HISTORIAS DE TERROR Seguir historia

monochrome-angel sebastián pulido

Leer historias de terror para no dormir crea adicción. El miedo produce una reacción extrema en el cerebro, el cual deja de pensar racionalmente y empieza a experimentar una profunda sensación de euforia. Se trata de una emoción tan intensa que estimula todos los sentidos a gran escala, por ese motivo genera adicción.


Horror Sólo para mayores de 18.

#295 #para-no-dormir #recopilaciones
2
391 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los martes
tiempo de lectura
AA Compartir

No solo los perros lamen

El día en el que Sophie cumplió 9 años, sus padres le regalaron un cachorro llamado Rocky. Era un pastor alemán muy cariñoso y juguetón que enseguida cautivó a la pequeña. Sus padres siempre estaban muy ocupados con sus compromisos sociales y la única compañía de Sophie eran los sirvientes que trabajaban en la enorme mansión, sin embargo, todo cambió con la llegada de Rocky, un perro que sus padres le compraron. Niña y perro se hicieron inseparables. Rocky creció rápidamente y se convirtió en el guardián más fiel, por lo que Sophie se sentía a salvo junto a él.

El perro dormía junto a la cama de la pequeña, sobre la alfombra. Cuando ella despertaba agitada debido a una pesadilla (lo que por desgracia solía suceder a menudo) alargaba su brazo y buscaba el cuerpo de Rocky con la mano. Él la lamía con cariño y Sophie se tranquilizaba de inmediato.

Así transcurrieron las cosas hasta que, una noche, la niña despertó gritando tras sufrir una pesadilla particularmente intensa. Escuchó que Rocky gruñía y sacó el brazo de debajo de las sábanas. En unos instantes sintió los lametones sobre su piel, que se prolongaron durante muchos minutos, y concilió de nuevo el sueño.

Por la mañana, cuando encendió la luz tras despertarse, contempló un espectáculo espeluznante: Rocky estaba encima de un charco de sangre. Su cabeza colgaba, prácticamente dividida, y sus tripas cubrían la alfombra. En la pared, junto a la cama, estaba escrito con sangre: “No solo los perros lamen”.

Una criada encontró a Sophie en posición fetal en un rincón de la habitación. Se restregaba las manos y repetía: “¿Quién lamió mi mano?”. Poco después la encerraron en un sanatorio.

16 de Septiembre de 2019 a las 12:29 2 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Kuchisake-onna (la mujer de la boca cortada)

Comenta algo

Publica!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión