Big Fish Seguir historia

narabrrrrr NaRa

No es de extrañar que hayan cuentos y leyendas alrededor de un bosque tenebroso,¿no?


Cuento No para niños menores de 13.

#cuento #relato #oscuridad #psicologico #bosque #tenebroso #Big-Fish
Cuento corto
0
524 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Big Fish

No es de extrañar que hayan cuentos y leyendas alrededor de un bosque centenario, que a primera vista parezca el típico bosque de fantasmas.

Habían muchas historias alrededor de este, pero el único que me marco fue la leyenda de "Big Fish"

Esta historia me la contó mi madre cuando mi padre murió en aquel bosque. Se decía que Big Fish vagaba entre aquellos arboles esperando a que un humano lo ayudara ha salir de aquel mar de color verde. Pero, si un humano llegaba ha ver a Big Fish, y este no era digno de ayudarlo.

Big Fish, se llevaba su alma para alimentarse y seguir nadando por aquel extraño y tenebroso océano de arboles, que al fin y al cabo, era ya su hogar.

Cuando yo era pequeño me creí aquella historia y me repetía a mi mismo, una y otra vez, que mi padre murió por intentar ayudar Big Fish a irse de aquellas aguas.

Años después quise ayudar a Big Fish. Me creía preparado para hacerlo. Ya que si fallaba no dejaba a nadie atrás que llorase por mi alma devorada. Así que un día cogí el valor suficiente y me adentre en aquel bosque tenebroso.

Cuanto más me adentraba menos luz solar entraba y más me costaba seguir avanzando, ya que la vegetación era casi impenetrable. No llegue a contar los minutos que estuve buscándolo, pero aquella búsqueda fue la más lenta de toda mi corta vida.

Ya iba ha dejarlo a estar cuando, de repente, por el rabillo del ojo, note una gran sombra que sorteaba los arboles e iba directo a mi. Al girarme vi el cuerpo escamoso de aquel gran monstruo. Sus escamas eran de un color tan negro, como la noche más oscura y en sus ojos fulguraban de dos esferas de un fuego blanco, que iluminaban el espacio donde estaba.

"¿Cómo un chico tan joven a llegado ha encontrarme?" se oyó que decía una voz áspera y grave que retumbo por todos los recovecos de aquel gigantesco bosque.

"Quiero ayudarte a salir de este bosque" replique mientras me deshacía deprisa del peso muerto, que era mi mochila, ya que de repente se hizo notorio. Big Fish se quedo observando con una de aquellas bolas incandescentes.

"¿Estás seguro joven?"pregunto mientras se movía hacía atrás, como si intentara de huir por si le daba la negativa a su pregunta. Al ver como se acordaba asentí con toda la energía que me quedaba después de la caminata, ya que mi voz no llego a salir.Él solo se paro en seco de su marcha atrás y recorrió en menos de un segundo la distancia que nos separaba.

De repente mi pecho empezó a arder y un dolor inimaginable me cruzo por todo el cuerpo centrándose donde estaba mi corazón que palpitaba con desenfreno. Después de unos segundos, que parecieron eternos, el dolor desapareció. Mis ojos seguían cerrados, pero los abrí al notar que la luz era más brillante que hacía un instante. Al abrirlos vi una esfera idéntica como los supuestos ojos de Big Fish, que flotaba , ascendiendo, hacía la misma altura donde estaba el pez. Este solo se quedo observándolo y negando, al unisono, con su cabeza y su cola.

"Chico no me vas ha poder ayudar" yo me quede perplejo. Con todo lo que había hecho para llegar hasta allí. Iba ha replicar, pero me quedo paralizado cuando Big Fish abrió su gran boca y de un bocado se comió aquella bola de fuego que ya se estaba empezando a oscurecer.

"Chico, viniste aquí sin saber el que era lo me ayudaría a salir de aquí. Yo lo único que busco es saber lo que es saber la felicidad más pura y verdadera para así ser libre, aunque sea entre estos arboles,pero, tu chico, no sabes lo que es sentir felicidad plena. Solo he visto desdicha,desgracia y soledad en tu pasado" mientras retumbaban aquellas palabras por todos los rincones del bosque. Yo solo me podía centrar en el dolor que nacía desde mi corazón y que cada vez era más insoportable.

En un instante la cara de mi madre, de joven, apareció delante de mis ojos.Veía como movía los labios,pero no entendía lo que intentaba decirme. El dolor,poco a poco, empezó a debilitar mis piernas y caí de rodillas en la tierra húmeda y llena de hojas secas. Cada segundo que pasaba la imagen de mi madre se desvanecía y yo solo intentaba escuchar lo que me decía. Pasaron los minutos y ya casi no se podía ver ni el contorno de su cuerpo, cuando, con una claridad que me asusto, oí por fin lo que me quería decir. Aquellas palabras las oí cuando era pequeño, aquella noche que mi madre decidió contarme la historia de Big Fish. Mi cabeza las suprimió durante toda mi vida hasta ese instante.

"Big Fish es el delirio de todo aquel que quiere desaparecer"


22 de Julio de 2019 a las 21:17 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

NaRa Estudiante de Documentación y Administración Sanitaria. Escritora por amor a las letras.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~