicamente su mano derecha completamente vacía.

—¿Qué demonios? Largo de aquí chico —exclamo de mala gana el oficial—. No es buen momento de pedir limosnas —señaló con el pulgar la casa que resguardaba a mitad de la noche—. ¿Ves las cintas amarillas a tu derecha? No puedes estar aquí. Márchate o tendré que arrestarte.

Ante las palabras del oficial, el chico lentamente levanto la cabeza hacia el oscuro y lluvioso cielo. Algo había robado la atención de esos ojos verdes brillantes.

—¿Qué pasa chico? ¿Ocurre algo? —pregunto el oficial a presa de la curiosidad levantando la cabeza hacia el cielo teñido en negro. Cuando no logro ver nada, bajo la cabeza de nuevo hacia muchacho. Pero él había desaparecido de su vista— ¿Eh? —giro la cabeza bruscamente hacia su izquierda y miro a joven pasando las cintas amarillas que resguardaban el perímetro de la morada— ¡Espera, chico! ¡Alto ahí!

El oficial corrió rápidamente hacia el joven de aspecto misterioso. Pero este resbalo y callo en un charco de agua color amarillezco. Producto de la misma lluvia que caía a mitad de la noche.

El chico, al ver lo ocurrido, volvió con el oficial y le ayudo a levantarse extendiéndole de nuevo su mano.

—¿Cuál es su nombre, oficial? —le pregunto chico mientras lo ayudaba a ponerse de pie.

—O-Oficial Davis… Arthur Davis —respondió avergonzado el oficial.

—De acuerdo, oficial Davis, ¿está usted a cargo?

El oficial, al escuchar la pregunta de joven, frunció el ceño y saco de su cinturón unas esposas para así arrestarlo.

—¿Qué demonios, chico? —bramo el oficial Davis mientras lo esposaba— Tan joven e imprudente, ¿Cuántos años tienes, chico?

—Cumplí 21 años hace mes y medio —respondió tranquilamente el chico—. Pero eso no importa. Estoy buscando a tréboles, ¿lo conoces?

—¿Tréboles? —respondió el oficial Davis con una ceja arriba— ¿De qué demonios hablas, chico?

Las luces de color rojizo y azul comenzaron a resaltar en medio de toda la oscuridad de la noche. Se trataba de un coche patrulla que recién había llegado a la escena del crimen.

Un hombre de piel blanca como algodón de azúcar, alto y castaño con un bigote y una barba bien recortadas bajo del coche patrulla con un cigarrillo en la mano.

—Detective —exclamo el oficial—. He atrapado a un fisgón merodeando por la escena del crimen y lo he arrestado.

—Bien hecho, chico —dijo el detective—. ¿Y dónde está?

El oficial giro el cabeza sorprendido ante la pregunta del detective. Se percató en que el joven misterioso ya no estaba en donde lo había dejado al momento de ir a hablar con el detective.

—Déjeme adivinar, oficial, ¿de casualidad era un joven, de estatura promedio, cabello oscuro y antejos esféricos que escondían unos brillantes ojos verdes escarlatas? —le pregunto el detective ante el silencio prolongado del oficial.

—¿Cómo lo supo? —respondió atónito

El detective dio un enorme suspiro.

—Así que era el, eh —le coloco la mano en el hombro al oficial mirándole las manos—. No te preocupes, oficial. Yo me encargo… y sera mejor que nadie lo vea con esas esposas en sus manos, no querrá quedar en ridículo.

—¿Eh? —el oficial miro sus muñecas y observo como las esposas que había colocado a joven de negro momentos antes, ahora estaban en sus manos.

Tras una palmada en la espalda al oficial, Davis. El detective se adentró a la casa donde se había dado el aviso de un asesinato de una persona importante en el mundo de la medicina. Lo primero que miro el detective, fue a un chico de espaldas examinando el cadáver de una joven mujer en el suelo.

—Eh, tu, ¿Qué estas haciendo? —le pregunto el detective al chico cuando abría la boca del cadáver.

—Detective, Michael —respondió el joven—. Que coincidencia.

Michael, se acercó al cadáver y encendió un cigarrillo.

—Se que estas emocionado, Damon. Pero no puedes dejarme atrás. Recuerda que somos compañeros ahora.

—Observa esto, Michael —le interrumpió el chico con el nombre de Damon, señalándole un pequeño orificio en el cuello del cadáver.

Michael, le tomo una pequeña calada a su cigarrillo y expulso el humo hacia el techo.

—Una inyección, eh. Que irónico.

—¿Tú crees? —pregunto Damon mientras tocaba el estómago del cadáver.

—No trates de engañar a un mentiroso, novato —respondió Michael—. Tu sabes muy bien quien era esta chica.

Damon se puso de pie y miro alrededor de la habitación.

—Pelo rubio, complexión delgada, estatura promedio. Puede ser cualquiera para mí.

Michael se puso de cuclillas y abrió la boca del cadáver.

—Ja, díselo tu a la prensa entonces, novato.

Los relámpagos de la estruendosa lluvia iluminaron el interior de la habitación, mostrando una carta en suelo.

—Claro —respondió burlescamente Damon, a la vez que tomaba la carta del suelo-. No seria mala idea, al menos que desees provocar una revolución.

Michael, golpeo ligeramente la cabeza del cadáver al igual que el estómago.

—Entonces, ¿serias tan amable de darme un recordatorio sobre la identidad de esta chica?

Damon, observo la imagen ilustrada sobre la carta y la guardo en su bolsillo.

—Y de que servirá eso ahora, tenemos un poco de prisa. El tiempo ya comenzó a correr.

Michael, saco su celular y miro un mensaje de los altos mandos del departamento de policía.

—Puede que tengas razón, novato, ¿listo para irnos? —Michael, giro la cabeza hacia Damon, pero este ya había salido de la casa—. Sera carbón.

21 de Septiembre de 2019 a las 04:04 1 Reporte Insertar 4
Leer el siguiente capítulo El Comodín

Comenta algo

Publica!
DI Diana Inzunza
Me gusta tu estilo entre humor y misterio. Me atrapo este capitulo y eso que es el primero.
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas