Omega Requiem Seguir historia

wilddarkness Wild Darkness

En el año 3010 se descubrió una posible fuente de poder llamada el "Fruto", la cual ayudaría a la humanidad en los avances tecnológicos. El equipo encargado de su búsqueda cometió un error en la extracción lo que provoco la muerte de todo el equipo y la liberación de unos entes a los que denominaron "Ángeles" . Kyo Arata es un chico taciturno que asiste a la preparatoria Sutajioenjeru, un día se encontró con una niña que esta siendo perseguida, Arata decide ayudarla sin saber que su vida cambiaría completamente a partir de ese momento.


Acción Sólo para mayores de 18.

#romance #drama #sci-fi #gore #comedia #erotico #batallas #academia #mechas
3
1.5mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prologo

6 de diciembre del año 3010, 11:00 a.m. al norte de Kage no Shima (Isla de la Sombra)

- [Nos estamos acercando al objetivo, repito, nos estamos acercando al objetivo. A todas las unidades dentro del MADV tienen 40 minutos para estar preparados].

- Estoy emocionado, no tiene mucho que me uní al ejército y este es mi primera misión

Dijo un recluta con una sonrisa en su rostro.

- Cálmate novato, después de estas van a ver muchas más

Le respondió un soldado al entusiasmo del recluta.

- Ya me dirás qué opinas después de esta misión y las que vienen

Le dio seguimiento a la conversación un sargento que se encontraba lijando su cuchillo

- Sería mejor si mejor se callan y se alistan,...al menos yo no quiero tener problemas

Respondió otro que se encontraba limpiando el visor de su casco

- ¿Todos aquí son idiotas?, Amargados…

Dijo uno de los cadetes que se hallaba en la esquina de la habitación acomodando su uniforme militar.

- ¿Todos aquí? Eso también te incluye a ti chico listo, de inteligente no tienes mucho

Después de decir eso la habitación donde se encontraban se llenó de risas y murmullos, eran tan fuertes que se podía escuchar fuera de las sala.

Poco tiempo duraron las risas ya que fueron interrumpidos por el sonido de la puerta automática abriéndose. Una persona desconocida se encontraba parada delante de los soldados, aquella persona media 1.60, un poco gorda y llevaba unos lentes los cuales hacían que se pudiera ver con claridad el color de los ojos de este sujeto.

- ¡Ustedes son el pelotón asignado para esta misión, espero total seriedad!

Dijo la persona desconocida con un tono serio.

Al instante una voz gruesa sonó detrás de él.

- Disculpa arqueólogo Hank, estos son los novatos asignados a la misión de hoy

Los soldados rápido reconocieron la voz e instintivamente se pusieron uno en frente de otro. Esto se debe a que se encuentran en presencia de un superior y no hacerlo sería falta de respeto y conducta anti- disciplinaria, seguido de la formación uno de los soldados hablo con un tono firme.

- ¡Lamentamos el alboroto causado comandante Akiyama!

Después de decir eso el comandante avanzo hasta estar en medio de la fila y nuevamente hablo usando un tono elevado y serio.

- ¡En un momento vendrá la subteniente Ada Jones y les dará instrucciones de la misión, para ese entonces ya deben estar preparados, me escucharon!

Al instante todos los soldados coordinados gritaron.

- ¡SI SEÑOR!

El arqueólogo miro al grupo de soldados por un corto tiempo y justo cuando estaba por hablar fue interrumpido por la gruesa voz del comandante.

- Démonos prisa arqueólogo, no queda mucho tiempo para que la nave aterrice y necesito el informe de la misión

- Estaba pensando en lo mismo, pero prefiero hablar con usted en otro lado.

Dicho eso el arqueólogo y el comandante se dirigieron a la puerta mientras iban hablando

Inmediatamente después que la puerta se cerrara, todos comenzaron a alistar sus cosas para la misión, en la sala hubo un silencio, después de 2 minutos el mismo recluta de hace unos momentos volvió hacer presencia.

- ¿No les parece raro ver una chica en el ejército? Normalmente no se ven mujeres en este tipo de lugares…

- ¿A qué te refieres exactamente?

Pregunto otro soldado que se encontraba recargando un arma

- ¿Mujeres alistada para las guerras, no es algo raro? de todas formas…

Una vez más se escuchó el sonido de la puerta pero el recluta se encontraba tan distraído hablando que no se percató.

- No digo que este mal que mujeres se alisten al ejército solo que es extraño o ¿qué dicen ustedes?

Posteriormente de terminar de hablar y girarse para encontrarse de frente de todos sus compañeros se topó frente a una mujer de una estatura de 1.50, de pelo rubio, el cual le llegaba un poco debajo de los hombros, ojos azules tan cristalinos como el agua, unos labios encantadores color cereza, básicamente una hermosura.

Por un instante se quedó paralizado por semejante belleza. La frente del novato comenzó a sudar, al bajar un poco la vista noto que no solo era su rostro si no todo su cuerpo era perfecto, una cintura bien definida, un busto promedio, era tan perfecta como si de una diosa se tratase, sin duda cualquier hombre no duraría en intentar conquistarla.

La chica lo observo por un instante como si estuviera analizándolo y con un tono alto pero sin perder su elegancia hablo.

- Estoy segura que una mujer duraría más en el campo de batalla que tu allá fuera

Dichas esa palabras el rostro del recluta comenzó a sudar a un más y con la mirada volteo a ver a sus compañeros, pero ellos no meterían las manos por él. Al estar en un apuro tomo aliento e intento hablar, aunque con algo de titubeo.

- Di-Di-Disculpe, mi intención no era esa

Al momento que se disculpó hizo una reverencia.

- …

La mujer se quedó viendo fijamente al recluta sin decir ni una palabra. El recluta al notar eso se puso incómodo.

- …

- …

Después de unos segundos de silencio incomodo la mujer rompió el hielo.

- ¿Cuál es tu nombre?

El recluta quedo confundido por la repentina pregunta de la mujer, pues esperaba otro tipo de respuesta. Justo cuando estaba a punto de responder, noto algo parecido a una insignia que estaba en su pecho, era una placa color gris rectangular el cual dentro de esta tiene otros dos pequeños rectángulos color plata que forman una X.

En ese instante los ojos del recluta se abrieron por la sorpresa, pues recordó que esa placa daba a conocer que la mujer parada frente a él tenía el rango de subteniente. Rápidamente el recluta se puso firme y dijo su nombre.

- Soy Takeshi Fukui

Aun cuando le dijo su nombre ella volvió a mirarlo fijamente y al cabo de unos segundos le dio la espalda y se dirigió a la puerta no sin antes decirles algo

- No les queda mucho tiempo, dense prisa, cuando todos estén listos diríjanse a la rampa de la nave, ese será el punto de reunión

Finalmente la mujer se marcho de la habitación.

- Ya escucharon compañeros, vístanse que no tenemos mucho tiempo, aparte ya tuvimos muchos problemas por hoy

Dijo uno de los soldados que llevaba puesto un traje el cual cubría todo el cuerpo a excepción de la cabeza.

Traje conocido como S.U.S, fue un avance significativo para el equipamiento militar, diseñado para el uso especial de las fuerzas armadas en situaciones peligrosas, ya que la tecnología con la que cuenta permite al portador mayor movilidad, un incremento significativo de resistencia a balas, reducción de ondas de impacto causados por explosivos y se adapta según la temperatura del ambiente donde se encuentre, en pocas palabras todo en uno.

Algunos soldados en la sala ya estaban poniéndose el traje, otros estaban cargando sus armas y por otro lado habían quienes solo estaban esperando que todos sus compañeros estuvieran listos.

Parte 2

Eran alrededor de las 11:20 cuando el comandante Akiyama y el arqueólogo habían llegado a la sala de juntas.

Después de estar sentado y hablado por varios minutos de cosas irrelevantes para la misión, Akiyama decidió iniciar una conversación referente a esta.

- Entonces arqueólogo dígame ¿qué es exactamente lo que estamos buscando?

- No me diga arqueólogo diríjase a mi como Hank, no me gustan las formalidades

Akiyama frunció el ceño y como si no le hubiera importado el comentario del arqueólogo le reclamo.

- Eso no contesta a mi pregunta

- Ahh cierto, tiene toda la razón comandante, mire la misión es simple, se trata de la búsqueda de un objeto

- ¿A qué se refiere con objeto?

- Los mineros describen que en cierta parte de la mina notaron cosas extrañas. Cuentan de que el tiempo actuaba de forma extraña y que la gravedad los aplastaba, esto hacía de su trabajo insoportable, luego de varios intentos y bajas del personal llegaron a un “muro” con símbolos raros donde ni explosivos o taladros podían romperlo, esto confirma más la existencia de lo que buscamos. Según la información de numerosos científicos y arqueólogos expertos en este tema podría ser lo que llaman...“El fruto”

- ¿El fruto?... ¿Qué es eso?

- Hay cosas que incluso yo desconozco

Akiyama se levantó de su silla y giro dándole la espalda y una vez más pregunto.

- Tengo otra pregunta Hank

- ¿De qué se trata esta vez?

- ¿Por qué lo escogieron a usted?, tengo entendido de que hay personal más experto

- …

El lugar se volvió incomodo, pero al comandante no le pareció importar, y al cabo de unos segundos se volvió girar para esta vez encontrarse con una sonrisa en el rostro del Arqueólogo, al mirarse fijamente Hank pronuncio algo que dejo sorprendido a Akiyama.

- A diferencia de los otros… se podría decir que soy especial

- ¿Por qué especial?

- Mi sangre

- ¿Su sangre? ¿Qué de especial tiene la sangre de usted?

- Mire-

Justo cuando Hank le iba a decir algo importante fue interrumpido por una voz femenina que provenía de los altavoces de la nave, el cual solicitaban la presencia de ellos dos.

En ese momento el arqueólogo se paró de su silla y se dirigió a la salida para ir a donde lo estaba solicitando no sin antes decirle algo a Akiyama.

- Creo que es mejor terminar esto rápido

Dichas esas palabras al comandante no le quedó más opción que tener que esperar otra ocasión para continuar la plática así que solo se dirigió a donde lo solicitaban.

Parte 3

Habían transcurrido aproximadamente 10 minutos desde que el pelotón había llegado al punto de reunión. Eran alrededor de doce cada uno portando el traje S.U.S, de esos doce soldados, diez de ellos llevaban un rifle de asalto y los dos restantes tenían una MP5.

Después de cruzar un largo pasillo el arqueólogo y el comandante llegaron a donde se encontraba el pelotón. Los soldados formaron dos filas dejando un espacio en medio para dejar pasar al comandante Akiyama y al arqueólogo Hank.

Ya estando enfrente, con el dedo índice Hank acomodo su lente y trago un poco de saliva para refrescar su garganta.

- Escuchen atentamente, la misión es sencilla, solo se trata de la búsqueda de un objeto, así que no se les olvide equipar en su casco la linterna, no querrán caminar a oscuras

Luego de decir eso, Akiyama le dio seguimiento poniendo una sonrisa en su rostro.

- Su principal enemigo serán las rocas así que recuerden no gastar muchas balas en ellas

En los rostros de los soldados aparecieron sonrisas irónicas ante la broma de mal gusto.

- Las puertas se abrirán en cuanto de la orden comandante

Ante la repentina voz, todo el pelotón fijo su vista hacia el pasillo de dónde provenía, todo el grupo se quedó en silencio y abrieron los ojos ante la sorpresa pues en frente de ellos estaba parada la subteniente Ada Jones portando un traje similar al S.U.S. Este parecía ser otro modelo ya que el apartado visual parecía estar más enfocado a la comodidad del usuario, pero sin perder su objetivo como tal. En la parte de los pies tenia tacones, en piernas y brazos solo parecía cubrir ciertas partes esenciales; pero esto no fue lo que hizo que destacara del traje original, ya que este al ser una versión nueva contaba con un complemento para misiones especiales, basándose en la tecnología aplicada en los trajes se pudo fabricar T.S.M por sus siglas en inglés (Modulo de suspensión Temporal) que hace que el portador adquiera la habilidad de volar por una cierta cantidad de tiempo.

- Como no reconocer esa voz, si se trata del Ángel del infierno, fufufu

A pesar del apodo que el comandante le dio, la subteniente Ada Jones solo guardo silencio y puso una cara de desagrado.

- Aquí Akiyama a centro de operación, abran la rampa

Akiyama dijo eso mientras tenía su dedo índice en el auricular que se encontraba en su oído izquierdo.

Segundos después de haber terminado de hablar, la rampa que se encontraba cerrada hace unos momentos empezó a bajar hasta que quedó completamente en el suelo.

La vista de todos fue cubierta por tan hermoso paisaje. La arena blanca, los arboles moviéndose por el viento, el eco de fondo producido por los pájaros y las olas golpeando la costa, hacía de la isla un paraíso.

Todos a excepción de Akiyama estaban concentrados admirando el lugar, al darse cuenta de lo que estaba pasando como es de costumbre intervino.

“Clap, Clap”

Inmediatamente el pelotón dio un pequeño brinco debido al inesperado sonido.

- Muy bonito todo señoritas pero tenemos una misión que cumplir así que en marcha, Hank usted ira al frente del pelotón para guiarnos

El arqueólogo soltó un pequeño suspiro y en voz baja sin que los demás lo escucharan hablo.

- Terminemos esto de una vez

Parte 4

El grupo estuvo caminando aproximadamente unos 20 minutos hasta que llegaron a la entrada de una mina, esta se encontraba algo deteriorada y al parecer carecía de iluminación.

Hank se acercó a la entrada de la mina y miro a los alrededores de ella o al menos lo poco que podía alcanzar a ver ya que los rayos del sol no llegaban del todo debido a que los arboles impedían que estos pasaran, luego de estar unos segundo inspeccionando pareció llegar a una conclusión, se dio la vuelta y con una voz relajada hablo.

- Ya llegamos, solo hay un problema la mina no contiene lámparas para iluminarnos hasta la parte más baja, así que tendrán que usar sus linterna de armas y cascos.

Después de que Hank dijera eso, Akiyama le dio seguimiento mientras desenfundaba su pistola que contenía una linterna equipada.

- Ya escucharon, más les vale a ver traído sus accesorios

Inmediatamente todos los soldados comenzaron a insertar pequeñas linternas en sus armas

Akiyama se encontraba observando a su grupo de soldados con una sonrisa como si estuviera orgulloso de tener a su cargo un escuadrón, eso le hizo recordar a los días cuando el apenas era un recluta y tenía que pasar por lo mismo, ese momento de nostalgia fue interrumpido por el sonido de su intercomunicador, se trataba de una llamada del Centro de Operación, eso lo puso de mal humor pero no podía rechazar la llamada ya que podría tratarse de algo urgente.

Camino una cierta distancia lejos de los demás y ya estando retirado respondió y con un tono serio hablo.

- Aquí Akiyama ¿Qué sucede?

- [Siento interrumpirlo en medio de la misión, pero al parecer el director de la compañía ICE Y científicos de DIM no quieren perderse de ningún detalle y acordaron que la misión sea trasmitida en tiempo real en sus pantallas, así que uno de sus soldados a cargo tendrá que llevar el LRD]

Esa petición disgusto al comandante que no dudo en lanzar un insulto.

- Esas princesas piensan que pueden dar instrucciones así de fácil, malditas sabandijas

- [Es mejor no tener problemas con ICE, recuerde que es la principal fuente de abastecimiento militar, mejor haga lo que dicen y no habrá ningún inconveniente.]

Ese comentario enojo a un más al comandante pero no le quedaba otra opción que tener que acatar lo que decían, no le convenía a DIM tener problemas con la compañía que le proporcionaba armas y tecnología necesaria para el avance militar. luego de un momento de silencio se tranquilizó y con una voz ya relajada contesto.

- Ok, diles que se conecten en 5 minutos

- [Muy bien eso sería todo, buena suerte comandante.]

Después de que se finalizará la llamada se volvió a agrupar donde se encontraba el escuadrón. Cuando regreso a la la zona, había un silencio abrumador, cada uno de los soldados se encontraba en posición recta, atentos a cualquier orden dada por el.

En ese momento Akiyama eligió al azar a uno de ellos y después de seleccionarlo con la mirada, camino hasta quedar en frente de él.

- ¿Cuál es tu número y nombre?

- Ahhh.... este… mi número asignado es el 7, mi nombre es Takeshi Fukui…

- Fukui, quiero suponer que traes tu LRD contigo ¿cierto?

- Ahh… s-si...

Takeshi reviso en cada una de las bolsas de su cinturón hasta dar con él.

- Bien, serás el que grabe todo el camino hasta la planta baja de la mina, vincúlalo en la frecuencia 2 y cuando estés listo solo presiona el botón rojo para grabar ¿Entendiste?

- ¡SI SEÑOR!

- Por cierto se me estaba olvidando una cosa, iras al lado de la subteniente Jones

La frente de Takeshi se llenó de pequeñas gotas de sudor debido a la inesperada orden que se le asigno. Él era nuevo y no quería quedar mal en frente de sus compañeros, aparte de que su primer encuentro con la subteniente Jones no fue la mejor de las presentaciones, sumando el nerviosismo que tenía por la misión, esto hacía de él una bomba de tiempo que tarde o temprano cometería un error.

- Ya quedó… o eso quiero creer…

Luego de haber vinculado el LRD el visor de su casco proyectó una luz roja que parpadeaba constantemente, esto daba a entender que todo había salido bien y el director de ICE tendría que estar viéndolo en vivo.

- Comandante todo listo

- Entendido, ahora dirígete con Jones, recuerda que estarás en frente del pelotón, si es necesario configura el visor del casco para que actives la visión nocturna, lo necesitaras.

- ¡SI SEÑOR!

Llego el momento más difícil para Takeshi, ahí parada se encontraba la subteniente Jones, mirando a la nada, concentrada en sus pensamientos. Cada paso que daba Takeshi se le hacía pesado, su cuerpo actuaba de manera en la que le advertía del posible peligro. Camino a paso lento, hasta quedar a espaldas de ella, trago saliva y de la manera más calmada hablo.

- Ahh… disculpe subteniente Jones el comandante me ordeno que mi posición para esta misión será en frente del pelotón...a un lado de usted

Un silencio incomodo se produjo en ese momento, la chica ni siquiera se molestó en devolverle el comentario. Una vez más Takeshi se relajó y esta vez hablo un poco más fuerte.

- Ahh…creo que empezamos mal…soy Takeshi Fukui y…

La chica inmediatamente lo miro y lo interrumpió.

- No me interesa

De alguna forma él pensaba que todavía recordaba lo que paso en la nave y que a causa de eso ella estaba actuando de esa manera.

- Muy bien princesas el tiempo se acabó, así que formen dos filas, Jones y Takeshi estarán enfrente todo el tiempo mientras que Hank y yo estaremos en medio de las filas, ¿entendieron?

- ¡SI SEÑOR!

- Entonces en marcha.

Parte 5

Todo el escuadrón estuvo caminando alrededor de 15 minutos, la mina era larga y con muchos caminos que llevaban a diferentes zonas de esta, sin contar la poca luz que tenían en esos momentos.

- ¡¿HANNNK SEGURO QUE NO ESTAMOS PERDIDOS?!

Akiyama ya comenzaba a desesperarse y si ya de por si su carácter era insoportable, a nadie le gustaba la idea de que estuviera enojado, pero Hank tiro más leña al fuego con su comentario que le parecía causar gracia a todos.

- ¿Qué pasa comandante, no le tendrá miedo a la oscuridad?

- ¡¿QUE DIJISTES IMBECIL?!

Todos los soldados se aguantaron las ganas de reírse, pero Hank no paraba de hacerle comentarios que le molestaran.

- ¿Entonces por qué actúa desesperado?.…¿si sabe que aquí no hay murciélagos?

- ¡NO ME DAN MIEDO ESAS MIERDAS DE ANIMALES!...

- ¿Entonces?

- Solo que no soporto estar en un lugar cerrado

Luego de que dijera eso Hank comenzó a reírse sin parar, algunos de los soldados pusieron ligeras sonrisas y otros simplemente se contuvieron.

- ¡ESO NI SIQUIERA DA RISA!

- A usted no pero a mi si, fufufu…

- ¿Cuánto falta para llegar la parte inferior de la mina?

- Mmm...solo tenemos que caminar recto y girar a la derecha ahí nos toparemos con un ascensor que nos llevara a la zona inferior

Inesperadamente después de caminar por el pasillo y girar a la derecha, enfrente de todos había un pequeño ascensor que al parecer no podía soportar a muchas personas. Akiyama se rasco la cabeza e inspecciono que todo estuviera funcionando, al cabo de unos segundos hablo.

- Bien, así está la cosa, bajaremos de dos en dos, los que lleguen se quedaran esperando a los demás. Mmm… Jones y Takeshi bajaran primero

Un escalofrió recorrió por todo el cuerpo de Takeshi, después de que Akiyama dijera eso ultimo sintió que miles de miradas filosas atravesaban su pecho, al parecer todos los demás estaban celosos de que el tuviera el privilegio de estar al lado de la única mujer del pelotón.

- Dense prisa y bajen de una vez

Y como si estuvieran sincronizados los dos respondieron al mismo momento.

- ¡SI SEÑOR!

A Takeshi le habían enseñado modales y uno de esos es darles paso a las mujeres. Estando en frente del ascensor se giró para dejarla pasar primero.

- Las damas primero

Pero a la subteniente Jones le pareció dar igual el comentario de Takeshi y solo paso ignorando su comentario. Al darse cuenta de esto Takeshi puso una sonrisa rígida y entro. Inmediatamente después que presiono un botón el elevador comenzó a bajar.

A Takeshi lo carcomía la culpa, él pensaba que lo ocurrido en la nave era la causa de su enojo y por eso ella actuaba de esa manera. Tenía que hacer algo, él era un chico que no le gustaba tener problemas con nadie, eso y sumando que el ascensor bajaba lento, de alguna manera necesitaba hablar para pasar el tiempo. Se relajó y armándose de valor, hizo un intento de plática.

- Ahh… Esto baja muy lento ¿no?

Esto pareció ser inútil, la subteniente Jones ni siquiera se molestó en voltearse a hablar. Solo se quedó callada ignorándolo, pero él siguió insistiendo.

- Este… ¿no eres de hablar mucho, cierto?

Pero como era de esperarse el resultado no fue diferente.

Estuvo unos segundos mirándola, pero como estaba de espalda no había riesgo de ser descubierto. La subteniente Jones se encontraba con los brazos apoyados en la rejilla del ascensor, se veía distraída e inerte en sus pensamientos. Takeshi sin nada más que hacer se puso a cantar.

Sin darse cuenta, su voz comenzó a elevarse lo suficiente para que cualquiera pudiera escucharla. La subteniente Jones noto el intento de canto de Takeshi, soltando una risa seguido de un comentario que apenas se escuchó.

- Fufu , que mal cantas

La cara de Takeshi se puso roja y sin querer le dio seguimiento a su comentario.

- ¡¿Q-q-qué hacías escuchando?!

La subteniente Jones volteo a ver a Takeshi mostrando una linda sonrisa y respondió a su comentario.

- Estamos cerca obvio puedo escuchar lo mal que cantas, fufufu

Esta no paraba de reír lo que hizo que Takeshi se avergonzara a un más, se relajó un poco y continuo la conversación.

- Pensé que estabas enojada ¡ahh…bueno lo digo por el incidente de la nave!, ¿te acuerdas?

Ese comentario hizo que dejara de reír y la sonrisa de hace unos momentos se esfumo haciendo que su expresión volviera a ser la misma de siempre. Luego de eso se giró de nuevo para estar en la misma posición de antes. Esto hizo que Takeshi se preocupara aún más por lo que inmediatamente tomo valor y dio unos cuantos pasos hasta quedar al lado de ella y nuevamente inicio una conversación.

- ¡PERDON!

Luego de que pidió disculpa realizo una reverencia. La subteniente Jones no sabía a qué se debía la repentina disculpa, a lo que respondió un poco confundida.

- Levanta la cabeza no hace falta que hagas eso, aparte no sé de qué me hablas

Takeshi se acomodó y ladeo la cabeza en confusión. Una vez más los dos quedaron viéndose fijamente pero esta vez las mejillas de la subteniente se pusieron rosadas y aparto la vista de él.

- Pensé que estabas enojada conmigo… en varias ocasiones intente iniciar platica pero parecías ignorarme

Cuando Takeshi dijo eso le pareció notar que la subteniente lucia avergonzada. Jones se encontraba juntando sus dedos, con sus mejillas infladas adoptando una linda apariencia.

- No estaba enojada… solo que no me gusta hablar con las personas…

- Ya veo… al menos pude iniciar una conversación contigo. Cuando nos vimos por primera vez en la nave parecías enojada y no me dio tiempo de presentarme adecuadamente… soy Takeshi Fukui

- Soy Ada Jones aunque me conocen más por mi apodo, el Ángel del infierno…

- …e-este... ¿puedo decirte Ada?

Esa respuesta hizo que los ojos de Ada se abrieran, era la primera vez que un chico o mejor dicho una persona no la llamaba por Jones o por su apodo, lo que provoco que su cara se pusiera roja.

- ¡¿Q-Qué estás diciendo?!

- ¡¡Ahh, p-perdón!!, ¿prefieres que te llame por otro nombre?

- ¡N-NO!..no es...eso… me gusta ese…

Cuando dijo eso Takeshi pudo ver que Ada mostraba una linda sonrisa. Esto provoco que quedara absorto en ella y no prestara atención a lo que le decía.

- …¡Ah disculpa! ¿decías algo?

En ese momento la chica volvió la vista a él. Sus mejillas estaban rosadas y con una voz débil hablo.

- ¿Te puedo decir Take?...

Esas palabras lo agarraron desprevenido, una vez más miro a la chica la cual tenía agarrando su brazo izquierdo. Dicha acción le hizo recordar que hace unos momentos él tenía pena de hablar con ella. Takeshi seguro de sí mismo la volteo a ver directamente a los ojos y con una sonrisa en su rostro, asintió con la cabeza.

Por alguna extraña razón tenía un sentimiento familiar al hablar con Ada, sentía que podía hablar de lo que fuera y expresarse sin contenerse, algo así como si se tratara de dos amigos de la infancia, pero no le dio mucha importancia a eso ya que quería prestarle toda su atención.

Los dos estuvieron hablando y riendo por un corto periodo de tiempo hasta que el ascensor toco el suelo. Varias luces apuntaron en su dirección y una voz grave hablo en ese momento.

- ¡Bajen sus armas muchachos!

Ante ellos se encontraba todo el pelotón. Los dos abrieron los ojos, estaban confundidos por lo que estaba pasando. Akiyama se acercó a ellos y comenzó a explicarles.

- Sé que deben de estar confundidos, se supone que bajaríamos en ese mismo ascensor pero luego de que ustedes dos bajaran, Hank detecto algo extraño, dijo que el reloj de su muñeca actuaba de forma extraña. Estuvimos esperando por 12 minutos pero no recibimos ninguna llamada de ustedes, así que optamos en bajar por otro medio, que fue usar los vagones para llegar hasta aquí. Básicamente llegamos a la conclusión de que el tiempo se distorsiona, afortunadamente están bien así que en marcha

Esa respuesta los dejo más confusos, en ese momento Hank hablo desde el fondo.

- ¿El tiempo se les hizo largo cierto?

Y sincronizadamente los dos asentaron con la cabeza

- Mmm....después de que nosotros llegamos aquí ustedes comenzaron a descender de forma normal, creo que esto funciona como un medio de defensa sin dañar a la persona físicamente. Si esta detecta un intruso se activa, pero al detectar a más de uno bajando hasta aquí se anula, creo que no se puede distorsionar el tiempo de todos a la vez, con esta prueba puedo asegurar de que aquí esta lo que buscamos

Luego de que terminara de hablar Takeshi levanto la mano a modo de pregunta.

- ¿Qué sucede?

- Solo quiero que me aclare algo

- ¿Qué cosa es?

- Si ustedes no hubieran buscado otra ruta para bajar hasta aquí…. ¿Ada y yo estaríamos atrapados en el tiempo?

- No es del todo seguro, pero es lo más probable

Takeshi preocupado volteo a ver a Ada a lo que esta solo le sonrió, fue tan adorable que provoco que el también sonriera. Era extraño pero volvió a sentir un escalofrió por el cuerpo, la mirada de sus compañeros perforaba su espalda.

- Bien, ya que estamos todos aquí regresen a su posición de antes, ¿Hank a donde tenemos que ir?

Cuando termino de hablar, Hank saco de su bolsillo una pistola de bengalas y la disparo en dirección recta lo que ilumino todo el pasillo, cuando esta cayo, disparo otra, Akiyama se rasco la cabeza.

- ¿Puedo preguntar qué demonios hace?

Hank observo el pasillo oscuro ignorando completamente el comentario y cuando pareció notar algo, este se giró para dar una instrucción a los soldados.

- ¿Quiere saber qué hago comandante Akiyama? Tú el de la grabación ponte a mi lado, los demás apunten con su linterna al pasillo

Inmediatamente ejecutaron la orden y todo el pasillo quedo iluminado.

- Observen bien la bengala cuando caiga al suelo, 1 ,2, 3

El sonido de la bengala se escuchó por todo el pasillo y luego de recorrer una distancio está cayó al suelo. Todos abrieron los ojos por la sorpresa, cuando cayó la bengala las paredes del pasillo comenzaron a liberar gases. Los ojos de Akiyama no paraban de mirar al pasillo, después se dirigió a Hank con duda.

- …¿Cómo noto eso?

- Fácil, siendo usted un rango elevado ya debería saber que estamos en un lugar desconocido, no me sorprendería que hubieran trampas

Eso lo hizo enojar, pero no se trataba de lo que dijo Hank, si no a su imprudencia, si todo el escuadrón continuaba caminando sin revisar la zona lo más probable a estas alturas ya estuvieran muertos. Sumergido en sus pensamientos movió la cabeza a los lados para regresar a la realidad donde seguían vivos y hablo esta vez mas apagado.

- Colóquense bien sus cascos y activen la función de suministro de aire y usted Hank, tenga póngase esto, le ayudara a respirar

El escuadrón completo acato las órdenes del Comandante Akiyama. Los cascos como función principal impedían que cualquier gas pasase y los asfixiara, mientras que Hank y el comandante llevaban un pequeño cubre boca metálico que funcionaba exactamente como los cascos del traje S.U.S.

Luego de caminar por ese pasillo lleno de gas llegaron a una zona segura y ya ahí frente a todos se encontraba el “MURO”.

Los ojos de todos se abrieron por completos, nadie creía de que algo de ese tamaño se encontraba bajo el suelo. Hank camino hasta quedar demasiado cerca de él, se encontraba alegre y comenzó a tocar con sus manos toda la estructura. Parecía un niño al que le habían comprado el juguete que tanto quería.

- Comandante Akiyama, la respuesta de porque fui escogido para esta misión esta frente a sus ojos. yo poseo sangre de la antigua civilización

Después de que dijera eso, Hank saco un cuchillo y se hizo un corte en el dedo de la cual broto grandes gotas de sangre. El comandante parecía no estar entendiendo lo que hacía así que intentó intervenir

- ¡¡QUE ESTA HACIENDO HANK!!

- ¡¿QUE QUÉ ES LO QUE HAGO?!

Hank parecía estar pintando pero lo que de verdad estaba haciendo era manchar los símbolos con su sangre. Cuando termino de manchar el último, el muro empezó a dividirse en dos, luego de quedar completamente abierto y de que se disipara todo el polvo con inseguridad el escuadrón avanzo hasta que ya estaban dentro de una gran sala.

Lo que vio el escuadrón fue sorprendente, el entorno estaba adornado de gemas que la historia jamás registró como existentes. Estas producían diversos colores, eran realmente hermosas, pero eso no era todo, había una especie de fuente que emanaba un agua rosada, el piso lleno de monedas antiguas, un pasillo largo lleno de estatuas de antiguos guerreros, pero al final de todo había algo que llamaba más la atención, un trono donde se encontraba algo brillante, un orbe. Akiyama no había notado eso, él se encontraba caminando admirando toda la belleza del lugar.

Los soldados también estaban extasiados por todo lo que estaban viendo, era realmente sorprendente.

Hank que al parecer no le importaba las gemas dirigió su rumbo directamente hacia el trono donde estaba el orbe, pero en medio del camino se detuvo para voltear atrás y ver a Takeshi que traía el LRD consigo y a Ada. Ellos también estaban observando el lugar, aunque no parecían muy emocionados, en ese momento el arqueólogo camino donde estaban ellos.

Una vez en frente de ellos y sin llamar la atención de los demás, les hablo en voz baja.

- Ustedes dos vengan, acompáñenme

Takeshi y Ada se miraron por un rato desconcertados pero al final optaron por acompañarlo.

Caminaron por todo el pasillo en silencio, hasta que llegaron a donde estaba el trono. Los tres pudieron observar de cerca una especie de orbe que emanaba distintos tipos de colores. Ada y Takeshi parecían confusos con la situación, no comprendían del todo porque habían sido llamados, en ese momento Ada decidió hablar.

- ¿Qué es eso que está en el trono?

- ¿Qué es? fufufu, Tienen antes sus ojos el futuro de la humanidad, el cambio,
la revolución...la nueva era. Esto es lo que buscamos...se le conoce como el “fruto”

Un escalofrió recorrió por todo el cuerpo de Takeshi, algo no estaba bien, su cuerpo parecía advertirle de algo. Esto hizo que comenzara a dudar de si venir aquí abajo era buena idea. Justo estaba por decir algo cuando una voz elegante y tierna lo interrumpió, esa voz era de Ada.

- ¿Pasa algo Take?

Una sonrisa cálida apareció tras decir esas palabras. Ella parecía estar en completa tranquilidad, lo que provoco que Takeshi olvidara su inseguridad.

Los dos se quedaron en silencio mientras se veían fijamente a los ojos, haciendo que las mejillas de ambos se pusieron rosadas acto que provoco que voltearan a ver en diferentes direcciones por la vergüenza.

Takeshi que se encontraba muy avergonzado se rasco la mejilla y con un “cof, cof” para componerse dijo.

- Ahh…perdón, no pasa nada solo que recordé algo....

- ¡Hey no se distraigan, no están viendo que este es un momento importante en la historia del hombre!

Hank lo menciono con un tono algo disgustado al ver que no estaban prestando atención.

- ¡Ah l-lo siento!

Takeshi respondió algo alarmado debido al regaño que recibió repentinamente.

Hank regreso su atención a lo que realmente le importaba, eso era aquella cosa con forma esférica conocida como “el fruto”. Poco a poco sus manos cubrieron por completo al orbe y luego de haberlo levantado se giró para quedar en frente de Takeshi y acto seguido comenzó a dar unas palabras dirigidas al director de ICE y al personal de DIM, que en ese momento estaban observando todo desde el L.R.D de Takeshi.

- Este es un momento histórico para la humanidad, un cambio significativo, un antes y un después, ICE gobernara todo el mercado tecnológico y armamentístico mientras que DIM obtendrá mejoras en todo su arsenal

Ada y Takeshi se encontraban absortos por el discurso apasionado de Hank.

- Es hermoso…

Murmuro Hank mientras admiraba el orbe en sus manos y entonces…

- ¿Mmm?

De repente el orbe comenzó a actuar de forma extraña. Cada parpadeo que emitía producía un color diferente, las gemas que se encontraban en las paredes de las sala se tornaron de un color gris y el agua que se encontraba en la fuente comenzó a secarse.

Una especie de aura de color rojo rodeo el cuerpo de Hank y un grito desgarrador salió de su garganta.

- ¡AAAAAAHHHHHHHH!

Su pecho reventó salpicando sangre y viseras a Takeshi y Ada que eran los que se encontraban más cerca de el

- ¡Buarrgh!

- Tsk

Takeshi puso sus manos en la boca para evitar que vomitara, después de todo no podía verse en mal estado ante Ada la cual se encontraba con una expresión de disgusto.

- ¡Take retrocede!

Dijo Ada mientras tomaba su rifle que se encontraba en su espalda.

- ¡QUE CARAJOS ESTA SUCEDIENDO!

Grito el comandante Akiyama mientras que se acercaba junto con el pelotón a donde estaban Takeshi Y Ada.

Todo el escuadrón abrió los ojos ante la sangrienta escena que se desarrollaba.

- ¡No sabemos todo paso demasiado rápido y cuando nos dimos cuenta el pecho del arqueólogo había estallado!

Debido a la respuesta que Takeshi dio a Akiyama quedo con una cara de desconcierto.

Una vez más el aura que rodeaba al ya fallecido Hank se comenzó a introducir a su cuerpo, en el instante en el que toda el aura ya no se podía ver, su cuerpo convulsionó y varias esferas del tamaño de una bola de Golf aparecieron a su alrededor.

- ¡¿Qué demoni­­-

El soldado no logro terminar su frase debido a que una de las esferas le había atravesado el pecho en la sección donde se encontraba el corazón

- ¡Todos abran fuego!

Los soldados incluyendo a Takeshi y a Ada abrieron fuego a la señal de Akiyama.

En ese momento Hank levanto la mano hacia adelante y apareció de la nada una especie de pared invisible que detuvo todas las balas, respondiendo al ataque que recibió por parte de los soldado, las demás esferas se dirigieron a ellos a una velocidad vertiginosa atravesándolos en el acto quedando solamente en pie Takeshi, Ada y el Comandante.

Todo esto fue solo en cuestión de segundos, las palabras no podían describir las caras que ellos presentaban en ese momento.

Lo que solía ser Hank aprovecho el desconcierto para dirigirse hacia Ada, haciendo a un lado el arma que tenía ella y tomándola por el cuello con solo una mano consiguió alzarla.

- ¡ADA!

Takeshi siguió disparando pero sus intentos fueron en vano ya que la pared invisible detuvo todas las balas provocando que gastara toda su munición sin resultado alguno.

- ¡AAAAHHH!

Soltando un grito de guerra Takeshi soltó su arma y desenfundo su cuchillo, corriendo en dirección hacia lo que solía ser Hank.

Ada intentaba liberarse pero solo conseguía gastar energía inútilmente.

- ¡Suéltalo maldito bastardo!

Cuando estaba lo suficientemente cerca como para clavárselo en el hombro, bajo el cuchillo pero este nunca llego, los dos abrieron los ojos pues este se rompió estando estático en el aire, su brazo no parecía responderle e inesperadamente en fracción de segundos un fuerte dolor se presentó, su brazo fue doblado por completo lo que hizo que cayera de rodillas. Takeshi soltó un grito fuerte que hizo que Ada se desesperara y nuevamente intentara zafarse, inmediatamente recordó que portaba el módulo de suspensión temporal, para poder activarlo requería del controlador el cual estaba en su antebrazo derecho, justo cuando estaba alzándolo un fuerte golpe en el estómago la dejo sin aliento.

Takeshi intentaba ponerse de pie pero una fuerza externa lo mando a volar por el aire impactándole con la pared causando que algunos huesos se rompieran, todo el daño recibido provoco que saliera mucha sangre de su boca.

“Hank” puso una sonrisa siniestra y mientras sostenía a Ada del cuello le susurro algo, en breve, una luz blanca cubrió toda la sala dejando por un instante siego a Takeshi que se encontraba tirado en el suelo.

Cuando la extraña luz había desaparecido aún confuso Takeshi pudo notar a Ada la cual estaba de rodillas, aunque “Hank” estaba parado en frente de ella no parecía estar haciéndole nada.

Ada miro en dirección a Takeshi poniendo una ligera sonrisa y con una débil voz dijo.

- Take…

De repente Ada se convirtió en miles de partículas de luz sin dejar rastro alguno.

Takeshi tuvo un mar de sentimientos por lo que acababa de presenciar, todo esto hizo que de alguna forma sacara fuerzas para poder ponerse en pie.

Justo en el momento en el que trataba de levantarse tuvo un repentino dolor en el pecho y antes de que pudiera darse cuenta había sido estrellado de nuevo contra la pared.

- Cough…

Tumbado en el suelo puso una cara de desconcierto ya que no sabía que había sucedido, levanto un poco la vista y se dio cuenta que “Hank” comenzó a caminar hacia su dirección.

Su cuerpo estaba tan adolorido que no podía mover ni un solo musculo, poco a poco comenzaba a perder la consciencia, pero el luchaba para mantenerse consciente.

“Hank” paso de estar lejos a estar frente a él y con una fuerza sobrehumana lo levanto del suelo.

Repentinamente se pudo escuchar 4 disparos en la zona, los dos dirigieron su mirada de dónde provenían los disparos, frente a ellos estaba Akiyama portando su arma. Nuevamente abrió fuego, pero resultó fue inútil debido a que todas las balas fueron desviadas por el escudo que creo “Hank”

- ¡EY TU PEDAZO DE MIERDA FLÁCIDA!, veo que te encanta meterte con los más pequeños, porque no vienes acá y nos divertimos un rato

Takeshi aprovecho la distracción de Akiyama y con la poca fuerza que le quedaba le dio un golpe en la cara. Debido a que “Hank” tenía toda su atención en Akiyama el golpe logro sacudirlo, pero no fue lo suficientemente fuerte para que lo soltara.

Una vez más Akiyama disparo hacia “Hank” para que este fuera hacia él.

De repente la mano izquierda de “Hank” se formó una llama azul de la cual apareció una espada, esta emitía un aura siniestra que hacía temblar a todo aquel que la viera.

Takeshi al ver la espada sintió que su corazón se salía por el temor de saber que este sería su fin. Esto provoco que comenzara a forcejear (a pesar del dolor que sentía) desesperadamente para que fuera soltado.

“Hank” lo miro con una mirada inexpresiva y movió el brazo para ensartar la espada en su abdomen.

- ¡AAAAAAGGGHHHH¡

Takeshi grito con todas sus fuerzas por el dolor intenso que sentía y de la espada una llama azul apareció envolviendo su cuerpo, calcinándolo completamente.

Akiyama al ver esto grito con ira y desenfundando su cuchillo se abalanzo hacia “Hank”

- ¡¡BASTARDO!!

Sin embargo todos sus intentos de ataques fueron esquivados sin mucho esfuerzo.

- ¡Maldito! deja de moverte tanto…

Akiyama continuo su asalto para ver si lograba acertar siquiera un golpe y "Hank" como hartándose de esto bajo el brazo con el que sostenía la espada haciendo un corte limpio, separando así el brazo con el que sujetaba él cuchillo del resto del cuerpo de Akiyama.

- ¡¡GUUU... AAHH!!

Debido a esto Akiyama soltó un grito y cayó de rodillas enfrente de "Hank" agarrándose la parte donde solía estar su brazo, Akiyama noto que esto era un mal movimiento y rápidamente giro por el suelo alejándose, en eso donde solía estar hace un segundo se veía una espada que había perforado él suelo.

- ¡¡!!

Akiyama se sorprendió por ver eso y se sintió aliviado por a verlo esquivado a tiempo

- ¡Vamos ven!, veamos cuanto duras contra mi aunque no tenga un brazo

Akiyama dijo eso con un tono arrogante y provocativo mientras retrocedía velozmente. “Hank" sin mostrar que hubiera sido molestado por eso rápidamente se acercó hacia Akiyama.

Después de retroceder durante un rato Akiyama se detuvo y lo encaro dándole un golpe, "Hank" solo desvío su brazo y lo tomo por él cuello con movimientos ágiles y rápidos e inmediatamente atravesó a Akiyama con su espada en la parte media del pecho a lo que Akiyama soltó un gemido de dolor

- Gaaahhh

Las llamas que calcinaron a Takeshi surgieron de nuevo cubriendo poco a poco su cuerpo pero en ese momento…

- jeje... justo... donde te... quería

"Hank" se lo quedó viendo como si estuviera confundido, y con una sonrisa adolorida Akiyama mostro un pequeño control de un solo botón que estaba en su mano.

- Vaya... vaya... señor monstruo... es más estúpido de lo que creía

Y con un "click" proveniente del control que había pulsado, una explosión ocurrió justo debajo de donde se encontraban los dos. Estos explosivos se habían colocado momentos anteriores cuando "Hank" estaba peleando contra Ada y Takeshi. Akiyama aprovecho esa oportunidad para colocarlas con ayuda de su juicio rápido e intuición.

"BOOOOOOMMM"

La explosión resonó dentro de toda la zona provocando que todo colapsara y enterrando lo que fuera que poseyó a Hank junto con Akiyama y todo lo que quedaba del escuadrón.

-------------------

En la sala de operaciones de DIM el silencio abundaba, todo el personal permanecía callado, algunos mostraban cierto desagrado, pero era de esperarse tal reacción después de todo habían presenciado algo impresionante e inhumano.

- Hasta aquí termina la junta

Ese comentario provenía de una esquina de la sala en donde se encontraba una persona con una ligera sonrisa mientras mantenía la mano encima de la computadora.

Los agentes de DIM Y científicos de ICE no parecían estar del todo satisfechos con su comentario.

De repente se escuchó el sonido de una silla arrastrándose acompañado del súbito levantamiento de una persona.

- Disculpe director Akim, pero el resultado que usted dijo al inicio de la junta nunca sucedió y además…

- Fufufu, ¿de que estas hablando? el resultado fue el mismo solo que vario un poco

- ¡¿Qué diablos estás diciendo?! ¡¿Al menos le importa la vida de esos soldados?!...

Esa respuesta generó en la sala un silencio incómodo, realmente nadie se atrevía a cuestionar lo que decía Akim. Ya que su gran avance en la tecnología le dio una gran influencia en todo el mundo.

Acabo de un rato, Akim se levantó de la silla y comenzó a caminar en dirección a aquella persona, el sonido producido por el tacón de sus zapatos era el centro de atención, nadie podía quitarle la vista o más bien no querían. Cuando por fin se detuvo, pudieron observar un hombre que a simple vista se ve a mediados de sus 40, con una altura de 1.70, cabello oscuro, ojos color café claro, con un traje negro y una mirada que aparenta estar enojado con todo.

Akim se detuvo estando en frente de él y con una cara de disgusto le dijo

- Las malditas vidas de esos soldados me importa lo mismo que todo mi dinero… nada y si murieron fue por una causa que dentro de unos años será la salvación de la humanidad, ¡¿Entendiste?!

Después de decir eso, el hombre lo miro con desagrado a lo que akim solo mostró una sonrisa como si no le importara y palmeo su hombro mostrando un gesto como si dijera “ya, ya”. Dando media vuelta se dirigió a la salida ignorando a los otros que estaban tensos por la situación.

Una vez que se cerró la puerta, aquel hombre que se encontraba lleno de ira soltó un golpe a la pared seguido de un insulto

- Imbécil…

1 de Septiembre de 2019 a las 19:47 0 Reporte Insertar 2
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~