gussie GUSSIE

Kailene vive en el sector 3 de los cafetales en Pangera. Isaac Fersen es el hijo menor del Krouden de Seuropia todo dependerá de una promesa para que estas dos personas crucen sus caminos. Amor, Tradición y Venganza se mesclaran en esta historia con un desenlace inesperado.


Post-apocalíptico Todo público.
4
3.9mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

Año 2053

Era treinta y uno de octubre, una niña de largo y lacio cabello negro, de grandes ojos azules y de piel muy blanca corría alegremente por toda su casa, mientras un señor de cabello lacio y negro y de grandes ojos verdes colocaba la mesa junto a una hermosa señora de cabello castaño y ondulado. La señora estaba muy delgada observaba a la niña con ojos tristes pero a la vez una pequeña sonrisa se dejaba ver en sus finos labios, la alegría se sentía en todas partes. A pesar de que eran muy pocos los recursos con los que contaba aquella familia, eran felices. Un chico de cabello castaño y ojos verdes esmeralda entraba por la puerta de la cocina de aquella humilde morada, iba con una sonrisa que hacía notar una hermosa dentadura, el chico tendría al menos unos doce años y llevaba en sus pequeñas manos un paquete envuelto en un papel muy bonito. Al llegar el chico, todos se sentaron en la mesa y disfrutaron de una agradable cena. Al terminar todos de comer el hombre se levantó y saco de un viejo refrigerador un pequeño pastel, la mujer colocó una vela encima del pequeño pastel mientras iniciaban una hermosa canción de cumpleaños:


´´Es tu día linda niña en el que un año sumaras,

A tu extensa y larga vida llena de felicidad.

No te asustes estas creciendo,

Muchos retos tendrás.

Y como somos tu familia,

Siempre aquí vamos a estar.

Las estrellas en el cielo en coro cantaran,

Y la luna en el cielo también celebrara.

Y es momento linda niña de que la velita,

Deberás apagar.´´


Al terminar aquella hermosa canción la niña cerró los ojos y apago la vela, todos la abrazaron y ella cortó su primer pedazo de pastel que el cual en pequeños trozos alcanzó justamente para aquellas cuatro personas. Luego el señor trajo dos pequeños paquetes y los colocó encima de la mesa y el chico también colocó el pequeño paquete que había traído sobre la mesa. La niña los abrió cada uno a su vez. En los que le trajo el hombre había un vestido que se notaba que había sido ajustado a su medida y en el otro unos zapatos un poco grandes para ella. Abrió el regalo que le dio aquel chico y su sonrisa se ensancho aún más en él se encontraba un lápiz y una pequeña libreta. La chica agarró todas sus cosas y subió a su pequeña habitación en la cual habían dos camas una al lado de la otra.

El chico y el hombre estaban hablando animadamente con la mujer cuando de repente ella se levantó y fue corriendo hacia fuera, la mujer comenzó a vomitar y pequeños coágulos de sangre salían de su boca, sus piernas temblaban y los ojos se tornaron de un color amarillo.

El hombre la sostuvo para que no se cayera y el chico le decía con ojos llorosos que parara que no quería verla así otra vez. La mujer siguió vomitando un buen rato más hasta que dejó de hacerlo. Entraron en la cocina y se sentaron otra vez en la mesa, la mujer tomó un poco de agua y comenzó a decir:

-No quiero que le digan nada de esto a Kai, por favor – su dulce voz sonaba un poco cansada y otras palabras salieron de su boca acompañadas de un largo suspiro- ella es muy pequeña.- Pero una vocecilla que provenía de alguien a sus espaldas preguntó.

-Mami ¿qué es aquello que no quieres que me digan?- La mujer se sobresaltó la niña que hasta hace poco había estado en su habitación los miraba con cierta curiosidad.

-No es nada cielo, anda a jugar con tu hermano a mamá le duele un poco la cabeza, pronto se la pasará, ve a jugar con tu hermano- el hombre dijo esto con un tono de tranquilidad pero se le notaba la preocupación en la cara, la niña protestó por un momento pero luego se resignó a dejar de preguntar.

-Está bien papi- Miró al hombre con cierta ternura y besó a la mujer en la mejilla, miro al chico y le dijo- esta vez me enseñaras a trepar árboles ¿verdad?- el chico dio una respuesta afirmativa y ella mostró una gran sonrisa.

El hombre se quedó viéndolos y antes de salir le dijo- ¿y para tu padre no hay ningún beso?- ella se quedó mirándolo y corrió hacia él y le dio un beso en la mejilla y él le lleno la cara de besos a ella, la niña comenzó a reírse pero un estruendoso ruido proveniente de la puerta principal interrumpió aquel momento familiar.

Todos se sobresaltaron y el hombre fue a abrir la puerta, la mujer agarró a la niña y la abrazo, mientras el chico había ido detrás de su padre. Unos hombres muy altos se encontraban en la entrada principal, estaban vestidos con trajes militares y un hombre con una bata de doctor los acompañaba, era ya muy entrada la noche.

El hombre se aclaró la garganta y saludo a los recién llegados- Buenas noches ¿En qué les puedo ayudar? – Uno de los militares comenzó a sonreír de manera maliciosa y hablo.

-¿Usted es el señor Preston?- El hombre afirmó – Bueno señor Preston hemos venido hacerle una visita de rutina, como comprenderá nuestro estricto sistema de vigilancia siempre está atento a las irregularidades que puedan presentarse; por lo tanto es nuestro deber comentarle que desde hace poco tiempo las GESAS han captado en esta zona alguna que otra irregularidad, esperemos que colabore y nos deje pasar- esto último lo dijo y apartó con un brazo al hombre y al chico e hizo pasar a los demás sujetos que lo acompañaban. El militar se paró en la sala y continuó hablando- Por favor señor Preston tengo entendido que en su casa son cuatro personas pero yo solo veo dos, a usted y me imagino que este es su hijo mayor ¿Dónde se encuentra su esposa y su pequeña hija?

El hombre miro al chico y le dijo con voz temblorosa- hijo, ve por tu madre y tu hermanita- el chico salió corriendo y regresó con ambas, su madre tenía una cara de espanto y la niña veía a su padre fijamente con aspecto tranquilo. El militar volvió a hablar y su potente voz resonó en casi toda la casa.

-En nombre del Krouden de Pangera vengo a examinar algunas irregularidades que se han presentado en esta casa primero debemos hacerle un chequeo a las personas que viven aquí iniciando por los hombres- el hombre con bata de médico, se colocó al lado del señor Preston y comenzó a examinarlo con una pequeño aparato alargado, luego pasó por el chico, luego la niña y por último la mujer. Cuando hubieron terminado el hombre que los había examinado se fue hacia la salida y comenzó hablar con el militar, al terminar volvieron los dos hacia donde estaban los cuatro miembros de la familia- Me temo informarle que tengo que llevarme a dos miembros de su familia señor Preston.

-Pero ¿por qué?- respondió el señor Preston en un tono de voz muy alto.

- La primera- prosiguió el militar- persona es su esposa Norah Vivianne Preston ya que tiene una enfermedad que representa un peligro para nuestra área y el segundo es su hijo Benjamín Alexei Preston Waverly por presentar la edad suficiente y las características requeridas para ser un Baumenker así que no veo ningún problema en reclutarlo. Su esposa será trasladada a Norlen, allí convivirá con personas que tienen su mismo problema- La Sra. Preston comenzó a gritar horrorizada- Aunque debo decirle que para el problema que tiene su esposa hay tres opciones la primera es que usted pague su tratamiento- esto lo dijo de manera maliciosa como si supiera lo que el hombre iba a responder- la segunda es enviarla a Norlen y la última es aplicarle solución P666 que usted sabe en qué consiste- el señor Preston vio horrorizado al militar y exclamó con angustia.

-Yo hago lo que sea así tenga que servirle de criado al Krouden toda mi vida lo haré, no cobraré nada- casi se le salían las lágrimas- Por favor tenga piedad- la niña y el chico observaban todo como si estuviesen petrificados.

-No creo que el Krouden David D’Anger requiera de sus sucios servicios, además ni que te mates trabajando toda la vida podrás reunir Mil Cunzs para pagar el tratamiento de tu esposa, solo te quedan dos alternativas o la envías a Norlen o se muere.

- Yo no me voy a Norlen- chilló la mujer- mátenme de una vez si quieren, pero no me voy.

El militar hizo señas al hombre con bata blanca y este comenzó a sacar unos instrumentos de un maletín, entre estos estaba una jeringa, un frasquito con un líquido ambarino y unos guantes. El militar ordenó que agarraran a la mujer y que sostuvieran a los niños y al hombre.

-Sra. Preston gracias por dejárnoslo fácil- dijo el militar con una sonrisa en los labios- ya no tendremos que viajar en ese sucio tren hacia Norlen- observó al hombre de bata blanca que había preparado la jeringa con el líquido ambarino- Proceda por favor- el hombre de bata blanca se acercó a la Sra. Preston, ella comenzó a gritar mientras su hijos lloraban y su padre forcejeaba para que lo soltaran.

- Cuídate Benjamín, no dejes que nada malo le pase a tu hermana Te amo, Kai mírame mi niña mami te ama sé una buena niña con papi y tu Aldon eres el mejor hombre del mundo y el mejor papá, Te amo- dijo todo esto entre gritos y llanto los niños seguían gritando y el hombre de bata blanca le colocó una inyección a la Sra. Preston en el brazo esta se comenzó a retorcer como si sintiera un dolor muy fuerte, estuvo unos minutos así y luego cayó al suelo.

-No, mami, no- gritaba la niña mientras su madre yacía muerta en el suelo- no, mami, no- y seguía gritando.+

21 de Julio de 2019 a las 17:24 0 Reporte Insertar 4
Leer el siguiente capítulo Capítulo I

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 16 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas

Más historias

Utopilandia Utopilandia
La Nueva Oportunidad: Inició La Nueva Oportunidad...
VIRUS MORTAL VIRUS MORTAL