Cuento corto
3
3.6mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Buenos amigos

Los buenos amigos no te traicionan. Creo que se equivocan. Un día me ofreció mi mejor amigo Juan que me mudara con el ya que el tenia una habitación extra y yo que tenia demasiados problemas con mi familia no soportaba las reglas eran demasiados protectores, necesitaba cambiarme y decidí aceptar su propuesta. Prepare todo para mi estadía ahí, estaba feliz ya que era la primera vez que me cambiara de casa, cuando llego me recibe con un pastel de bienvenida, empezamos platicar a tomar eso estuvo muy divertido.

Durante la fiesta me sentía muy cansado, pregunte donde me iba a quedar me da una llave y me dijo la del final del pasillo, me despedí y me fui a dormir la habitación era muy estrecha con solo una cama vieja y se escuchaba la calle ruidosa, pero no podía quejarme me ya me estaban asiendo un favor así que decidí dormir.

A la mañana mis cosas no estaban me paresia extraño así que decidí ir a preguntarle a Juan, pero la llave ya no abría la puerta empece a gritarle desesperada mente por media hora, creí que no estaba en la casa y me pegue a la puerta para poder oír cuando llegara. Horas mas tardes se escucha la puerta abrirse pero antes de poder gritar escucho "esta en el cuarto, esta sedado" en ese momento escucho un rugido, claramente no era una persona, pero tampoco un animal, escucho sus pasos pesados, no tenia forma de escapar , no podía creerlo me había vendido mi amigo de toda la vida.

La perilla empezó a girarse, entere en pánico y me escondí detrás de la cama, entro era una especie de mutante, me apoye para poder ver pero a la cama se le rompe la pata y el me ve, salta sobre mi pero rápidamente agarro la pata de la cama rota y se la clavo en el pecho salgo rápido del cuarto y cierro la puerta veo a Juan cerca de la entrada sin mas remedio le doy un puñetazo en la cara y salgo de ahí, ya en la calle intente pedir ayuda la calle siempre estaba ocupada , pero ese día estaba desierta. Escuche al moustro acercándose corrí y me fui por un callejón pero el me había alcanzado no podía librarme , empieza a jugar conmigo primero me corta la piernas, empieza a comerlas, mientras se las comía, intente arrastrarme mientras se las comía pero me sorprendí al notar que sus piernas se transformaban en las mías en ese momento me agarro del torso y me comió entero.

Desperté tirado en el callejón intente moverme pensando en un mal sueño, pero no podía al parecer ya no era mi cuerpo no podía crearlo, el moustro fue real y se quedo con mi cuerpo se levanta y se dirige a la calle levanta la mano y escucho como si se quebrara un espejo y veo que la calle se llena como si nada hubiera pasado. Lo único que quedo de mi fue un espíritu vengativo.


Continuara...


2 de Agosto de 2019 a las 22:44 0 Reporte Insertar 3
Continuará…

Conoce al autor

Pedro Eduardo Hola que tal soy Pedro pero me gusta mas Eduardo , tengo 16 años y bueno para empezar se que mis historias mayor mente no tienen un gran sentido pero comencé desde que me uní a inkspired decidí subir lo que imaginara, pero no crean que las hago a lo loco sino que me gusta como meterme en mi imaginación y detallarla lo mejor que puedo para que todos la vean. Se muy bien que no se escribir muy bien o expresarme pero estoy trabajando en ello.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~