Ece un destino comprado Seguir historia

E
Ece Miacova


-¿Qué hago aquí? Por favor quítame esta venda de los ojos --digo al borde del llanto. Mis manos y pies están atados de forma fija a lo que parece ser el barandal de una cama, hace frío lo que indica que traigo poca ropa y ni siquiera sé la razon de por qué estoy aquí De pronto, el sonido de una puerta se hace presente... --Tranquila cielo, no quisiste a las buenas...pues entonces tendrá que ser a las malas --siento su cuerpo cerca de mis pies y sus manos calientes sobre la piel fría de mi muslo --¿Christopher? pero que... --ahogo mis palabras en una profunda respiración cuando empieza a rozar su mano por encima de la tela de mis bragas --Shuu, solo déjate llevar By: its Ece


Erótico Sólo para mayores de 18.

#romance #amor #venganza #drogas #odio #mafia #sexo #secuestro #armas #millonario #abuso #dinero #robo #negocios #christopherbvelezm #atraco #ece #itsecem
1
602 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

Decisiones

Se acerca la tormenta, ya que estoy desde mi oficina en la empresa viendo como las nubes grises se agrupan para formar probablemente una tormenta eléctrica. No me imagino como las personas pueden aun pasear por las aceras del parque Municipal que esta frente al edificio cuando esta por aproximarse un aguacero.

Dejo mi laptop encendida y me levanto un momento, tanto trabajo me estresa. Camino fuera de mi espacio y voy a la planta seis a beber un poco de agua, este edificio si mal no recuerdo tiene entre veinticinco a treinta y siete pisos como mínimo.

Respiro un poco y doy un respingo cuando escucho caer un rayo cerca de la zona, asustada riego el vaso de agua que traía en la mano.


--¿otra vez asustada cariño?

--No para nada. Solo detesto el sonido agobiante de los truenos, el sonido de las aves huyendo y el color opaco que tiñe el cielo cada vez que quiere llover, siempre he pensado que todo esto es tan deprimente

--¿acaso no es así la lluvia? Digo, ni modo de que el cielo se ponga rojo y las nubes verdes y que de ellas caigan dulces o arco iris, así es la naturaleza y ya va siendo hora de que te acostumbres...ademas la lluvia refresca

--y te da sueño, no le veo nada interesante a eso...

--debes alejarte un poco de las computadoras y el papeleo, pronto serás una aburrida internauta obsesionada con su trabajo, como tu padre...


Suspiro y asiento para mis adentros. En eso tiene razón, ya ni salgo por estar al pendiente a su empresa.

--Hablando de él, de casualidad esta vez ¿no me mando a llamar?

--sobre eso...


No pudo terminar porque una voz gruesa y firme hizo un llamado justo detrás de nosotros, incluso todos los que trabajan en ese piso se asustaron. Aún no se acostumbran a los cambios de humor de mi padre.


--¡Ece! Ven inmediatamente a mi oficina, necesito hablar contigo, es urgente. ¡Pero ya!


Miro apenada a Shawn, mi compañero de trabajo, lo conocí cuando esta empresa no era nada frente a la industria hotelera mas sofisticada del mundo. Es un amigo muy honesto y perseverante, jamás conocí a una persona tan determinada y correcta como él.


--descuida, tu ve...creo que le es importante hablar contigo, ¿nos vemos en el almuerzo? --solo asiento con una sonrisa, él deja un casto beso sobre mi frente y me apresuro a entrar en la oficina de mi padre.

Toco cuatro veces la puerta y espero impaciente detrás de su amplia puerta de madera oscura. Siempre, cada vez que manda a llamar me pone impaciente por saber que es lo que quiere.


--Pase --abro la puerta y en su interior, está él sentado en la silla de su escritorio pero lo más raro es que a su lado está una joven de cabello castaño y ojos mieles, al rededor de los veinte a veinticinco años de edad con una sonrisa estática.


--Perdón, ¿interrumpo algo? --digo un tanto apenada

--No, para nada, ven --me acerco --toma asiento

--Me mando a llamar, ¿necesita algo? --cruzo mis manos y me siento recta frente a ambos, todo el tiempo se supone que me debo ver correcta.

--Si, mira --señala a la joven muchacha que hace un rato paso desapercibida mientras hablábamos --ella es Christina Anne Vélez, dueña de una de las mejores franquicias en cuanto a cosméticos y linea de cuidado personal Vélez y Vélez Cosmetics

--Un placer Christina

--El placer es mio Ece, tu padre me ha hablado mucho de ti y tu excelente trabajo en esta empresa


Extiendo mi mano y ella me la acepta de forma cálida con una sonrisa, luego pongo mi vista en mi padre y la escucho atenta a lo que hace.


--Como sabrás y has leído en algunos artículos importantes, ella tiene mucho capital por lo que vino aquí para formar parte de un nuevo proyecto

--¿nuevo proyecto? No sabia que ahora nos dedicábamos al cuidado de la piel y los cosméticos

--No, pero realmente con quien harán trato no es conmigo --se anticipa ella captando mi atención --, sino con mi hermano

--¿Tu hermano? ¿Lo conocemos? --miro a mi padre curiosa

--Tu padre seguramente si, pero probablemente tu no, es uno de los principales socios a nivel internacional y pues a diferencia de mi él si se dedica a esto de la administración hotelera y demás, yo solo estoy aquí para hacer una evaluación anticipada con el señor Mendel, mi hermano tuvo que hacer algo pero pues me ofrecí en hacerle este favor de observar con detalle tu empresa

--claro ¿y se puede saber de qué se trata ese proyecto del que hablan? --mi padre me mira atento y observa cada movimiento y pregunta que le hago a la chica

--Pues, haciendo un balance general y demás su empresa esta presentando un cincuenta y siete por ciento menos de ganancias en el último mes y si siguen así creo que caerán en la quiebra, mi hermano ahora pues acepto la oferta de tu padre y... --la interrumpo tarareada

--¿De qué oferta está hablando la señorita Christina, padre? --pongo un mechón de cabello detrás de mi oreja y frunzo el ceño

--Cariño, era totalmente necesario hacer... --lo sigo interrumpiendo molesta

--Habla ya padre, ¿de que oferta habla ella? --la chica lo mira nerviosa y mi padre suspira frustrado

--De venderle el ochenta por ciento de la acciones a el señor Vélez, de ese modo él sería el socio mayoritario y...

--me dejaría a un lado de todo. Ok, ya entendí, decidiste tomar una decisión tan importante sin mi y prácticamente regalar toda la plata a un sujeto que probablemente no le importe la solvencia de esta empresa que a ti y a mi nos ha costado tanto construir --la chica apenada se disculpa con mi padre y después conmigo y sale de la oficina un momento.

--Ece no es eso, deja ese comportamiento tan inmaduro a un lado y recapacita. Esta es la ayuda que estábamos esperando, la empresa caería en cualquier momento y lo necesitábamos a él y a su dinero

--¡y cuando pensabas decirme que la empresa está mal? ¡¿por qué siempre me excluyes de todo esto y solo me tomas en cuenta para tratarme como una más de tus empleadas?! ¡Hasta cuando papá!

--No me alzes la voz. Por Dios Ece abre los ojos y deja tu malcriadez e insolencia, si no te dije fue porque aún no tienes esa viveza, esa tenacidad que yo tengo, no eres capaz pero ni de servir bien un vaso de agua, ¿cómo esperabas que te tuviera en cuenta para esto si al final reaccionarías de la misma manera?

--Siempre me he preguntado el por qué de tu comportamiento hacia mi, el por qué he sido capaz de aguantar tus humillaciones. No sé que es lo que he hecho para merecerme tu desprecio y desconfianza. Jamás fui ese varón que esperabas pero al menos hice el intento de ganarme tu aprecio solo por las migajas que me ofrecías, a mi hermana la tratas de forma distinta, es tu favorita y lo sabes --se echa a reír negando con la cabeza --y no te atrevas a decir lo contrario porque sabes que es cierto, si somos hijas de la misma mujer a la que amaste ¿por qué entonces eres así conmigo?

--Eso a ti no te incumbe, solo debías mantenerte metida en esa oficina y no meter tus narices en donde no te han llamado ¿tan difícil es eso?

--Ya no soy una niña, yo ya no tengo por qué seguir soportando todo esto, y ¿sabes? Si ese tipo, el tal Vélez puede ayudarte bien, pero no me busques cuando las cosas no funcionen y no sepas que hacer porque en lo que en mi respecta, ya yo no tengo nada que hacer aquí. Permiso y que tengas una buena tarde --salgo molesta de la oficina y afuera esta Christina hablando por teléfono, en cuanto me ve cuelga y se acerca deprisa antes de que entre en el ascensor.

--Ece, Ece discúlpame, no debí mencionar lo de la oferta, yo creí que ya habían consensuado eso y no habría problema, si quieres me puedo marchar y olvidamos esto

--Tranquila Christina, tarde o temprano me enteraría, solo te pido que seas precavida con el y ambos tengan cuidado con lo que hacen, mi padre es un arma de doble filo, ya me voy que tengas una buena tarde --le doy un beso en la mejilla y ella aun queda apenada, después de tomar el ascensor ella entra de nuevo a la oficina.


11 de Agosto de 2019 a las 23:15 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Todos los sábados.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~