The Last Days: Segunda Temporada Seguir historia

E
Erika Bravo


En un mundo plagado de zombis, un hombre tendrá que aprender que no puede evitar que la gente sufra, por más que lo desee, no puede controlar nada. Aun después de sobrevivir la muerte sigue presente en un mundo que no tiene más leyes. Un nuevo horror se expande sin que nada que pueda detenerlo. ¿Podrá este Hombre adaptarse al mundo?, ¿o sera parte de la fila de los muertos?


Post-apocalíptico Sólo para mayores de 18.

#blood #yaoi #zombies
2
1.5k VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo uno: Mascara

Andrés despertó con la luz del día era otro día estaba en ese coliseo con su compañeros en las camas que les habían preparado, Andrés entendía cada vez menos la razón del porque Max los había traído por la forma en que lo hizo podía matarlos sin esfuerzo pero no lo hizo pero ¿Por qué? No tenía nada para probar que Max fuera un mal tipo aparentaba ser amable, gentil y su gente parecía estar demasiado agradecida con él, pero había algo que no cuadraba ahí porque Max se ausentaba tanto de su grupo que era lo que quería en verdad Andrés decidió vigilar en secreto sin decirle a nadie ya que si lo atrapaban el sería el único involucrado en ello y los demás podía escapar mientras el enfrentaba las consecuencias de sus actos eso si algo malo pasaba si no todos se marcharían de ahí como Max había jurado Andrés vio por la pequeña ventana del coliseo como Max se acercaba lentamente con su escopeta en mano y la chica pelirroja detrás de él Andrés se quitó de la ventana y fingió seguir durmiendo tranquilamente

Max entro al coliseo y dijo.

-Buenos días ayer estuvieron bien mis hombres me dijeron su progreso fue una idea súper genial ni a mí se me hubiera ocurrido.

Andrés abrió los ojos y se levantó mirando a Max ese tipo era más alto que él y tenía el cuerpo más robusto la chica pelirroja se asomó por su hombro mostrando su rostro ligeramente sonriendo hacía él

-Número uno los llevará a comer luego podrán seguir construyendo su barricada yo debo arreglar otros asuntos los dejo en la manos más jodidamente capaces que conozco suerte.

Max se fue de nuevo dejándolos con la chica pelirroja apodada número uno pero porque la chica se hacía llamar así

Andrés miro la marca en su cuello parecía un tatuaje que sobresalía de su blanca piel como exhibiéndolo ante todos.

/Bueno ¿vienen o qué?

Dijo la chica pelirroja

Andrés la siguió de lejos seguido de los demás hombre pendiente de cualquier cosa que pudiera ser significante pero no había nada de nada y eso era frustrante

Andrés y los demás fueron dejados en el comedor mientras número uno o la pelirroja los veía Andrés comió rápido y fueron llevados al camino acompañados por número uno y otros más

Andrés sabía lo que tenía que hacer y por ahora vigilar era lo más racional Andrés se acercó al bosque y busco las ramas que habían dejado escondidas entre la hierba sabía que les quitarían esas armas también así que no quiso arriesgarse Andrés camino tranquilamente mientras lo gemidos de los zombis se escuchaban en el aire Andrés decidió trepar al árbol para ver al grupo de zombis y a lo lejos vio u inmenso grupo de zombis acercándose ahí Andrés se bajó del árbol de un salto y se encamino a la carretera lo más pronto que pudo seguido de sus compañeros, Los hombres de Max les dijeron.

Vuelvan ahí el trabajo no se ha terminado.

Andrés entonces respondió.

Venimos advertirles una horda viene para acá es inmensa.

Los tipos rieron ruidosamente restándole importancia a Andrés luego uno de ellos dijo.

Nosotros tenemos ordenes de nuestro señor nadie se mueve de aquí hasta que él diga lo contrario si no hacen lo que tiene que hacer no puedo asegurar su supervivencia, nosotros mataremos a esos infelices para eso vinimos aquí ahora metan su jodido trasero allá adentro antes de que cambie de opinión y los obligue a hacerlo.

Andrés los miro un momento y dio la vuelta y se fue sabía que esos tipos no se moverían a menos que Max se los pidiera.

Andrés sabía que la horda llegaría en cualquier instante con la armas de fuego solo atraerían más de ellos pero no parecía importarles los daños colaterales que eso podía ocasionar Andrés pensó en una forma de ayudar a eso imbéciles a recapacitar y se preparó para lo que viniera el grupo de zombis se aproximó a ellos pero los disparos en la carretera hicieron que el grupo se dividiera en dos partes la mayor parte se fue hacia la carretera y un grupo se quedó en el bosque, Andrés se preparó para atacar a los zombis tomo uno se aproximó a él rápido Andrés lo sostuvo de los hombros oponiendo resistencia pero el zombi era más fuerte que el Andrés le dio una serie de patadas en las piernas al zombi intentando quebrar algún hueso pero resulto imposible Andrés empujo con todas sus fuerzas al zombi pero volvió a atacarlo uso toda su fuerza y vio un árbol cerca suyo Andrés agarro fuertemente al zombi y empujándolo lo más fuerte que pudo se alejó del zombi, el zombi volvió a atacarlo Andrés tomo el cabello grasiento y maloliente del zombi y sujetándolo con todas sus fuerzas estrello la cabeza del zombi una y otra vez hasta que el zombi dejo de moverse la sangre salpico del cráneo del zombi y mancho la ropa de Andrés la sangre tenía un olor fétido y era de color negro la sangre quedo salpicada también en el árbol y restos de piel y sesos de color amarillento quedaron entre el tronco de el árbol, Kleiver peleaba con otro zombi este era feroz Andrés iba ayudarlo pero otro zombi se le acercó por detrás de él, el zombi lo ataco por la espalda pero Andrés alcanzo a poner su codo en el estómago del zombi impidiendo que le mordiera el cuello mientras Andrés empezaba otro forcejeo con el zombi, Kleiver siguió forcejeando con un zombi corpulento vio a lo lejos una rama en forma de punta y forcejeo con el zombi en esa dirección el zombi seguía intentando morder su cara con sus dientes amarillentos y desgastados de los que salía un olor nauseabundo que llegaba a sus fosas nasales el zombi intento de nuevo morderle la mejilla pero Kleiver era fuerte y alejo al zombi de el con una patada justo en el estómago del zombi el zombi se hizo para atrás y se acercó de nuevo , Kleiver entonces empujo al zombi hasta la rama puntiaguda el zombi se resistió pero Kleiver con fuerza al zombi con fuerza a la rama el zombi fue atravesado por la rama filosa de aquel árbol la sangre se deslizo por el cuerpo del zombi manchando la tierra aquella rama tenía restos de cerebro del zombi al igual que la sangre del mismo otro zombi se acercó a él a lo lejos antes de que lo atacara aquel zombi vio a Andrés, su familia y el tipo nuevo en las mismas circunstancias que él estaría pronto.

En el bosque lejos de ahí Max Dewel salió a cazar acompañado de número seis los dos llevaban horas caminando y número seis dijo.

Señor hemos caminado por horas seguro que hay algo que cazar aquí.

-Claro que si solo necesitas estar alerta.

De acuerdo señor.

Max y número seis siguieron caminado durante otro rato hasta llegar a una colina donde había cientos de zombis atrapados ahí.

Número seis dijo mi señor aquí solo hay zombis, no encontramos nada.

-Eso es lo que crees niño pero lo encontramos.

De verdad señor y que cazamos.

-A ti.

¿Señor?

Max pateo a número seis por la colina.

Número seis rodo cuesta abajo quedando atrapado con los zombis quienes al verlo se acercaron a él número seis busco en su bolsillo su pistola pero no estaba ,intento escapar de los zombis pero ellos lograron atraparlo y empezaron a comérselo arrancándole la piel del cuerpo y devorándolo mientras número seis gritaba los zombis se lo comían, Max se fue tranquilamente de ahí a seguir casando como si nada hubiera pasado y tiempo después volvió a la comunidad donde le preguntaron dónde estaba número seis él respondió.

-No lo sé, ¿qué no ha regresado?, es extraño ya que nos separamos y él venía para acá.

Nadie dijo nada más sabían que nadie sobrevivía solo mucho tiempo allá afuera y era posible que se número seis ya formara parte de la fila de los cadáveres ambulantes.

/Mi señor debemos cerciorarnos de ello.

-Eres sorprendente número uno pero tú y yo sabemos que es improbable que haya resistido el solo pero iremos a buscarlo si insistes en hacerlo.

/Insisto señor.

-Vayamos entonces.

Max fue a buscar a número seis en todos lados hasta encontrarlo en la colina convertido en un zombi

/Mi señor.

-Es una verdadera pena número uno pero yo y tu sabemos el protocolo ya no es uno de nosotros se ha ido y debemos ofrecerle paz sé que es duro pero alguien tiene que hacerlo.

/Yo lo haré señor.

-Segura número uno.

/Si mi señor.

-Te dejaremos para que lo hagas.

Número uno apunto a la cabeza de él que un día fue número seis mientras Max solo miraba finalmente un disparo justo en la cabeza acabo con él Max se acercó lentamente a número uno le dijo.

-Espero que hayas recordado tu lugar.

/Nunca más voy a olvidarlo.

Max regreso a la comunidad junto a número uno ocultando lo que en verdad había pasado.

28 de Julio de 2019 a las 19:14 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Capitulo dos: Verdades a medias

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión