ADVENTURE: CONNECTION Seguir historia

R
Raymundo Pepita


Rayd, un veterano y un conocido jugador de Teralian, el MMORPG del momento, comienza a tener extraños pensamientos sobre qué es lo realmente verdadero. ¿Un juego que te conduce a una realidad que deseas? ¿O una simple fantasía que te oculta la realidad? Rayd, junto a sus amigos del gremio Adventure, descubrirán las misteriosas y oscuras cosas que esconda el juego.


Fantasía Épico Todo público.

#romance #fantasía #mmorpg #traición #amistad #juego #anime #virtual
0
2.5mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 0

El monstruo notó como el aventurero se iba acercando. Cuando estuvo al alcance de su rango, la criatura atacó. La enorme garra se movió a gran velocidad para intentar rebanar al aventurero, pero falló, y terminó incrustándose en el suelo provocando que varias piedras saltaran por los alrededores.

-Uf… Casi me das. - Dijo Loreku.- ¡Lo encontré! ¡Oye, Rayd! ¡Acá esta!

Un joven de pelo plateado apareció caminando. Su cara no demostraba mucha emoción. -Así que este es el monstruo que aterrorizaba a los novatos. – comentó poniéndose al lado de su compañero.

-Sep.-Pronunció Loreku con una sonrisa en el rostro.

El terrabájaro, un enorme monstruo insecto de varias extremidades, con la particularidad de que su sangre tiene propiedades dragónicas. Acostumbra a vivir en las montañas, específicamente en cuevas. Con un grito feroz, el terrabájaro se agitó violentamente en frente de los dos amigos.

-Está hecho de tierra y piedras. - Susurró Rayd, observando a la enorme bestia.

-Se necesitan a varias personas para derribarlo… No te preocupes. - Loreku apuntó su báculo en dirección a la criatura. - No te supondrá ningún problema, te cubro.

Rayd desenvainó su espada, el filo de su arma parecía deteriorado, a pesar de eso, igualmente cargó contra el terrabájaro. Las cuatro garras del monstruo trataron de aplastarlo, pero Rayd logró esquivar los ataques. Loreku lanzó un hechizo a la cara del terrabájaro para cegarlo. La bestia, por inercia, comenzó a golpear hacia todos lados. Rayd aprovechó la ventaja para posicionarse en su espalda, apuntó con su brazo izquierdo al suelo y se impulsó con un salto. Luego, hizo que de su mano saliera una pequeña explosión que lo ayudó a elevarse aún más. Empuñando su espada con ambas manos, Rayd cayó encima de la espalda del terrabájaro y comenzó a cortarlo. Nuevamente la bestia se agitó para intentar liberarse de Rayd.

- ¡Ya casi lo tenemos! - Gritó Loreku, mientras lanzaba otro hechizo a las piernas del terrabájaro para hacer que perdiera el equilibrio y cayera.

Rayd, saltó de la espalda del casi derrotado monstruo, no sin antes cortarle una de sus extremidades.

El terrabájaro, chocó con el muro de la montaña haciendo que algunas piedras cayeran encima de él. La criatura quedó atrapada entre las rocas con varias de sus extremidades rotas y con apenas fuerzas para levantarse.

-Ya está acabado. - Dijo Rayd, mientras guardaba su espada. - Ahora podemos dejar que los novatos lo maten.

-No creo que sea una buena idea. – Loreku apuntaba con su dedo al terrabájaro.

La bestia, cubierta de sangre, comenzaba a regenerar sus heridas, mientras un vapor emanaba de su cuerpo.

-La sangre dragónica lo está curando. - Rayd se quedó mirando al terrabájaro.

-Exacto. - Loreku dio un vistazo para atrás y luego dijo. - Acábalo. No hay nadie observando.

-Vale. – Rayd, se puso frente al terrabájaro sin desenvainar su espada. Apuntó con su brazo a la criatura, pero justo cuando iba a actuar Loreku le gritó:

- ¡No te olvides de decir algo genial!

-Imbécil…-Susurró Rayd por el grito de su amigo. Luego, miró nuevamente a la bestia. - Arde. – Pronunció, y de su mano salió expulsado una enorme cantidad de fuego. Un mar de llamas que envolvió a la bestia y terminó convirtiéndolo en cenizas.

Loreku se acercó. - No está mal, puede mejorarse. Ya sabes, decir algo como “Desaparece en mis llamas” o “De tierra a cenizas”.

-Trataré de ir mejorando. - Respondió Rayd, agitando su mano para quitarse el humo.

-La práctica hace al maestro, amigo mío. – Loreku, levantó sus brazos para estirarse.

-Dejémosles el botín a los novatos. A ellos les servirá más.

-Claro, no hay problema. - Loreku dijo con ironía. - Todo el esfuerzo lo hicimos nosotros y no nos quedaremos con el premio mayor.

-Volvamos a avisar. La mina debería volver a abrirse ahora que el terrabájaro está muerto.

-Y debemos reclamar nuestra recompensa.

Los dos aventureros bajaron de la montaña. En la entrada a la subida hacia la mina los esperaban varias personas. Eran otros aventureros de distintas edades, pero con la semejanza que todos eran novatos.

Rayd, les avisó que el terrabájaro ya no molestaría. Los aventureros se alegraron y agradecieron a los veteranos.

-¡Dejamos el botín del terrabájaro en la montaña! ¡El primero que llegue se lo queda! - Gritó Loreku. Los aventureros al escuchar sus palabras comenzaron a subir desesperadamente en busca del botín.

- ¿Era necesario? - Rayd miró con ojos incriminatorios a su amigo.

-Es para que se acostumbren a la vida de aventurero, un poco de emoción no les hará daño.

Rayd suspiró y los dos volvieron a la aldea.

© Sebastian Muñoz

2 de Agosto de 2019 a las 01:16 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capitulo 1

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 30 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión