Mi venganza Seguir historia

u15647891421564789142 Lidien Manjarres Cárdenas

Es la historia de una joven, hermosa y exitosa mujer que por casualidad conoce al amor de su vida, y aunque todo marcha bien con el, deben enfrentarse a una dura prueba para poder dar por sentado su felicidad.


Erótico Sólo para mayores de 18. © lidien manjarres
2
804 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

cruce de miradas


Hola, me llamo Valeria, tengo 24 años, soy abogada de un prestigioso bufete y por supuesto soy casada, sin hijos.
Conocí a mi esposo en un día de copas, salí con mis amigas al bar y ahí lo vi, sentado frente a la barra.. ha decir verdad mi esposo es un hombre muy apuesto, de mirada profunda, ojos color café, tez blanca, buen cuerpo y altura perfecta, era un hombre digno de tal admiración a mi vista, elegante y sencillo,vestía de traje que más podía pedir, pase a la mesa reservada para mis amigas y yo, en ese pequeño lapso de tiempo pude notar como su mirada seguía mi andar. Al llegar a la mesa inmediatamente se presenta un mozo del lugar con una bebida, era un exquisito cóctel, una de mis amigas preguntó:

¿para quién era la bebida? y ¿quién era el remitente?
El mozo de manera muy cortés respondió:

- Es para la señorita de vestido azul, de parte del caballero que se encuentra en la barra.

Acepte el cóctel y de manera sutil y sexy dirigí mi mirada hacia el como gesto de agradecimiento...Como no era de faltar mis amigas empezaron a molestar respecto a él, diciendo ¡Ay Valeria si que te la echaste hoy, semejante hombre es ese que te ha invitado!.. yo reía de manera muy tranquila y decía solo es un trago por favor chicas, no se confundan...

Al rato de tanta plática y disfrutes con mis amigas, nuevamente se acerca el mozo esta vez, traía a la mesa una botella de la mejor Champaña que ofrecía el lugar, el mozo nuevamente me miró y dijo:

- Otro obsequio del caballero de la barra, ah por cierto esta nota es para usted.. (extendió su mano y me acerco la nota),

ahora con permiso me retiro..

Esperé que el mozo se fuera y con mucha intriga tanto mía como la de mis amigas leí la nota que decía ¿Aceptarías salir conmigo?. Miré a mis amigas y pedí que me aconsejaran y simplemente dijeron que puedes perder, y yo dije es verdad, miré nuevamente la nota y pude ver que era una tarjeta de presentación... Nicolás Alvarado presidente del grupo Imperial Lux ... Quedé atónita al leer aquella tarjeta de presentación, mis amigas al notar mi asombro tomaron la tarjeta y la revisaron, se veían las caras sin poder creerlo igual que yo, me entregaron la tarjeta y cuando reaccione para mirar hacia el, ya no estaba.. se había ido, llame al mozo que me entrego la tarjeta y le pregunté si aquel hombre había dejado un último recado, el mozo respondió diciendo:

- vaya el señor tenía razón, él me pidió que le entregará esta segunda nota si usted se mostraba interesada en el ofrecimiento.(el mozo saco del bolsillo de la camisa la segunda nota y gentilmente me la entrego con una condición)...

-Léala en privado.

Mis amigas entendieron la situación y dijeron que no me preocupase pero que después de la cita les debía contar... A los 15 minutos decidimos irnos pues nos tocaba madrugar a trabajar, llamamos al mozo para pedir la cuenta pero este dijo que ya todo estaba pagado por parte del caballero, así que entonces nuevamente nos miramos las caras y nos fuimos, al llegar a casa tome mis zapatos y los tire a un lado, pase a la sala y me tumbe en el sofá, puse mi cartera a un lado y suspiré pensando en aquella noche, casi de inmediato recordé la segunda nota que me había entregado el mozo; entonces tome mi cartera la saqué, la leí y en ella decía ¨Cásate conmigo¨... Tienes tres días para pensarlo.. busqué la tarjeta donde estaba la primera nota y llamé al teléfono que estaba en esta, espere unos segundos y respondió el diciendo...

- Sé que eres tú ya te estabas tardando...

Me quedé sin palabras así que preguntó

-¿has leído la segunda nota?

Yo reaccione preguntando ¿qué tan cierto era lo escrito en esa segunda nota?.. el se rió y dijo:

-No soy hombre de bromas, puedes venir a mi oficina mañana si así lo deseas, no me gusta tratar estos temas por teléfono. Dame tú dirección y enviaré que pasen por ti...

Yo un poco nerviosa y asustada le dije que yo podía llegar por mi cuenta, en mi mente pensaba a de estar loco.. el aceptó

2 de Agosto de 2019 a las 23:58 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Acercando me...

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión