A todos los amigos que desee Seguir historia

T
Tyrone Olaya


Conoce el despertar sexual de un adolescente con diferente naturaleza


Erótico Sólo para mayores de 18.
Cuento corto
0
524 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Alex

A veces intento comprender la naturaleza de la que estoy hecho, sin embargo me resulta imposible, a diario llevo mi vida heterosexual sin que nadie sospeche de mis masmás calientes y homosexuales es deseos.

Soy un hombre de ya 26 años alto, fornido, de tez dorada, pecho ancho, abdomen ajustado, brazos definidos, piernas gruesas y nalgas apretadas, y más importante dotado generosamente, ese pene mío es una bendición y la vez una maldición.

Siempre me he visto mayor, mi barba empezó a salir a los 12 años por lo que elegía amigos mayores que tuvieron otros pensamientos y manera de vivir, sus edades oscilaban entre los 15 y 17 años, ellos atravesaban plenamente su despertar sexual y sus conversaciones sobre sus experiencias eran mi droga diaria. Empecé a buscar mis propias experiencias para estar al mismo nivel que mis amigos, empero, algo era diferente, mientras ellos se exitaban hablando de las maneras en las que tomaban a una mujer y la hacían suya de todas las maneras posibles y se agarraban sus genitales recordando y los otros imaginando aquella mujer y sus bondades corporales, para mi, era diferente, yo me imaginaba a mis amigos desnudos, con sus penes erectos delante de mi, mirándome despiadadamente para hacerme todas las cosas que su despiadado ser quisiera, me masturbaba imaginando el tamaño de sus penes, su sabor, la manera en la que me hablarian antes de penetrarme, en que posición me tomarían, tantos pensamientos morbosos recorrian mi mente en pleno inicio de adolescencia.

Un día como habitualmente nos reuniamos en casa de alguno de nosotros para jugar al play, o ver una película, o simplemente conversar, ese día acudimos a nuestra tertulia 4 de los 8 que éramos, últimamente había notado que mis 3 amigos a los llamaré Jandri, Javier y José, tenían otra forma de verme, me llamaban maricon o pelada o algun apodo haciendo referencia a que yo era homosexual o mujer para ellos, esto se debía a que en algunas ocacionesocasiones me habían pillado mirando sus genitales pero nunca decían nada en el grupo reunido y al ser los mayores, aproximándose a los 18 cada uno, supongo que habrían notado que yo era diferente.

Ese día al reunirnos Javier quien era de tez blanca de cuerpo ejercitado, ya que le encantaba estar en el Gym, tenía en el pecho una mata de pelo negro que viajaba hasta su abdomen y sólo su bermuda cortaba su camino dejando una duda sobre su continuación, me encantaba imaginarlo peludo allí abajo. En fin el sugirió ver una película porno a los que estuvimos de acuerdo el resto. Jandry, quién era futbolista y sólo para salir con una mujer se ponía bóxer ya que le encantaba andar por allí con pantaloncillos de entrenamiento y sin boxer ni camisa, decía el que así estaba fresco, al ser jugador tenía unas piernas tremendamente gruesas y peludas, marcando debajo de su ropa un pene delicioso, él era a quien más observaba, ya que su pene se visualizaba mejor, su pecho era poca implantación velluda, sin embargo era ancho y sus axilas tan
pobladas me volvían loco. Sacó por debajo de su cama una película llamada las chicas del internado, todos nos acomodamos y yo quedé entre José y Javier mientras Jandry ponía la pélicula, José, quien era mecánico con sus manos gruesas y su cara llena de una barba y bigote salvaje era de actitud tan masculina, tan varonil en su voz grave, enloquecia a las mujeres y a mi, me puso su gruesa mano en la pierna y me dijo: "Mira bien para que veas como es una mujer y aprendas a complacerla" todos rieron. Obviamente yo era virgen y por eso también era objeto de bromas para ellos, comenzó la película y nuestra atención se centro en el ver cada escena sexual con detalle mientras mis amigos comentaban que posiciones ya habían realizado, yo escuchaba atento todo el material para mi próxima paja extasiado, tanto era el placer que estaba atravesando que ni me fije cuando Javier sacó su pene del pantalón y comenzó masturbarse, no lo podía creer, su pene debía medir al menos unos 17 cm, como me imaginaba era peludo y lleno de venas que se dilataban cada vez más, los otros dos copiaron la acción, estaba en el paraíso, miraba sus penes a cada momento no podiapodía disimular, estaba tan exitado que tenía miedo de venirme ya no me importaba que me vieran, era tanto mi trance que ya no oía nada, simplemente me tocaba mi pene erecto imaginandome toda clase de perverciones, solo fue cuando escuché a Jandry decir algo que me sacó del trance: "quieres mamarme la verga" como hacia referencia a que le hiciera sexo oral, yo me quedé livido, no sabía que hacer, mis amigos se miraron entre sí y rieron hasta que Jandry dijo: "te voy a ayudar"se levanto del sillón donde estaba con su enorme pene de 19cm colgando, agarro mi cabeza y la dirigio suavemente hacia su monumental aparato, yo solo me deje llevar, al estar a milímetros lo olí, macho puro, abrí la boca y tuve ese precum en mi lengua, quien le dio paso hasta llegar a mi uvula, saboree todo el cuerpo cavernoso de miembro en mi boca, estaba al limite, Jandry gemia de placer y decir cuidado con los dientes suspirando, me embestia mas y más adentro, hasta que de golpe los saco y me abofetio con su miembro baboso lo restrego en mi cara y eyaculo potentemente, todo mi rostro quedó cubierto con su hombria, mientras el reía junto a llslos otros, yo corrí al baño avergonzado y exitado, estaba lavando mi cara en el fregadero cuando de repente sentí un bulto en mi trasero sobajiandose, al ver el espejo vi a Javier detrás de mi, me dijo: "yo también soy tu amigo verdad, no me vas a dejar así" tenía una sonrisa sádica dibujada en el rostro y sus ojos llenos de lujuria, yo estaba seguro que al negarme el no me dejaría salir de allí hasta que su miembro venoso dejara de latir, fue así como me agarro de los hombros y me sentó en el toilet y enseguida dirigió su mástil hasta mi boca tan de golpe que tuve arcadas, sin embargo el no me lo sacó de la boca y tuve que acostumbrarme, tanto era el placer que emboque casi todo su miembro hasta que mi nariz tocó su mata de pelos negros, comencé a mordisquear su pene y eso lo hacía gemir más y mas, me decía: "que rico puta", entre suspiros al final me embistió con mas fuerza, supe que iba a eyacular, e intente safarme, pero Javier agarro mi cabeza más fuerte y lo eyaculo todo en mi boca, sin sacarme su miembro me dijo: " te lo tragas todo si quieres que te lo saque" riendo sadicamente, termine tragandome todo ese semen.

AACEse día al reunirnos Javier quien era de tez blanca de cuerpo ejercitado, ya que le encantaba estar en el Gym, tenía en el pecho una mata de pelo negro que viajaba hasta su abdomen y sólo su bermuda cortaba su camino dejando una duda sobre su continuación, me encantaba

Ese día al reunirnos Javier quien era de tez blanca de cuerpo ejercitado, ya que le encantaba estar en el Gym, tenía en el pecho una mata de pelo negro que viajaba hasta su abdomen y sólo su bermuda cortaba su camino dejando una duda sobre su continuación, me encantabapeludo allí abajo. En fin el sugirió ver una película porno a los que estuvimos de acuerdo el resto. Jandry, quién era futbolista y sólo para salir con una mujer se ponía bóxer ya que le encantaba andar por allí con pantaloncillos de entrenamiento y sin boxer ni camisa, decía el que así estaba fresco, al ser jugador tenía unas piernas tremendamente gruesas y peludas, marcando debajo de su ropa un pene delicioso, él era a quien más observaba, ya que su pene se visualizaba mejor, su pecho era poca implantación velluda, sin embargo era ancho y sus axilas tan

peludo allí abajo. En fin el sugirió ver una película porno a los que estuvimos de acuerdo el resto. Jandry, quién era futbolista y sólo para salir con una mujer se ponía bóxer ya que le encantaba andar por allí con pantaloncillos de entrenamiento y sin boxer ni camisa, decía el que así estaba fresco, al ser jugador tenía unas piernas tremendamente gruesas y peludas, marcando debajo de su ropa un pene delicioso, él era a quien más observaba, ya que su pene se visualizaba mejor, su pecho era poca implantación velluda, sin embargo era ancho y sus axilas tan

peludo allí abajo. En fin el sugirió ver una película porno a los que estuvimos de acuerdo el resto. Jandry, quién era futbolista y sólo para salir con una mujer se ponía bóxer ya que le encantaba andar por allí con pantaloncillos de entrenamiento y sin boxer ni camisa, decía el que así estaba fresco, al ser jugador tenía unas piernas tremendamente gruesas y peludas, marcando debajo de su ropa un pene delicioso, él era a quien más observaba, ya que su pene se visualizaba mejor, su pecho era poca implantación velluda, sin embargo era ancho y sus axilas tan

peludo allí abajo. En fin el sugirió ver una película porno a los que estuvimos de acuerdo el resto. Jandry, quién era futbolista y sólo para salir con una mujer se ponía bóxer ya que le encantaba andar por allí con pantaloncillos de entrenamiento y sin boxer ni camisa, decía el que así estaba fresco, al ser jugador tenía unas piernas tremendamente gruesas y peludas, marcando debajo de su ropa un pene delicioso, él era a quien más observaba, ya que su pene se visualizaba mejor, su pecho era poca implantación velluda, sin embargo era ancho y sus axilas tan

peludo allí abajo. En fin el sugirió ver una película porno a los que estuvimos de acuerdo el resto. Jandry, quién era futbolista y sólo para salir con una mujer se ponía bóxer ya que le encantaba andar por allí con pantaloncillos de entrenamiento y sin boxer ni camisa, decía el que así estaba fresco, al ser jugador tenía unas piernas tremendamente gruesas y peludas, marcando debajo de su ropa un pene delicioso, él era a quien más observaba, ya que su pene se visualizaba mejor, su pecho era poca implantación velluda, sin embargo era ancho y sus axilas tan

peludo allí abajo. En fin el sugirió ver una película porno a los que estuvimos de acuerdo el resto. Jandry, quién era futbolista y sólo para salir con una mujer se ponía bóxer ya que le encantaba andar por allí con pantaloncillos de entrenamiento y sin boxer ni camisa, decía el que así estaba fresco, al ser jugador tenía unas piernas tremendamente gruesas y peludas, marcando debajo de su ropa un pene delicioso, él era a quien más observaba, ya que su pene se visualizaba mejor, su pecho era poca implantación velluda, sin embargo era ancho y sus axilas tan

peludo allí abajo. En fin el sugirió ver una película porno a los que estuvimos de acuerdo el resto. Jandry, quién era futbolista y sólo para salir con una mujer se ponía bóxer ya que le encantaba andar por allí con pantaloncillos de entrenamiento y sin boxer ni camisa, decía el que así estaba fresco, al ser jugador tenía unas piernas tremendamente gruesas y peludas, marcando debajo de su ropa un pene delicioso, él era a quien más observaba, ya que su pene se visualizaba mejor, su pecho era poca implantación velluda, sin embargo era ancho y sus axilas tan

peludo allí abajo. En fin el sugirió ver una película porno a los que estuvimos de acuerdo el resto. Jandry, quién era futbolista y sólo para salir con una mujer se ponía bóxer ya que le encantaba andar por allí con pantaloncillos de entrenamiento y sin boxer ni camisa, decía el que así estaba fresco, al ser jugador tenía unas piernas tremendamente gruesas y peludas, marcando debajo de su ropa un pene delicioso, él era a quien más observaba, ya que su pene se visualizaba mejor, su pecho era poca implantación velluda, sin embargo era ancho y sus axilas tan peludo allí abajo. En fin el sugirió ver una película porno a los que estuvimos de acuerdo el resto. Jandry, quién era futbolista y sólo para salir con una mujer se ponía bóxer ya que le encantaba andar por allí con pantaloncillos de entrenamiento y sin boxer ni camisa, decía el que así estaba fresco, al ser jugador tenía unas piernas tremendamente gruesas y peludas, marcando debajo de su ropa un pene delicioso, él era a quien más observaba, ya que su pene se visualizaba mejor, su pecho era poca implantación velluda, sin embargo era ancho y sus axilas tan
pobladas me volvían loco. Sacó por debajo de su cama una película llamada las chicas del internado, todos nos acomodamos y yo quedé entre José y Javier mientras Jandry ponía la pélicula, José, quien era mecánico con sus manos gruesas y su cara llena de una barba y bigote salvaje era de actitud tan masculina, tan varonil en su voz grave, enloquecia a las mujeres y a mi, me puso su gruesa mano en la pierna y me dijo: "Mira bien para que veas como es una mujer y aprendas a complacerla" todos rieron. Obviamente yo era virgen y por eso también era objeto de bromas para ellos, comenzó la película y nuestra atención se centro en el ver cada escena sexual con detalle mientras mis amigos comentaban que posiciones ya habían realizado, yo escuchaba atento todo el material para mi próxima paja extasiado, tanto era el placer que estaba atravesando que ni me fije cuando Javier sacó su pen de pantalón y comenzó masturbarse, no lo podía creer, su pene debía medir al menos unos 17 cm, como me imaginaba era peludo y lleno de venas que se dilataban cada vez más, los otros dos copiaron la acción, estaba en el paraíso, miraba sus penes a cada momento no podiapodía disimular, estaba tan exitado que tenía miedo de venirme ya no me importaba que me vieran, era tanto mi trance que ya no oía nada, simplemente me tocaba mi pene erecto imaginandome toda clase de perverciones, solo fue cuando escuché a Jandry decir algo que me sacosacó del trance: "quieres mamarme la verga" como hacia referencia a que le hiciera sexo oral, yo me quedé livido, no sabiasabía que hacer, mis amigos se miraron entre sí y rieron hasta que Jandry dijo: "te voy a ayudar"se levanto del sillón donde estaba con su enorme pene de 19cm colgando, agarro mi cabeza y la dirigio suavemente hacia su monumental aparato, yo solo me deje llevar, al estar a milímetros lo olí, macho puro, abrí la boca y tuve ese precum en mi lengua, quien le dio paso hasta llegar a mi uvula, saboree todo el cuerpo cavernoso de miembro en mi boca, estaba al limite, Jandry gemia de placer y decir cuidado con los dientes suspirando, me embestia mas y más adentro, hasta que de golpe los saco y me abofetio con su miembro baboso lo restrego en mi cara y eyaculo potentemente, todo mi rostro quedó cubierto con su hombria, mientras el reía junto a los otros, yo corrí al baño avergonzado y exitado, estaba lavando mi cara en el fregadero cuando de repente sentí un bulto en mi trasero sobajiandose, al ver el espejo vi a Javier detrás de mi, me dijo: "yo también soy tu amigo verdad, no me vas a dejar así" tenía una sonrisa sádica dibujada en el rostro y sus ojos llenos de lujuria, yo estaba seguro que al negarme el no me dejaría salir de allí hasta que su miembro venoso dejara de latir, fue así como me agarro de los hombros y me sentó en el toilet y enseguida dirigió su mástil hasta mi boca tan de golpe que tuve arcadas, sin embargo el no me lo sacó de la boca y tuve que acostumbrarme, tanto era el placer que emboque casi todo su miembro hasta que mi nariz tocotocó d

Ese día al reunirnos Javier quien era de tez blanca de cuerpo ejercitado, ya que le encantaba estar en el Gym, tenía en el pecho una mata de pelo negro que viajaba hasta su abdomen y sólo su bermuda cortaba su camino dejando una duda sobre su continuación, me encantaba imaginarlo peludo allí abajo. En fin el sugirió ver una película porno a los que estuvimos de acuerdo el resto. Jandry, quién era futbolista y sólo para salir con una mujer se ponía bóxer ya que le encantaba andar por allí con pantaloncillos de entrenamiento y sin boxer ni camisa, decía el que así estaba fresco, al ser jugador tenía unas piernas tremendamente gruesas y peludas, marcando debajo de su ropa un pene delicioso, él era a quien más observaba, ya que su pene se visualizaba mejor, su pecho era poca implantación velluda, sin embargo era ancho y sus axilas tan
pobladas me volvían loco. Sacó por debajo de su cama una película llamada las chicas del internado, todos nos acomodamos y yo quedé entre José y Javier mientras Jandry ponía la pélicula, José, quien era mecánico con sus manos gruesas y su cara llena de una barba y bigote salvaje era de actitud tan masculina, tan varonil en su voz grave, enloquecia a las mujeres y a mi, me puso su gruesa mano en la pierna y me dijo: "Mira bien para que veas como es una mujer y aprendas a complacerla" todos rieron. Obviamente yo era virgen y por eso también era objeto de bromas para ellos, comenzó la película y nuestra atención se centro en el ver cada escena sexual con detalle mientras mis amigos comentaban que posiciones ya habían realizad



Al final de todo

























11 de Julio de 2019 a las 14:07 0 Reporte Insertar 0
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~