Diabolus hominem Seguir historia

ghastly342 Javier G

Ángeles y demonios conviviendo en pleno siglo XXI, un chico será testigo del principio del fin.


Acción Todo público.

#341 #332 #accion #328
1
518 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

El origen del problema

“Todos tenemos un increíble poder dentro, lo único que nos impide liberarlo es nuestra fuerza de voluntad"


-Rey Demonio


Suena la alarma del despertador, Zack abre los ojos y es cegado por la luz de la ventana.


-¡Maldición! Me quede dormido otra vez.


Apaga el despertador y mira la hora.


-Mierda ya es tarde…


Zack se sienta en la cama y enciende el televisor para escuchar las noticias mientras se cambia, en el se escucha un informe donde se explica sobre decisión del gobierno para crear una división especial en las fuerzas de seguridad. A Zack no le importan esas cosas asi que apaga el televisor y ya vestido baja al comedor para desayunar.

Cuando baja se encuentra con su madre, que estaba preparando todo como siempre. Ella se ocupaba de la mayoría de los trabajos de la casa ya que su esposo, el padre de Zack, había fallecido en un accidente hace ya cinco años. La madre de Zack, lo ve bajar y le dice con voz desagradable:


-¡Buenos días! Parece que finalmente te comprometiste a dejar tu cama y mover ese trasero a la escuela.


-No me molestes mamá, sabes que tengo exámenes muy importantes esta semana y no me alcanzan los tiempos para estudiar.


-Tal vez si pasaras menos tiempo haciendo tonterías quién sabe dónde luego de la escuela tendrías tiempo suficiente para estudiar.


-Si... Bueno… Tengo que irme ¡te veo luego!


Zack toma las llaves que estaban en la mesa y sale corriendo a la puerta, a lo que su madre responde:


-¡No quiero que andes en cosas raras me oíste! (Se asoma a la puerta) ¡Ni siquiera has desayunado!


Zack sale corriendo con vigor hacía la estación de tren, donde debía tomar uno para llegar a su escuela que para su suerte quedaba en el otro extremo de la ciudad. Después de atravesar un par de calles bastantes transitadas llega a su destino. El tren aún no llegaba asi que Zack sacó su teléfono celular y le envió un mensaje a su compañero de clase: "estoy en camino, por favor guardame un lugar :'( ". En ese momento, aunque el no se percataba, había una chica de cabello negro, largo, de piel blanca, con una estatura medía baja, delgada y con uniforme escolar observandolo fijamente como si lo conociera. Voltio a su lado por casualidad y cruzaron miradas pero en ese instante el tren llegó, y todos se amontonaron para abordarlo. La chica desapareció de su vista y el se subió al tren que estaba desbordado de personas.

Llego a la escuela y se percato de que las puertas estaban cerradas. Intento abrirlas pero no pudo, también intento llamar a alguien para que le abriese las puertas pero nadie parecía oírlo.


-Maldición esto no puede estar pasando. No hoy ¡maldita sea!


No sabía que hacer asi que decidió entrar por otro lado. Conocía una entrada "secreta" que consistía en ir a la parte trasera de la escuela, subirse a un depósito de basura y saltar al otro lado del paredón (claramente no era algo que estaba permitido).

Zack camino, rodeo la escuela y visualizo el depósito de basura y se subió en él. En ese momento escucho una voz femenina detrás suyo:


-¿Qué se supone que esta haciendo jovencito?


Era la profesora Linn de la escuela. Zack asustado y sorprendido respondió:


-Este... No es lo que parece jejeje (risa nerviosa) verá, yo soy estud…


-¡Quiero que baje de ahí y venga conmigo en este instante!


Zack obedeció y la profesora lo llevó dentro de la escuela.

El transcurso de la mañana fue normal. Cuando Zack salió de la escuela no se fue a casa, tomó sus cosas y salió por la parte de atrás, atravesó el parque y se perdió a la vista. Zack era un demonio, una persona extrovertida y creativa, le gustaba experimentar con sus nuevas habilidades pero sabía que era peligroso y que la gente le temía a los demonios. Habían muchos locos religiosos y "cazadores" enviados por el Vaticano para buscar y matar indiscriminadamente a cualquiera que manipulase la magia negra o cualquier arte oscura, ignorando el sexo, la edad o las intenciones de estas personas.

Zack conocía un lugar abandonado donde nadie lo podría molestar. Era una fábrica a las afueras de la ciudad donde solían ensamblar maquinaria o algo parecido, las máquinas averiadas y las grandes habitaciones convertían a la fábrica en el lugar perfecto para practicar y mejorar las habilidades de Zack. El lugar estaba muy sucio y su madre no sabía de todo esto, se sacó el uniforme y lo guardo en su mochila, también tomo su celular y lo dejo en silencio.

El chico animado y ansioso empezó a practicar algunos de los conjuros que había encontrado en internet. Resulta que durante un breve tiempo miles de internautas que poseían poderes comenzaron a compartir sus conocimientos, a pesar del riesgo que podían correr. Las autoridades gubernamentales no estaban contentos con la divulgación de este tipo de información y poco tiempo después sancionaron una ley que prohibía cualquier tipo de investigación relacionada a la magia, siendo ellos los únicos que podían interactuar con estos datos. Zack descubrió que era un tipo peculiar de demonio, en internet se les decía "sombras" por sus increibles capacidades de manipular estas mismas, camuflarse en espacios oscuros e incluso crear extremidades completamente ajenas al cuerpo humano.

Zack recitó unas breves palabras:


-Benedictus es in terra iacentem angelorum desertorum insignius excellebat. Da mihi alis volare, vires pugnare et vincere in manibus.

De repente un pentagrama con inscripciones de una lengua desconocida apareció en frente de su mano derecha, que se encontraba extendida, y una gran llama de color morado se expandió y tomo una forma inquietantemente grande. Zack, impresionado y asustado por lo que estaba pasando, no sabía que hacer y se quedo completamente quieto. De repente la llama (que hasta entonces parecía estable) estalló provocando un incendió en las ruinas de la fábrica. Se escuchó una gran explosión que alertó a gran parte de los vecinos de la zona y, por supuesto, a las autoridades. Zack estaba cubierto de cenizas y el humo no lo dejaba respirar, tomo sus cosas como pudo y salio corriendo del lugar pero cuando estaba por llegar a la salida el techo se vino abajo tapando la entrada e hiriendo a Zack en la cabeza, este perdió el conocimiento…



18 de Julio de 2019 a las 19:50 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo A veces, las apariencias engañan

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión