Los Sueños Son Solo Sueños. Seguir historia

karhol-lopez1562630090 Karhol Lopez

¿Nunca les a pasado que tienen un sueño o una pesadilla tan vivida que no puedes despertar? De esto trata este cuento que nos narra como un niño experimenta una pesadilla causada por la parálisis del sueño.


Cuento Todo público.

#terror #sueños
Cuento corto
0
680 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Los Sueños Son Solo Sueños

La noche era fría y más negra de lo normal. Del cielo algunos pedazos de nubes se atravesaban por el umbral de la luna como si de espectros se trataran.

En una habitación donde los posters de superhéroes y planetas y cosas de la NASA gobernaban. Las sábanas de la cama se retorcían como si de algún ritual satánico se tratara.

De las sábanas un niño se levantó sudoroso y agitado. En la frente gotas de sudor bajaban heladas y sin alma. Su respiración era rápida el corazón le latía A mil por hora. en su rostro sus ojos expresaban un terror profundo.

Pasó saliva Y puso su pie descalzo en el piso frío y seco. De inmediato lo levantó por temor a que algo o alguien le sujetara al pie y lo metiera por debajo de la cama.

El niño se quitó la sabana encima sin percatarse que estaban húmedas. Miró hacia puerta la cual estaba entreabierta. Un terror profundo recorrió cuerpo.

Respiró profundo y se tranquilizó. Puso los pies en el suelo iniciando por derecho y se incorporó.

Corrió hacia el interruptor de la luz y la encendió, no había nadie en su habitación. El niño aliviado corrió por el pasillo hasta llegar al baño, pero todo con mucho silencio para no despertar a sus padres. Llegó al baño abrió la puerta y sin meterse tocó la pared hasta encontrar el interruptor de la luz.

El niño orinó, se lavó las manos y salió del baño. Camino y recordó que había dejado la puerta entreabierta. "Mi mamá me regañará si la dejo así" pensó. Miro la puerta y de ahí su mirada se pasó al estrecho espacio abierto y la puerta dejaba. Observó la oscuridad casi hipnótica que había en ese lugar. Observó y observó hasta creer ver que una mano negra larga y huesuda salía de ahí.

Lo encontró y la aprendió. Entró al baño y se miró en el espejo. Vio su mano la cual observa con mucho detalle pero no notó nada diferente.

El niño corrió a su cuarto sin importarle el ruido que hacían sus pies. Llegó a él y se tiró a su cama rápidamente. Agarrar las sábanas y se las echó encima hasta la cabeza. El niño comenzó a temblar. Escucho que el interruptor de la luz se encendía en el pasillo afuera de su cuarto y se tranquilizó. Pensó que era su madre que venía a regañarlo, se escucharon unos pasos que se tuvieron en la puerta.

El niño se quitó las sábanas de la cabeza y me dijo que la luz del pasillo estaba encendida pero no había nadie más ahí. Sentir una respiración fría al lado de él. Volteo y después despertó.

Todo había sido un sueño. Su frente sudaba frías gotas Qué corrían como hielo por su rostro. Las sábanas estaban húmedas. Su cuarto estaba oscuro pero su vista se lograba acoplar a la falta de luz. Sus posters estaban en la pared al igual que las cartas que su novia le había dado. Sacudió la cabeza y recordó que todo había sido producto de su mente. Miró a sus pies que aún estaba tapado por las sábanas y vio que de entre las sombras un sombrero de copa que se levantaba. Seguido de esto unas manos largas negras y huesudas subían por los pies del muchacho.

Se detuvieron. La sombra con el sombrero movió sus manos hacia los lados cómo si saludara al muchacho. Este intento gritar pero no puedo sacudió la cabeza y comenzó a decir en su mente " esto no es real, esto no es real". Sintió un aliento helado alado de él y una voz áspera, débil y grave le susurraba "¿seguro que es un sueño?”

El muchacho despertó. Estaba agitado, con las manos heladas, la piel pálida y su corazón A mil. Sin pensarlo Camino hacia el cuarto de su hermano mayor. Temeroso abrió la puerta y prendió la luz. Su hermano despertó molesto.

El muchacho se acostó a un lado del hermano mayor y en medio de ellos estaban su perrita. El hermano mayor se levantó de la cama y apagó la luz Qué el muchacho había dejado encendida, se percató que también la luz del cuarto del muchacho estaba encendida y fue a apagarla.

-¿Qué haces aquí? Preguntó.

-N..no puedo dormir... ¿puedo dormir contigo?

-¿Qué dices? ¿Por qué no puedes dormir solo? Preguntó el hermano mayor más molesto.

-Esque... es que hay algo en mi cuarto que no me deja dormir... respondió apenado el muchacho.

-Ok te dejare dormir aquí , pero solo por hoy y no te mueva tanto.

- Está bien.

Mientras tanto el muchacho había conciliado el sueño rápidamente y no se percató de que su hermano se había levantado. Dormía y dormía hasta que escuchó a su perrita ladrar y gruñir.

El muchacho abrió los ojos y enfrente de él el señor del sombrero lo miraba con sus cuencas negras y sonrisa mal formada. El señor levantó una mano y la movió de un lado a otro. El muchacho no sabía si lo saludaba o se despedía.

Sintió como una mano fría tomaba su pie y lo empezaba a arrastrar hacia abajo de la cama. La perrita ladraba y gruñía pero no podía hacer nada más. El muchacho intentó gritar, pero no pudo. Forcejeo con las sabanas intentando agarrarse de alguna para no ser arrastrado pero todo era inútil. "Esto es una pesadillas, esto es una pesadilla" pensó.

-"¿seguro que esto es un sueño?" Le dijo el señor del sombrero

El muchacho estaba a punto de sucumbir a las sombras y lo último en ver era al señor del sombrero de copa que le sonreía y movía la mano de un lado a otro...

Despertó. Miró a un lado de él y vio su celular el cual agarro y encendió. La hora que marcaba eran las 04:00 Am. Se pellizco el brazo y sintió dolor. Se levantó y notó que sus sabanas estaban húmedas y que él estaba agitado. Quitó las sabanas y se levantó. Prendió la luz del cuarto y reparó que no había nadie ahí. Miró en todos lados y no había nadie.

Camino hacia el baño entro y encendió la luz reparo que todo estaba bien con su mano y con él. Salió del baño y recordó que había dejado la puerta abierta. La observó y no paso absolutamente nada.

Se acercó y la cerró. Camino a su cuarto y checo por última vez si había alguien. No había nadie. Apagó la luz y se acostó tapándose con las sabanas hasta el pecho. Esperó un poco en la oscuridad mirando a sus pies y reparó que no había nadie, al igual que no sintió que un aliento helado le soplara a un lado. "Todo fue una pesadilla" pensó y se hecho a dormir sin darse cuenta de los moretones que tenía en los pies que tenían forma de garras. Moretones que no los verían al día siguiente porque desaparecerían. A fin y al cabo todo era un sueño ¿verdad? ¿Seguro que todo era un sueño?...

11 de Julio de 2019 a las 01:02 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~