Cuento corto
0
565 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Una Tarde de Invierno

Esa tarde de fines de invierno Daniela había llegado la estación de Atocha de Madrid pues sabía que los viernes regresaba Cesar a la cuidad después de estar trabajando toda semana de profesor de la Universidad de Vigo.

Pues había decido perdonar a Cesar pues ya no podía seguir viviendo de los recuerdo de su amor. Estaba vestida de blanco pues esa noche seria su novia y después de noche seria su esposa siempre aunque no se casaran nunca.

De pronto llego el tren miro como bajan la gente entre gente lo vio a Él.

Sin que se imaginara lo llamo.

- Cesar Cesar Cesar estoy aquí.

Ella gritaba entre la gente antes que ella gritara su nombre El la había visto y la miraba.

El contesto

- Hola Dani.

Ella grito pues tenía que solo la saludaría se iría

- ¿Podemos hablar Cesar? – ella le decía gritos Cesar sonría - ¿Por favor?

El la miraba sonría.

- Si podemos hablar Dani tranquila.

En vez saludarla con un beso el abrazo. Le dijo

- Siempre estaré para Ti mi amor.

En el rostro de Daniela había lágrimas y también lo abrazo

Ella le dijo.

- Perdóname Yo te amo tanto yo no quiero vivir sin Ti

Sin que ella se diera cuenta El la estaba besando en los labios y ella contesto a ese beso fue largo lleno de amor desmedido, las lágrimas corrían en el rostro de los dos. Poco a poco se separaron.

Ella dijo.

- Tenemos que hablar

.

El la interrumpió

- De nada tenemos que hablar, hoy comenzamos un nuevo capítulo de nuestro amor.

Ella quiso decir algo pero El se lo volvió a impedir.

- Dejemos todo atrás se cuales fueron mis errores. Solo comencemos amarnos como siempre mi amor

Antes que dijera Ella algo

El la volvió besar después la abrazo comenzaron salir de la estación aunque volvió besarla con mismo amor de siempre

12 de Julio de 2019 a las 21:52 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Marcela Goberna Soy escritora trato de expresar en palabras sencillas lo que es vivir y amar de Verdad

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~