Sorata Seguir historia

elliot Elliot Ainsworth

Esta es una pequeña historia, de un pequeño gato que fue abandonado sin compasión


Cuento No para niños menores de 13. © Reservados
Cuento corto
1
409 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Sin un Lugar a Donde ir

En una gran ciudad donde las personas les importa mas el dinero que otra cosa en el mundo, era un día como cualquier otro una pareja recién casada decidió, comprar un pequeño gato.


Lo cuidaron, le dieron amor durante unos pocos meses, luego de eso aquella pareja se habían aburrido de aquel gato que aun era solo un cachorro .


Una noche aquella pareja salio en su auto llevando con ellos a aquel pequeño gato y en medio de la nada a mitad de la noche, lo abandonaron.


Aquel pequeño espero en medio de la noche a que la pareja regresara por el, espero día tras día en el mismo lugar donde le dejaron, pero ellos no regresaban, sus ojitos se llenaron de lagrimas un pequeño gato estaba llorando a mitad de la noche, aquella casa donde creció unos cortos meses era el único mundo que conocía. Deambulaba a mitad de la noche, buscando su hogar, el hambre comenzó a atacarlo camino y camino hasta llegar a una ciudad, buscando algo que comer en medio de las multitudes lo único que encontraba era el desprecio de los seres humanos y el se preguntaba que hizo para que los humanos lo odiaran de esa manera.


Con su ultimo aliento llego a una pequeña casa.

Ahí habitaba una pequeña familia, justo cuando sus ojos estaban por cerrarse alguien lo tomo en sus brazos.


Le dio agua de beber, le ofreció comida al volver en si, se dio cuenta que aquel que le había tendido su mano se trataba de un pequeño niño, el pequeño gato se encontraba asustado ya que los humanos que el había conocido eran personas crueles.


Aun así el decidió quedarse en aquella casa, porque en los ojos de aquel niño, el pudo ver bondad, auque parecía que en aquel hogar no les faltaba nada, sus rostros no eran del todo felices. Ya que aquel niño a su corta se encontraba sin poder mover sus pequeñas piernas, sus padres visitaron a muchos médicos pero todos los análisis realizados mostraban que no había ningún problema que le impidiese caminar, su madre lloraba y su padre no sabia que mas hacer por su hijo.


Lo que aquel niño tenia, era miedo aquel pequeño gato se percató de ello, porque aquel niño era igual que el, cuando fue abandonado, el recordó los días que permaneció mirando hacia el horizonte esperando que volvieran por el, así que el pensó en ayudar a aquel niño que le tendió la mano, el hizo muchas cosas hasta lograr ganarse el cariño de aquel niño.


Quizá fue el cariño que aquel pequeño gato le otorgaba, pero aquel niño se armo de valor, sus padres no podían creer lo que veían sus ojos, ya que su hijo había comenzado a dar sus primeros pasos, el niño camino hasta donde se encontraba su pequeño amigo y le dio las gracias.


Aquel pequeño gato había encontrado el lugar al que pertenecía, el al fin había encontrado una familia de verdad, esta vez el tenia un verdadero hogar.


Ya no era un gatito sin un lugar a donde ir, tampoco era tomado como algo que presumir y que es desechado una vez que se cansan de el.


Por primera vez, el tenia un nombre el cual era, Sorata. Su amor por aquella familia y el amor que aquella familia le tenían era incondicional.


Sorata nunca mas volvió a sentirse solo, aquellos días grises en los que esperaba mirando hacia el horizonte se convirtieron en recuerdos.



23 de Julio de 2019 a las 03:16 1 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Elliot Ainsworth Un Simple pensamiento puede convertirse en una Gran Historia, eso es lo que creo. Soy Elliot me gusta escribir sobre mundos fantásticos. Quiero escribir una historia donde la persona que lo este leyendo, sienta que es el protagonista Me gustan Los Gatos, Los Perros, El Anime y Manga.

Comenta algo

Publica!
Elliot Ainsworth Elliot Ainsworth
Hola espero que esta pequeña historia sea de su agrado, disculpen los errores de ortografía en ella, gracias por leer seguiré esforzandome mas en escribir mejor
~