Sonrisa impecable Seguir historia

u15658796711565879671 Vanessa B. Ch

Relato mi vida, todo lo que me ha ocurrido, los desprecios, las humillaciones, los acosos que vivía, los pisotones que me dieron, las veces que me abandonaron.... Pero lo más importante en toda mi historia es como pude continuar adelante con mi vida con tan solo mi sonrisa, porque a pesar de todo lo que me ha ocurrido jamás he dejado que los demás vieran como en realidad me sentía, aprendí a fingir, a ocultar mis verdaderos sentimientos, pero esto poco a poco fue acabando conmigo... Mi sonrisa es una base importante en mi vida pero a la vez la causa de muchas desgracias....



Historias de vida Sólo para mayores de 18. © Obra sin publicar. Derechos del autor 2019 Batalla Vanessa

#My_life
0
442 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Guardando secretos...

Mi familia era humilde mi madre lavaba ropa ajena para poder darnos todo lo necesario, mientras que mi padre laboraba en topografía, se iba lejos y volvía a los veintidós días a casa, allí se quedaba tan solo ocho con nosotros su familia, él ganaba bien en su empleo pero siempre que llegaba a casa no tenía dinero, se lo gastaba en alcohol, o con las mujeres que le gustaba tener, por que aunque era una niña de tan solo ocho años yo me daba cuenta de todo, las peleas entre ellos porque llegaba borracho o por que mi madre no estaba la cena lista, esa era una rutina que duraba el tiempo que mi padre estaba en casa.

Cierta ocasión al volver de la escuela, vi a mi madre con un golpe y se lo había cubierto con maquillaje no dije nada frente a mis hermanos por que no quería que se dieran cuenta de lo que yo hace mucho tiempo ya sabía.

-Mami puedes venir un momento - la llame en bajo tono ya que mi papá estaba en el cuarto dormido.

-¿que paso Maite?, ¡para que me llamas?

-¿qué te ocurrió en el rostro mama?, y no me vengas con que te caíste por que no te creo...

-mi niña yo se que ha ti no te puedo mentir pero prométeme que no dirás nada, ni a tus hermanos

-está bien no diré nada pero dime la verdad

-tu padre me pego, por que en la mañana que llego, yo aun no regresaba de haberlos dejado en la escuela, ya que demore cobrando la ropa que lave el lunes y comprando la comida, al llegar el estaba sentado afuera y me dijo que donde estaba le explique pero no me creyó, empezó a gritarme de todo y me dio una bofetada en eso tu hermanito se despertó, empezó a llorar, el me dijo

- ve y calla a ese mocoso antes que me haga cambiar más el genio.

Las lágrimas se me empezaron a salir una tras de otra, de tristeza y a la vez de rabia tenía mucho coraje y no me contuve...

Mi madre salió del baño, y me dijo

-confió en ti guardame el secreto, enseguida fue a servir el almuerzo, yo quede en el baño pensando, pero en realidad en mi mente solo estaba lo que mi madre me contó.

Mi hermana mayor Lizeth me llamó para comer, salí sonriendo, como que si nada pasaba, porque esa era mi más significativa característica, mi sonrisa.

Ya en la mesa sale mi papa del cuarto con un olor notable a alcohol, mis hermanos lo saludaron

-Buenas tardes papi... el respondió

-¡hola! como que si nada pasaba tomó aciento enfrente de mi puesto, se dirigió

a mí diciendo..

-¿que no sabes saludar, o no me conoces? abrí mi boca titubeando iba a responder pero mi madre viéndome, movió su cabeza en forma de negación, sentí que era sobre lo que me había dicho, baje la cabeza y le respondí a mi papá

-lo lamento estaba en otra parte

-en otra parte, ven dame un abrazo mi pequeña

Yo no quería pero mi madre volvió a mover su cabeza en señal de que lo haga, entonces me levanté y me dirigí hacia él, lo abrace y me dijo

-siéntate en mis piernas hoy vas a comer conmigo, mientras estiraba uno y otro de los rizos de mi cabello me decía

-eres mi mayor orgullo, de grande quiero que seas policía para que te conviertas en una gran mujer, protectora de los ciudadanos.

-claro que lo haré papi, así podré meter preso a todos los cobardes que maltratan a sus esposas e hijos, termine de hablar y lo mire fijamente el me saco la mirada a un lado y le pregunto a mis hermanos

-¿como se encuentran en calificaciones?, de seguro un caos

se quedaron callados bajaron la cabeza y mi mamá respondió

-Lizeth está mal en tres materias tiene bajo los promedios, Paúl en esta semana me han llamado tres veces por que pasa peleando con los compañeros, pero si destaca en sus calificaciones, mi papá dando respuesta a todo esto se dirigió a mis hermanos diciendo...

-De ti Lizeth no puedo esperar nada por que seguirás siendo la misma burra de siempre y a ti Paúl te advierto que si yo me entero que te has dejado pegar en la escuela por alguien mas te meto una palisa que desde hoy te aviso que es mejor que no llegues a eso.

Me quede pensando en como un padre puede decirle eso a sus hijos, tratar a mi hermana como que si no valía nada y a mi hermano menor invitarlo a que siga peleando en vez de aconsejarle que no lo haga, en mí decía si aquel señor que me tenía sentada en su pierna era mi padre ...

Se escuchó el llanto de mi hermanito en el cuarto, mi madre se iba a levantar, a verlo pero le dije...

-termina mami yo me encargo de mi hermano, tú debes estar cansada, desee buen provecho a todos, y me levante con una sonrisa en el rostro. Ya en el cuarto trate de aliviar el llanto de mi hermanito, buscando calmarlo empecé a cantar, a él le gustaba mi canto porque cada vez que lo hacía paraba de llorar y sonreía, eso me llenaba de vida era tan hermoso ver a un bebé reír a carcajadas con sus mejillas sonrojadas, seguía cantando mientras cambiaba su pañal, le hice la teta y con mi arrullo volvió a dormir, no tenía tareas de la escuela decidí acostarme junto a él, me quede profundamente dormida cuando sentí que me acariciaban la pierna, abrí mis ojos y vi a mi madre sentada junto a mí, le pregunté qué ocurría, pero no respondió,se quedó callada como que si pensaba en algo más, nuevamente le pregunte que pasaba...

-¿mami que te ocurre?, me respondió muy tímidamente

-nada solo vine a preguntarte si ibas conmigo o preferías quedarte cuidando de tu hermano.

-Mama sabes que me encanta cuidar a mi hermanito, me quedo con él,en otra ocasión te acompaño a lavar, pero si tu deseas puedo ir contigo y llevar a Steven, ya sabes que él no es molesto, así que no dará problema alguno.

Mi mama agacho la cabeza y dijo que es mejor que me quedara con Steven en casa porque él no podía salir, yo muy asombrada de esa respuesta pregunté enseguida

-pero ¿por que mama? te juro que yo lo cuido, me encargo de él, no es justo que después de 9 meses de a ver nacido Steven no conozca a nadie, ni nada de su alrededor más que estas cuatro paredes de mi cuarto mama, llevemoslo aunque sea unos momentos, por favor...


Mi mama se rompió en llanto y no sabia porque pero ya en mi mente estaba la idea de que algo malo se venía encima, aclare mi voz y exclame

-¡Mama dime que ocurre!

-agarró mis manos y viéndome fijamente me dijo debes ser fuerte, porque luego de lo que tengo que contarte, no puedes salir triste, ni llorando por entonces todos se darán cuenta, ya con eso mamá me asusto y mucho...

Respire muy profundo y le dije

-de acuerdo dime ya que ocurre

-tu hermanito no puede salir de esta habitación porque si permanece fuera empieza a tener dificultades para respirar, ya que en mi embarazo hubo muchos inconvenientes con mi salud, tu mas que nadie lo sabe, eso le afecto a tu hermanito, nació con un solo pulmón, y el que tiene es muy pequeño y no le abastece para respirar, estando aquí en el cuarto es mas seguro, por que el aire es mas limpio, me da miedo sacarlo fuera por que los médicos me explicaron que, el requiere de mucho cuidado, por que permanece débil en defensas y cualquier virus los puede empeorar, le dieron mínimo tres años de vida cuando nació y no sabes cuanto pesa la cruz que llevo enésima con este dolor tan grande que tenía guardado, que siempre me hacía un nudo en la garganta, mi mayor miedo es perder a uno de ustedes que lo son todo para mi, son mi motor para seguir luchando, la fuente de mis energías.

Mama lloro por un buen momento, luego dirigió su mirada hacia el reloj, secó sus lágrimas, y dijo te encargo a mi angelito, cuídalo y guardame el secreto, salio me lanzo un beso y se marchó.

Llore como no se imaginan, horas y horas, sosteniendo a mi hermano en los brazos pensando que un día se me podía ir, que no iba a saber la hora ni el momento, pero que tarde o temprano ya no iba a tener a quien arrullar con mi canto.





Pasaron los ocho días que papá se quedaba en casa con nosotros, a la mañana siguiente él ya se iba, nos llamó a todos pero yo no salí, estaba dando el biberón a mi hermano, en eso entro mama a mi habitación y me dijo sal despedite de tu padre, yo termino de darle de comer a tu padre, cosa que no hice por que cuando salí él ya no estaba se había marchado sin despedirse de mi, me dolio mucho por que el siempre decia que yo era su mas grande orgullo, y sin embargo se fue sin darme un abrazo, sabiendo que no vería en casi un mes, o quien sabe si jamas me volveria a ver...

Me sentí tan triste pero no llore, regrese al cuarto pensando en por que papa se fue sin despedirse de mí, abrí la puerta muy despacio porque sabía que Steven estaba apunto de dormirse cuando sali, pero al entrar algo inesperado sucedió...

...

continuará...


16 de Agosto de 2019 a las 21:07 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

Vanessa B. Ch Me llamo Maite Vanessa, naci el 29 de febrero del 2000 en La Loma-Cesar tengo 19 años... Siempre he tenido una gran pasión por la escritura y lectura, al igual que la música, escribía de todo poemas, narraciones, ensayos, etc... Ya es hora de hacerlo publico, por que aquel que no arriesga no gana

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~