brainstorming Marta Albalà

Aria es una estudiante de periodismo de la universidad autónoma de Madrid. Su vida cambiará por completo ese año. Sin embargo, dos chicos aparecen en su vida. Liam posee un alma oscura que nadie puede ver desde el exterior. Y el mayor desafío de Alex, es luchar contra el deseo de la joven estudiante, lo cual no estará dispuesto a dejarla marchar, suponiendo un riesgo para la vida de las personas que le rodean.


Romance Suspenso romántico Sólo para mayores de 18.
9
4.8mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

CAPÍTULO 1

Ella era feliz. Ella es Aria. Aria, es una chica irlandesa de 18 años con un pasado bastante doloroso del que prefiere no comentarlo a la gente y así fingir que no tuvo una terrible infancia. Es una chica de pelo castaño claro con ojos color marrón avellana. No es una chica de inteligencia 10, pero se esfuerza todo lo posible para conseguir lo que se propone. Es tímida, pero a la vez con un carácter fuerte cuando la conoces bien. Sabe mucho sobre la vida por su pasado, pero aun así cuando se enamora, se ciega hasta que cae y se da cuenta de lo que ocurre. Vive en Madrid. Vive en una casa no muy grande con su padre “Peter” y sus hermanos mayores “Toby” de 21 años y “Cristie” de 18. Para ella la situación en casa no es muy cómoda, pero lo acepta.

Mientras tanto, ella inocente respecto a lo que iba a suceder durante los próximos seis meses, estaba sentada en un asiento incomodo de un autobús directo a la universidad autónoma de Madrid, donde iba a estudiar lo que más amaba (periodismo) y lo que iba a odiar ese lugar en apenas unos meses…

Mientras escuchaba una canción de spotify “moondust”, iba contenta, pero a la vez feliz, se le acumulaba una incertidumbre que no le dejaba pensar con claridad. Al bajar, sintió un escalofrío que le recorrió todo el cuerpo y fijó la vista al final de la calle, y vió una fila de estudiantes yendo hacia la universidad. Aria tímidamente se acercó al mostrador porque no encontraba la clase, pero había mucha cola de la que no estaba dispuesta esperar porque iba justa de tiempo. Entonces vio a una chica de pelo castaño clarito y ojos azul cielo y la reconoció de la visita a la universidad, así que le preguntó y fueron juntas hacia clase, pero desgraciadamente iban a diferentes clases. Entró en clase y se sentó al lado de una chica llamada “Mariline” justo donde estaría sentada el resto del año. Cuando se acomodó en la silla, estaba escuchando a la profesora Collins, hasta que giró la mirada hacia un chico que le parecía interesante, pero a la vez enternecedor. Estaba allí sentado solo justo una silla detrás suya a la derecha, a un metro aproximadamente, y cuando sus miradas chocaron, apartó la mirada rápidamente confundida. Al salir de la primera clase (ese día solo había una), Aria justo iba a bajar las escaleras para irse, y se paró de freno, se dio la vuelta, vio al chico que había observado en clase y se acercó lentamente a él, cuando ya estaba justo enfrente de él, se inventó que estaba haciendo un grupo de Whatsapp para la clase, y le dio su número.


—Me llamo Alex—dijo.


—Yo Aria—respondió ella sonrojada. —Bueno, tengo que irme que pierdo el autobús, nos vemos. —dijo rápidamente con nerviosismo.

Aria se marchó después de esa conversación medio corriendo de la vergüenza. Al cabo de unos días, después de clase, Aria estaba esperando el bus en la parada con sus amigas que había conocido en clase (Mariline, Alba), cuando de repente le sonó el móvil y vio un mensaje de Alex.


—Me esperas en la parada? —dijo— cogemos el mismo bus, prosiguió.

Aria se inquietó porque no se lo esperaba, no dejaba de mirar hacia todos lados nerviosa. Aria y sus amigas se sentaron al final del bus donde había cuatro asientos, Alex estaba viniendo hacia allí para sentarse al lado de Aria. El bus se puso en marcha y Alex a su lado, la miraba con cierta ternura, avergonzado y sensualmente que resultaba intimidador e incómodo en ciertos momentos.


—¿Coges este bus para ir a norte o a centro? —le preguntó Alex con interés.


—Para ir a norte porque tengo que hacer transbordo para ir a un barrio que está un poco apartado de la ciudad. —respondió Aria cortante, pero a la vez con una sonrisa.


—¡Ouh!, ¿vives en un barrio muy apartado? —Dijo extrañado—Que suerte tienes, seguro que eso está muy tranquilo.


—Sí, lo está. Pero cuando llevas viviendo unos años allí, te acabas aburriendo. —Alex le sonrió con ternura.


—Si yo estuviera allí, no sería tan aburrido. ¿No crees? —respondió indirectamente.


—Seguro que no. —Sonrió Aria también indirectamente.

Alex se bajó en la misma parada que Aria, extrañada por que se bajará allí, se despidió de él. Cuando Aria llegó a casa, estaba en la cocina revisando las redes sociales mientras comía su plato favorito (macarrones con extra de queso), le llegó un mensaje de Alex.


—¿Te apetece quedar?


—uhmmm… No es mala idea. ¿Hoy? —escribió Aria muy nerviosa.


—Si!, te mando mi ubicación y vienes a mi casa y vemos una película si te apetece.


—¡Perfecto, hasta luegj! —le temblaban las manos por los nervios— Digo, hasta luego* hahaha. —rectificó sintiéndose idiota.


Subió al bus después de comer, y no podía creerse lo que estaba sucediendo. «Que estoy haciendo, ¿Qué se supone que voy a hacer o decir? No le conozco a penas…», pensó. Llegó a la parte sud de la ciudad, era un barrio bastante pobre y no paseaba nadie por esas calles, se sentía un poco incómoda, pero lo dejó pasar. Llegó a su bloque de pisos, y picó al 3ro 3ra. Mientras subía por el ascensor le mataban los nervios, le sudaban las manos y se tocaba el pelo preocupada por lo que iba a pasar a continuación. «Oh dios mio… que estoy haciendo, Aria, solo es ir a ver una peli, no tiene por qué suceder nada, solo es un amigo», pensó.

Alex le abrió la puerta antes de que Aria picara al timbre, sorprendida, le sonrió y sin decir nada entró. Alex le miró con una mirada sensual y Aria se extrañó sin saber exactamente que pensar.

—Bueno— dijo Alex suspirando con placidez y mirándola fijamente —este es mi humilde hogar, no es mucho…pero me es suficiente— dijo sonriendo.

—Está muy bien, no es necesario tener un casoplón— dijo Aria bromeando.

—Sí, es cierto.

Alex le indicó a Aria que podía dejar su bolso en su habitación. Aria se extrañó con nerviosismo porque Alex le puso la mano en la espalda cerca de sus caderas, y le indicó que fuera a la habitación que tenían en frente. Había una cama de matrimonio, parecía que fuera la habitación de su hermano.

—¿Tienes cosquillas? — le dijo alex acercándose a ella.

—Sí, y muchas. Pero las odio— dijo Aria mientras se mordía el labio inferior mientras sonreía.

—No has debido darme esa información Aria— Dijo alex sonriendo. Cuando de repente la cogió por la cintura tirándo a Aria a la cama mientras le hacía cosquillas. Aria no podía parar de reír y sentía el peso de su cuerpo encima de ella, hasta que él le aparta el mechón de pelo que tenía en la mejilla, sintií un calor en sus mejillas que se sonrojaron cuando vió que la está mirando fijamente a los ojos. Aria apartó la mirada hacia un lado y él le cogió de su suave barbilla y puso sus labios en dirección a los suyos y se fue acercando poco a poco a sus labios carnosos, hasta que ellos se chocaron suavemente mientras la intensidad del beso fue aumentando, Aria no pudo evitar sentir su entrepierna humedecida cuando sintió sus manos aterciopeladas acariciando sus pechos, al mismo tiempo la otra mano separó suavemente sus muslos, sintiendo así como la mano de Alex se deslizaba entre las bragas bordadas de encaje negro, sus labios fueron bajando hasta la entrepierna y comenzó a besarla , Aria gimió mientras le aprieta el pelo de la nuca a Alex. Después de unos largos minutos de placer y agonía, Aria se puso encima de él y lamió poco a poco su pene, Alex le tiró de los pelos mientras le metió el pene en la boca de Aria, sin piedad.

—Quiero estar dentro de ti— dijo Alex subido de tono mientras sus labios rozaban el cuello de Aria.

— ¿A qué esperas? — le contestó Aria impaciente totalmente sonrojada por el calor de sus caricias.

Alex la levantó de la cama y la puso contra el escritorio que hay enfrente de la cama. Empezó a bajarle con impaciencia las bragas, entre gemidos agarrándole fuertemente las nalgas e introduciendo su pene caliente sintiendo la dura penetración en su entrepierna, mientras le agarraba las caderas con una mano, y la otra rozando los labios de aria mientras gemía sin parar. Sin poder evitarlo, acabó corriéndose dentro de ella sin poder controlar la intensidad que fue aumentando.

Aria, se levanta de la cama después de haber pasado unas horas tumbada pensando inevitablemente en lo que acababa de suceder.

— ¿A dónde vas? — le pregunta Alex extrañado.

—Debo irme, llego tarde a casa y tengo un largo camino. —respondió Aria mientras se pone la ropa interior rápidamente, intimidada por Alex mientras la observaba cómo se vestía

— Por favor, no te vayas aún, es pronto ¿no crees? — dijo Alex con ojos entristecidos para convencer a Aria.

— Ojalá… pero no puedo.

— Puedes quedarte a dormir esta noche, si lo deseas.

— ¿Lo dices enserio?

— Venga, por favor, así no tienes que irte tan tarde a casa.

— De acuerdo, a ver que le digo a mi padre…— dije Aria preocupada.

Aria abrió el móvil un poco preocupada por lo que le dirá a su padre sabiendo cómo es.

— Hola papa, me han invitado a dormir a casa de Mariline— le escribió Aria a su padte mintiendo.

— De acuerdo, pero ya me dirás dónde vive y querré hablar con su madre.

— Vale—miente.

Aria dejó el móvil en la mesita de noche contenta, de repente escuchó que se abre la puerta principal de la puerta de Alex.

— Hola Alex, ya te he pedido tus gafas nuevas que querías, vendrán el lunes— dijo la madre de Alex cortando la conversación cuando se sorprendió al ver a Aria— Hola, soy Spencer, encantada.

— Encantada, soy Aria— dijo sonriéndole amablemente un poco avergonzada por la situación.

— Emmm… mamá se queda a dormir porque ya es muy tarde, ¿vale? — dije Alex tranquilamente.

— De acuerdo, pero que lo sepan tus padres, ¿vale?

— Vale— dijo Aria mientras bajaba la mirada intentando disimular la pizca de dolor que acaba de sentir al escuchar “padres”.

8 de Agosto de 2019 a las 12:24 3 Reporte Insertar Seguir historia
7
Leer el siguiente capítulo CAPÍTULO 2.

Comenta algo

Publica!
Dece Scott Dece Scott
Felicitaciones!!!
January 06, 2020, 16:20
samuel Dugarte samuel Dugarte
Muy buen Capitulo
January 04, 2020, 09:26

~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión