Ojos tristes Seguir historia

u15629035911562903591 Juliet Cárdenas

Yolei Inoue y Ken ichijouji han iniciado una relación de amistad. pero con el tiempo, ambos comienzan a tener sentimientos que van mas allá de la amistad .


Romance Romance adulto joven Todo público. © TOEI ANIMATION

#kenyako
4
544 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Camino a Tamachi

Ken siempre fue para Yolei, un ejemplo a seguir, un ídolo y hasta un amor imposible. Sus ilusiones fueron destruidas cuando se entero que el era el emperador de los Digimon.

"Cómo pude idolatrar a alguien tan cruel y despiadado" pensaba ella, pero sus sentimientos por el aún seguian presentes, el era la única persona de quién ella se había enamorado

Después de la caída del emperador, todos pudieron conocer al verdadero Ken Ichijouji, ya no era el niño que se sentía superior a los demás, el brillo de sus ojos habían vuelto y ahora era tímido e inseguro.

Daisuke fue el primero en extenderle su mano. Sabia que en aquel niño tímido ya no existía maldad. Los demás aún no estaban seguros de aquello

Había llegado un sábado por la mañana, Yolei se preparaba para ir a visitar a una compañera de su clase hasta Tamachi. Se despidió de su poromon con un pequeño beso y salió directo a la estación del metro que la llevaría hasta Tamachi, al llegar a la estación del metro se paro a un lado de las vías para esperar

"Tamachi, no es donde vive Ichijouji?" Pensó ella " en realidad el habrá cambiado?" Otra pregunta llego a su mente y en ese momento su corazón comenzó a latir un poco acelerado " no Yolei, tu no puedes seguir sintiendo esas cositas de amor por Ken, tal vez nos este jugando una broma de hacerse el bueno para destruir el mundo de los Digimon"

-Yolei?- dijo una voz muy conocida detrás de ella sacándola de sus pensamientos. Ella volteo hacía atrás y se encontró con Ken

- Ken... Que haces tan temprano en Odaiba?

- perdona si te asuste, Yolei, tk me invitó anoche a su casa junto con Daivis y Cody, quería avisarte a ti y a Kari, pero Daivis dijo que sería una reunión de puros niños. Ahora voy de camino a mi departamento

- no te preocupes Ken, a veces Kari y yo hacemos lo mismo junto con Sora y Mimi

- Que metro tomarás- preguntó Ken
-Tomaré el metro a Tamachi
- entiendo, tomaré el mismo que tú

Hubo un largo tiempo de silencio entre ambos. Llego el metro que los llevaría y la puerta de este se abrió frente a ellos

-Después de ti, Yolei- dijo Ken cediendo el paso a la muchacha

- Gracias- dijo la chica entrando al metro, para suerte de ambos el metro estaba algo vacío. Yolei se sentó cerca de la puerta y Ken se sentó un poco retirado de ella para evitarle una incomodidad. Ambos parecían 2 extraños y eso resultó ser más incómodo para ambos. Yolei tomo de su bolso sus audífonos y una radio de pila que siempre cargaba en sus viajes largos, que por cierto la distancia de Tamachi y Odaiba era algo larga

- ken, te importaría si escucho música? Si quieres podemos escucharla entre los dos

- no te preocupes, por mí no hay problema y a lo otro... Debo confesar que nunca me ha gustado la música

- En serio? Digo la música es alegría para la mayoría de la gente... Pero respeto tu decisión, solo hazme señas porque nunca escucho a la gente cuando me pongo mis audífonos- ella dijo riendo de una manera torpe y algo apenada por lo que acababa de decir, miro a Ken quien la miraba con media sonrisa y asintiendo con la cabeza

El tiempo pasaba lento. Yolei movía sus pies a cada ritmo que escuchaba. Por un momento volteo a ver a Ken mirando de enfrente a la ventana, su mirada pare cc una estar perdida en el paisaje. En ese momento la radio entonó la cancion llamada "El muchacho de los ojos tristes". Yolei escuchaba la canción y al mismo tiempo miraba a Ken quien seguia perdido mirando hacia el paisaje de la ciudad de Tokio

(Letra canción)
Ni una simple sonrisa
Ni un poco de luz en sus ojos profundos
Ni siquiera el reflejo de algún pensamiento que alegre su mundo
Hay tristeza en sus ojos
Hablando y callando y bailando conmigo una pena lejana
Que llega a mi alma y se hace cariño
El muchacho de los ojos tristes
Vive solo y necesita amor
Cómo el aire necesita verme
Cómo el sol lo necesito yo

Aquella canción parecía describir a Ken perfectamente y los sentimientos que ella aún sentía por el. Por un momento sintió lastima por el, cerro los ojos apretándolo muy fuerte, sabia que sentir lastima por alguien sería como humillarla. Cuando abrió los ojos de nuevo vio a Ken haciendo señas y rápidamente se quitó los audífonos

- Yolei, te encuentras bien? Preguntó Ken con una cara de preocupación

-si Ken, es solo un dolor de cabeza, no te preocupes me pasa diario - mintió

- si quieres puedo conseguirte una pastilla

- No Ken, gracias por tu amabilidad

- segura?

- segura

- Está bien, en 5 minutos llegaremos a la estación- dijo preparando sus cosas para salir del metro

Llegaron a la estación y ambos salieron del metro

- Por cierto, que te trae a Tamachi - ahora fue turno de el preguntar

- una compañera de mi salon vive aqui, por cierto ya que estás aquí, podrías ayudarme a encontrar esta dirección- dijo Yolei entregándole un pequeño pergamino al chico. El lo tomó y leyó

- El edificio donde vive tu amiga esta a un lado del edificio donde vivo yo

- En serio? Bueno, te importaría si pudieras llevarme al edificio, digo, no es obligatorio

- Yolei- dijo Ken volviendo a mirar con su media sonrisa - por supuesto que puedo llevarte al edificio, para mí no sería ningún problema. En todos modos vamos al mismo lugar

- De nuevo muchas gracias Ken- dijo ella

Ambos caminaron hacia los edificios

20 de Agosto de 2019 a las 19:10 1 Reporte Insertar 4
Leer el siguiente capítulo Futbol y locas fanaticas

Comenta algo

Publica!
Lu Inoue Lu Inoue
As vezes a vida é assim mesmo, amamos alguém e deixamos de amar, mas aos poucos a pessoa nos conquista novamente. São lindos esses dois. Abraços amiga.
20 de Agosto de 2019 a las 17:56
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 16 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas