Agradecimiento Seguir historia

D
Dani Constantinescu


No te engañes por la portada maricona, rosa y mal hecha. No es cuento de hadas sobre pendejos gays y sus aventuras. Pero es tan lindo como eso. Una mirada al mundo popular marica.


LGBT+ Sólo para mayores de 18.

#gay #historia #reflexion #realidad #triste #366 #crónica #biografico #crudo
Cuento corto
0
650 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Agradecimiento

Y ahí estaba yo. Tirado en el piso, con mi cabeza sangrando y mis ropas rajadas. Las lágrimas caían en mi mejilla tal como si fueran ríos. Quería morir en ese momento, dejar atrás la pesadilla existencial que nos atrapa. Y ahí estaban ellos, riéndose y bromeando, pateando y escupiendo, mostrando en mí su frustración burguesa. Quizá yo les daba susto en el fondo, era muy reaccionario para ellos, un rebelde más. “Come-guaguas” me decían, “maricón de mierda” escuché también por ahí. Podía escuchar a mis amigas llorar, colas como yo, acorraladas por otros cuicos. “Hasta ahí quedaron, alharacas culias.” Me levanté con una fuerza enorme, una fuerza que no era humana, y le pegué un puñete al primer zorrón que se me cruzó. Los weones que acosaban a mis amigas se dieron vuelta y se tiraron en mi contra, y solo corrí mientras me perseguían.

Corrí hasta ver una puerta conocida, de color terciopelo, con un olor hediondo, como si alguien hubiera muerto ahí. Entré al lugar sin vacilar, y ahí estaba la Doña, una vieja de 70 años, chica y con dentadura perfecta. Me preguntó que hacía acá, si estaba bien. No dije nada, pero ella sabía que algo no estaba bien. Me conocía desde enano, era una amiga cercana de mi abuela. Venía todos los días a la casa, y luego entendí el porqué: No tenía donde ducharse ni donde comer. Yo en esa época pensaba que venía porque eran muy amigas con mi abuela, que era una amistad de esas.

“Ay mijita, quédese acá no más” me dijo segura. “Esos cuicos que se creen la raja hacen cualquier wea para mostrar que son machos y no se qué”. No me impresionaba que ella me tratara como mujer. Hace mucho que no hablaba del tema la verdad. Pero creo que ella se dio cuenta cuando me veía jugar. Cuando tenía 6 años, agarré los maquillajes de mi abuela y me pinté entero. La Doña me encontró, y solo se río. Después caché que le dijo a mi abuela, y me llevó derechito a donde un psiquiatra. Tuve que tomar muchos medicamentos en esa época, y no tenía idea por qué. Me decían que tenía un problema en mi corazón. Nunca les creí la verdad. Ya cuando más grande supe que querían evitar que fuera transgénero, y que les funcionó. Creo.

La Doña era la dueña del lugar, el prostíbulo “Sodoma”. Un lugar de mala muerte diría la mayoría, pero era casi un hogar para mí. Más que un hogar, era un lugar de escape. Entro la Jenny a la habitación donde yo estaba. Una chica colombiana que decidió probar suerte en este país, pero al no permitirle el Estado revalidar su grado, quedó en la calle y la Doña la acogió. “Mi niña, siempre metiéndose en problemas usted.” Respondí con una sonrisa.

Escuché como fuertemente golpeaban la puerta. “Abran la puerta, buscamos al maricón culiao ese.” No me asusté. “Abran conchetumare. Abran que si nos las pitiamos a todas”

Un escalofrío corrió por mi espalda. La Doña y la Jenny me miraron, y sin pensarlo, me pasaron un vestido. Anonadado, tomé la prenda. Era de color rosado flúor, con tiras que te hacían mostrar el poto. “Póntelo, póntelo ahora.” Me lo puse sin pensar, y las chicas me empezaron a maquillar “Para que pases piola”. Cuando terminaron, me miré en el espejo, y no me lo creía. Me veía tan bella, más bella que Afrodita en su nacimiento, más sensual que Jessica Rabbit cuando canta en el bar.

Escuchamos como tiraron la puerta abajo. Entraron a nuestra habitación y preguntaron por mí, dando mi descripción. Estaba pasando piola, pero les dije que era yo. En ese momento no sé porque lo hice, pero lo hice. Me sacaron entre todos de la sala, pero no me forcé. Me subieron a una camioneta y vendaron mi boca, dejándome sin hablar. Ya ni siquiera sentía miedo, solo sentía realización. Estábamos ya por una parcela, me estaba quedando dormida. Me tironearon fuera del auto y me empezaron a golpear. Pero cada patada ya no se sentía mal, cada golpe ya no dolía. En el fondo, me sentía bien. Era una mujer, una mujer de una vez por todas. No sé en que momento se aburrieron de mí, quizá cuando mi cara ya estaba desfigurada o mis brazos ya estaban rotos, pero ahí sacaron la navaja y me apuñalaron. Las puñaladas dolían, pero no tanto. Me apuñalaron por todos lados, pero no les deje apuñalarme la guata, todo menos mi vientre, mi útero, mi feminidad. Morí ahí, apuñalada, golpeada y casi violada. Pero murió el hombre que siempre fui, mataron el cuerpo masculino que tenía, mataron la masculinidad que me oprimía. Mataron al hombre que me oprimió y liberaron mi alma, mi alma de mujer alharaca, mujer afeminada, mujer compasiva y mujer empoderada. Les agradezco completamente.

10 de Julio de 2019 a las 02:23 4 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Tsuyu Emi Tsuyu Emi
LPM, me falló el Inkspired, no le des bola xD
14 de Julio de 2019 a las 02:58
Tsuyu Emi Tsuyu Emi
WOOOOW. Quedé maravillada y conmovida con tu relato (menos mal que tengo amigas chilenas y comprendí todo el regionalismo nwn) A lo sumo podrías editar los diálogos con párrafo aparte y guión largo, porque todo lo demás está excelente, muy buena ortografía. Te felicito. Reflejaste de manera increíble una realidad que duele bastante :´( (Y sí, acepto que vine por la portada floreada, es que cositas así me pueden mucho xD)
14 de Julio de 2019 a las 02:57
Tsuyu Emi Tsuyu Emi
WOOOOW. Quedé maravillada y conmovida con tu relato (menos mal que tengo amigas chilenas y comprendí todo el regionalismo nwn) A lo sumo podrías editar los diálogos con párrafo aparte y guión largo, porque todo lo demás está excelente, muy buena ortografía. Te felicito. Reflejaste de manera increíble una realidad que duele bastante :´( (Y sí, acepto que vine por la portada floreada, es que cositas así me pueden mucho xD)
14 de Julio de 2019 a las 02:57
Tsuyu Emi Tsuyu Emi
WOOOOW. Quedé maravillada y conmovida con tu relato (menos mal que tengo amigas chilenas y comprendí todo el regionalismo nwn) A lo sumo podrías editar los diálogos con párrafo aparte y guión largo, porque todo lo demás está excelente, muy buena ortografía. Te felicito. Reflejaste de manera increíble una realidad que duele bastante :´( (Y sí, acepto que vine por la portada floreada, es que cositas así me pueden mucho xD)
14 de Julio de 2019 a las 02:57
~