Arium Seguir historia

A
Arylle Ryl


Ella se alimenta de la infelicidad es su alimento favorito, su deleite personal, debes cuidarte de sus trampas. Tu infelicidad puede hacerla más bella, más joven... Más poderosa. Si te llegas a topar con una de sus creaciones huye, porque puede ser que no regreses jamás. Si llegas al pueblo que nunca duerme cuyos habitantes lloran por los días y ríen por las noches, debes saber dos cosas: ●Alejate de la muralla si no quieres morir ●El circo siempre, nunca falla, es el refugio indicado •*'¨'*•.¸¸.•*'¨'*•.¸¸.•*'¨'*•.¸¸.•*'¨'*•.¸¸.••*'¨'*•.¸¸.•*'¨'*•.¸¸.•*'¨'*•.¸¸.•*'¨'*•.¸¸.•*'¨'*•.¸¸.••*'¨'*•.¸¸.•*'¨'*•.¸¸.•*'¨'*•.¸¸.•*'¨'*•. ¿Tú vida es una monotonía? ¿Quieres conocer otras personas? ¿Estás triste, desolado, desesperado? Tengo el lugar perfecto para ir, pero te lo advierto, no aseguro que vivas más de un día, porque el pueblo que nunca duerme es muy peligroso, aún más por la noche. Si no quieres ir allí mira bien a que autobús subes, si llegas a tomar, aunque sea por error, el autobús de la esperanza cuando llegues a la parada final encontrarás cosas... muy interesantes. Y en cuanto bajes, por tu bien, ve al circo si aún quieres vivir.


Fantasía No para niños menores de 13.

#amor #aventura #amistad #reino #familia #desconocido #258 #385 #circo #32816
0
484 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Prefacio

Había corrido por cada calle, cada callejón, trato de reconocer cada una de las casas, pero era en vano, no sabia donde estaba.

Las calles eran grises, las casas parecían estar por caerse, no había luz alguna que iluminara, salvo por la luna que iluminaba un poco su vista.

Estaba segura de que no había salido de la ciudad, era imposible; el autobús no recorrió más de cinco minutos y atravesar la enorme ciudad tomaba horas.

Nuevamente tomo aire y recorrió las grises calles en busca de algún indicio, cualquier cosa que le indicara donde estaba. Aunque no había nada, ni siquiera el aire, que fuera similar a algo que ella conociera.

Se encontraba en lo que parecía ser la calle principal de la pequeña ciudad, era larga, gris y no había pavimento, al igual que en todas las calles.

Trato de forzar su vista para mirar a lo lejos, había luces, se veían muy lejos pero era lo único que tenía, si había luces había personas y le dirían donde demonios se encontraba.

Estaba a punto de comenzar a caminar cuando escucho sonidos de pasos detrás de ella, se dio la vuelta para ver a quien estaba caminando hacia ella, quizá podía ayudarla.

Lamentablemente esa cosa lo ultimo que haría seria ayudarla.

Iris tenía los ojos desorbitados y la mirada alzada a no más poder, ¿Que era eso?, no tuvo tiempo de pensar demasiado ya que dio un paso, uno enorme y estruendoso, hacia ella.

De la especie de boca que tenía salió un chillido, parecía de dolor y lamento, Iris estaba en estado de shock.

Muévete, se decía, huye.

Esa cosa estaba a punto de tomarla con esa enorme y oscura mano, parecía que solo el tamaño de esta superaba la altura de ella.

Cerro los ojos rogando que solo fuera uno de esos horribles sueños.

22 de Agosto de 2019 a las 23:27 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo 1. Dolor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 17 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión