Sueños de una Esmeralda.© Seguir historia

velvetdoll Vale Montoya

¿Qué pasaría si de pronto tus sueños extraños toman un giro inesperado? ¿Y lo que pensabas que era tu vida cambia por completo? ///////////////////////////////////////////////// A Kalesni Sanz solo le basto una noche en donde las pesadillas sobre su hermano que falleció hace diez años, toman un giro inquietante y sorprendente. Donde el rostro de su hermano fue reemplazado por el de un chico alto, guapo, de cabello negro, y con ojos bastante peculiares, casi como diamantes. Unos ojos igual de extraños a los de ella, un par de esmeraldas, únicos. Solo ese cambio en sus sueños fue suficiente para que toda su vida se convirtiera en una verdadera interrogativa. ¿Qué hacía el chico de ojos de diamante, de aquel sueño, en su clase esa mañana?... ¿Y por qué la miraba de esa manera, casi, como si supiera todo sobre ella? ¿Aquel chico peculiar la ayudará a descubrir los misterios que la rodean siendo su salvación o tendrá que alejarse lo más posible ya que podría arrastrarla a la oscuridad siendo su peligro?... 👉Portada hecha por: Editorial Arrowy. ------------------------------------------------------------------------------------------------------ HISTORIA ORIGINAL. NO COPYRIGHT ❤Espero disfruten.❤


Fantasía Todo público. © todos los derechos reservados

#gemas #fantasía #drama #misterio #romance
2
2.8mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo.

Me sentía atrapada en una maraña de revoltijos que me arropaba, deje que el miedo se desvaneciera poco a poco, mi pecho convulsionaba por la respiración agitada, me faltaba el aire, sentía el cuerpo pegajoso gracias al sudor que emanaba, necesitaba que mis pulmones dejaran de doler de tanto trabajo que me costaba tomar aire y soltarlo, mis manos se aferraban con fuerza a las sabanas que me cubrían. Si, fue otro estúpido sueño.


Al proyectar la vista que estuvo empañada antes por las lágrimas que no derramé, pude ver que en mi habitación se refleja la oscura y lo vacía que se encontraba, a pesar que las ventanas estaban cerradas sentía un frío helado que recorría mi cuerpo haciéndome temblar. Mi garganta estaba reseca, necesitaba un poco de agua.


Lleve mi cuerpo a desprenderse de las enredadas sabanas las cuales seguían en mis piernas para lentamente posarlas sobre el frío suelo. Con un suspiro empecé a caminar a pasos muy lentos hacia la cocina.

Recorrí el largo pasillo en la penumbra ya que mi dormitorio se encontraba al final, al llegar a las escaleras las cuales sabía de memoria que eran ocho en total, no hizo falta encender luz alguna, el camino me lo sabía, pues así lo transitaba todas las noches.


Al bajar la vista empecé a adaptarme a esa oscuridad, gire a la derecha en donde sabía que estaba la entrada del lugar, mi mano palpo el interruptor, al tocar aquel botón, el espacio se ilumino con una luz muy resplandeciente, pestañee varias veces hasta adaptarme; mis pasos ya memorizados y como robot fueron directo a la nevera, sirviéndome al fin aquel vaso de agua que mi adolorida y seca garganta anhelaba. Lamí mis labios luego de beberme la mitad de aquel líquido, dando un suspiro de alivio al calmar la sed, mi vista se alzó, enfocándose en un pequeño reloj que se encontraba en la esquina de una de las paredes de la cocina. 3:40 am, marcaba aquellas manecillas. Sabía que mis padres estaban totalmente dormidos, y que por más ruido que hiciera no se despertarían, estaban ya tan acostumbrados a que hiciera esto todas las noches al igual que yo, aunque de lo que único que jamás podría acostumbrarme era a los diferentes sueños escalofriantes e inexplicables al quedarme dormida y, sobre todo, aquel sueño inesperado en donde todo había cambiado.

10 de Julio de 2019 a las 01:01 0 Reporte Insertar 3
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión