Touhou Tsūka (通貨): Rainy Cash, Gems of Fortune Seguir historia

million_zinay Zinay Okane

Muchos no conocen lo que sucede en lo que es el mundo exterior en Gensokyo, y Reimu Hakurei oculta algo muy grande relacionado con este, después de 6 años, alguien vuelve para hacer que el mundo se entere de lo que Hakurei había estado haciendo, descubre este emocionante secreto.


Fanfiction Juegos Todo público.

#fanfic #touhou
0
472 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Primer Capitulo: El secreto de Reimu

Gensokyo, un lugar habitado por muchos tipos de Youkai, donde cada que sucede un incidente todos se reúnen y celebran con una gran fiesta con motivo de festejar el fin de cada incidente. Reimu Hakurei, sacerdotisa del templo Hakurei, se encontraba en este mismo, revisando su caja de donaciones, para cerciorarse si alguien había estado donando últimamente al templo.

Reimu.- Ah, que fastidio, no sé para que demonios es que reviso esto si tengo muy bien en mente que cada nunca alguien me dona, ni un centavo siquiera, nada, pff, debería de dejar de resolver incidentes si siguen sin donarme un solo peso...

A lo lejos se escuchaba a la maga de blanco y negro, gritándole a Reimu para que le prestara atención, pero Reimu le hizo caso omiso, hasta el momento en el que la maga llamó su atención al momento del aterrizaje, dado a que esta había golpeado a Reimu en la cara con la punta de la escoba.

Reimu.- ¡Oye! ¡Deberías de dejarme contar cuanto dinero tengo en paz!

Marisa.- Pero que nadie te dona ni un centavo, ¡Pero es justamente de dinero de lo que he venido a hablarte!

Reimu.- No me digas que, ¡¿Por fin me he ganado la lotería y podré salir ya de la miseria?!

Marisa.- ¡Claro que no, idiota, es de dinero, pero nada que ver contigo!

Reimu.- No caso que me haga esperanza alguna con esto...

Marisa.- Deberías de dejarte de preocuparte por ti misma esta vez, tenemos un grande problema, principalmente económico en todo Gensokyo

Reimu.- Pero que a la única que le va mal monetariamente es a mi, carajo... Bueno, ¿Y ahora que demonios sucede?

Marisa.- El dinero ha estado desapareciendo, la aldea humana ya no puede conseguir absolutamente nada de dinero para comprar recursos, hablando principalmente de agua y comida, además de que, no sé de donde, pero, están apareciendo criaturas sumamente extrañas en algunas partes de Gensokyo...

Reimu.- Pero que jamás hemos tenido problemas monetarios en Gensokyo, eso es lo de menos, al menos según yo, pero eso de las criaturas, ¿Que clase de cosa no hemos visto ya?

Marisa.- ¡No seas imbécil Reimu! ¡Estas cosas podrían comerse cualquier cosa si lo desean!

Reimu.- No crees qué... ¿Sea esto obra nuevamente de las Yorigami?

Marisa.- Tiene mucha lógica... Pero, me han dicho que el problema está, por fuera de Gensokyo...

Reimu.- *Con mucho miedo en la voz* ¿P-por fuera d-de Gensokyo, estás diciendo qué...?

Marisa.- Así es, con una persona del exterior, Yukari dice qué... Hay una persona muy poderosa en las afueras Gensokyo

Reimu.- ¿Q-q-qué...?

Marisa.- Emm, Reimu, ¿Estás bien? Estás, demasiado pálida...

Reimu.- ¿Uh? ¡¿EH?! AH, eh, sí sí, estoy en perfecto estado, solo, necesito... Refrescarme, un poco...

Marisa.- Eh, supongo que, está bien...

Reimu se alejó de el templo, y se fue a un riachuelo que estaba cerca, a remojarse un poco los pies dentro de este, Marisa, por su parte tomó su escoba y voló a la aldea humana, con un muy mal sabor de boca, sabía que Reimu ocultaba algo, pero, decidió no presionarla, de lo contrario, mucho menos iba a soltar palabra alguna

Marisa.- Tal vez... Debería hablar con Akyuu, probablemente pueda decirme algo sobre, esa persona...

8 de Septiembre de 2019 a las 19:57 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Segundo Capitulo: Akyuu y una enorme empresa

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión