"LIGADURAS DOMINANTES" Seguir historia

darcken-blade Darcken Blade

Hace cinco años la guerra de la Estirpe Oscura ocasiono la masacre mas grande jamas conocida en el reino de Astherot. Mil años despues la paz que habia vuelto a estas tierras se ve interrumpida por el regreso de estos demonios. Alguien a abierto el portal a la tierra del destierro, Narázal. Y estas criaturas vuelven a la carga. No obstante Astherot lo tendra mas complicado, puesto que algunos reinos de este reino deciden unirse a la estirpe. Y solo un joven elfo y su equipo seran capaces por varios motivos, de derrotar al Lord Brujo, Mesmerok.


Fantasía Épico Todo público.

#epica #elfos #enanos #humanos #criaturas-salvajes #accion #aventura #orcos
1
3.7mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Elowyn

En las profundas tierras de Gazul, donde la tierra es azulada, los árboles tienen las hojas violetas y los bosques son oscuros como las gargantas de los dragones de los cabalgantes a todas horas; vivían los elfos mas poderosos de la historia, los mas ágiles, sangrientos, fieros y astutos; los elfos crepusculares.

Korin, líder supremo de la Gran Ciudadela, la mas grande de los reinos de los elfos acababa de concebir a su único hijo, el futuro rey de la Gran Ciudadela, el que los gobernaría a todos y cada uno de sus habitantes obligándolos a hacer lo que el ordenara quisieran o no; Elowyn.

Con tan solo dos años su padre le empezó a enseñar lo mas básico del combate cuerpo a cuerpo con espadas, lanzas y dagas; y con cuatro Elowyn disparo su primera flecha contra un saco de trigo, el niño se sentía feliz; tenia cariño por todas partes, de su madre, de su padre, los guardias… todos amaban al pequeño príncipe de Gazul.

El día de su quinto cumpleaños Korin realizo una fiesta en su honor, el pequeño corría junto a sus amigos jugando a que eran grandes guerreros y que combatían a los dominantes, — ¡No huyas cobarde, te atravesare con mi espada! — gritaba uno de ellos mientras perseguía a otro niño — ¡Por Gazul!, ¡Y esto por mi padre el rey! — gruño Elowyn; se refería a el brazo de su padre. Korin lo había perdido en una batalla contra una criatura que solo se encontraba en las grandes montañas hace mil años y que poca gente había visto y vivido para contarlo, los Elementales. Tras ese incidente Korin le pidió a un buen amigo suyo del pasado, el emperador de los enanos, que le construyera un brazo de metal, pero no mucho después en la ultima temporada de las cinco lunas dejaron de hablarse porque Korin aseguraba que Harald V el gran emperador de Erodhar, el territorio enano, lo había traicionado rompiendo la alianza que marcaron hace siglos los crepusculares y ellos, pero nadie lo sabe a ciencia cierta.

Después de un buen rato la fiesta paró y la reina de Gazul la mejor de las guerreras elfas, Talisa, apareció de pronto .— Querida civilización de elfos crepusculares y defensores del nuestro reino — dijo la reina desde la gran roca en la que se reunían siempre que había un discurso importante o una celebración — Tengo el honor de felicitar a mi precioso hijo Elowyn por su quinto cumpleaños — continuo mientras los niños al escuchar el nombre del príncipe dejaron de jugar y daban palmaditas en la espalda a su amigo. 

— Por ello mi marido y yo hemos preparado algo especial en lo que todos podéis participar — la gente se miraba ilusionada y después de varios murmullos un elfo de unos veinticuatro años pregunto por encima de los susurros — ¿Exterminar de una vez a la escoria del oeste?, ¿Los elfos de roble? — gritó con ansiedad empuñando su arco negro con firmeza y alzándolo en el cielo mientras otros elfos miraban a su líder con impaciencia por saber si lo que iban a hacer todos juntos era acabar con la raza de elfos a la que ellos denominaban inferiores.

No obstante Talisa rió y contesto a su guerrero negando con la cabeza.

La razón por la que se odiaban tanto esas dos razas es porque eran distintos en todo salvo en su cultura; los elfos del roble eran de altura normal, su piel era clara y algo morena en verano, tenían unos grandes ojos castaños y un pelo no demasiado largo de castaño oscuro y por último su ropa era verde, amarilla y marrón; y su actitud bondadosa y piadosa con cualquier ser o criatura, lo que mas odiaban los crepusculares. Los elfos crepusculares en cambio eran muy altos, nacían con mas fuerza que ninguna otra raza élfica, su piel era pálida porque sus profundos bosques no dejaban entrar demasiada luz, tenían el pelo blanco como la nieve y muy largo, los ojos de estos eran rojos como la sangre y sus vestimentas negras; por último su hostil comportamiento, todos los elfos de Gazul eran simpáticos y cariñosos entre los de su especie; pero si se encontraban con cualquier otro ser fuera lo que fuera, su primer impulso era matarlo, sacarle los ojos arrancarle la cabeza con sus afilados dientes o llamar a los huargos oscuros, sus mascotas guardianes.

— Lo que haremos hoy será un evento de caza masiva en nuestro gran territorio — la reina hizo una pequeña pausa entornando los ojos

— Jajajaja, dudo que el todopoderoso Kalos nos diera las tierras mas grandes del reino a nosotros por casualidad ¿verdad? — dijo con tono de supremacía y heroicidad mirando a todo su pueblo que reía con ella. — Lo que haremos será lo siguiente- siguió -Nos dividiremos en grupos según nuestra categoría, los cazadores, los arqueros, los guerreros y así hasta los herreros del rey, los campesinos ricos y los niños de la alta nobleza; el pueblo llano no esta invitado claramente a nuestro festival — añadió poniendo los ojos en blanco -Bien, las reglas las suponéis todos, el que mas cace de cada grupo conseguirá una recompensa sustanciosa y si veis a cualquier criatura hostil acabad con ella — cuando Talisa fue a dar la salida justo cuando su marido se alzaba también sobre la gran roca una de las madres de los niños se apresuro a decir — ¿Los niños irán solos?- Aun son muy jóvenes para acabar con un Dominante o un cabalgador oscuro. -Relájate Sofia- sonrió Korin ajustándose la corona de metal plateado

— Yo iré con ellos, les protegeré de cualquier ser que los pueda herir, te lo prometo — 

— Gracias mi señor — respondió aliviada Sofia

— Y ahora mis guerreros, ¡A la caza! ¡Que Kalos os acompañe! — .

Tras esto en un grito de emoción y euforia todos salieron corriendo, los niños empezaron a correr empuñando las pequeñas dagas; Korin dio un beso a su esposa, se quito la corona y salto de la roca para correr a acompañar a los niños.

Elowyn escuchaba a lo lejos a miembros de su civilización cazando distintos tipos de seres que habitaban Gazul mientras su grupo buscaban presas por el gran rió cristalino que cruzaba su territorio, todos los niños incluido el habían estado buscando presas y solo algunos habían cazado pequeños conejos o algún que otro pez, al fin y al cabo solo tenían cinco años; entre ellos estaba Lender su mejor amigo, el único que hablaba con el durante horas sobre la naturaleza y la belleza de los bosques, eran inseparables y habían hecho muchas travesuras juntos desde que nacieron porque su madre era la mejor amiga de Talisa -Lender ¿como vas?- pregunto entre susurros Elowyn a unos escasos metros de el — Bien pero no he encontrado mucho mas que dos conejos — dijo con la boca llena de sangre por un conejo al que acababa de atrapar -Voy a investigar por el camino de la arboleda cerca del territorio de los elfos del roble, ya nos veremos- siguió este; en ese momento a Lender se le agrandaron los ojos y escupió un tendón de conejo que estaba masticando. 

— ¡¿Estas loco?! podrían matarte si te ven cerca de sus tierras.

—Tranquilo, se que mi padre me esta vigilando y protegiendo entre la maleza — aseguró.

— De todas formas ten cuidado — asintió Lender.

Elowyn empezó a correr con las dagas echadas hacia atrás por el oscuro bosque con algo de luz morada. Su padre le había enseñado a correr sin tropezarse con las raíces de Gazul a toda velocidad. De pronto escuchó un crujir de ramas que provenía de bosque adentro, el príncipe crepuscular avanzo rápido pero sigilosamente de árbol en árbol para encontrar a su presa; su sed de sangre, su instinto natural y su boca haciéndose agua ante la idea de comerse a esta sin piedad lo acabaron guiando ante lo que había escuchado pero se llevo una gran sorpresa cuando se dio cuenta de que no se trataba de ningún animal o ser que hubiera visto antes y desde la copa de un árbol con sus rojos ojos brillantes en la oscuridad observando extrañado al ser que se acurrucaba en los arbustos cuando rápidamente salio del seto y Elowyn lo vio al completo agrandando sus ojos por la sorpresa. —Un elfo del roble— pensó —En nuestras tierras — no obstante algo le estaba sucediendo en ese momento. Cualquiera de sus amigos, de los adultos y en resumen cualquier otro elfo crepuscular se habría lanzado a el, pero Elowyn no. Pensó en irse, pero justo cuando se iba a dar la vuelta patinó y cayo al suelo muy cerca de el elfo del roble.

El forastero saco una pequeña espada, estaba lleno de heridas y ensangrentado, no parecía encontrarse muy bien, aun así le dijo firme —Atrás, no tengo miedo de usarla—, Elowyn sabia que el elfo tenia mucha mas edad que el, puede que tres años más, pero eso no iba a hacer que un crepuscular, que era la raza superior, se achantara hacia su contrincante tan fácilmente. —Sabes que te ganaría escoria de árbol viejo— le dijo desafiante —Está bien no quiero problemas, no me hagas daño— se apresuró a decir el chico muy nervioso y con temor. Elowyn se sorprendió ante la rápida rendición de el elfo — ¿Qué estas haciendo invadiendo el territorio de Gazul? — pregunto sombrío Elowyn sin bajar la guardia 

— Me perseguía un cabalgante con su dragón y me escondí en un arbusto, no sabia que era vuestro territorio, lo prometo — contestó — Por favor no me mates, te lo suplico — Elowyn dudo unos instantes, un usurpador estaba en sus tierras y ¿Iba a dejar que se fuera así porque si?, su instinto le decía que lo matara, mutilara y desgarrara pero sin embargo algo se lo impedía. 

Miro lentamente alrededor del claro en el que se encontraban y dijo — Juro por Kalos que si vuelvo a verte por aquí... — hizo una pausa que angustio al elfo del roble y de pronto, como una bala atraviesa un saco de maíz, una espada enorme atravesó el cuerpo del elfo partiéndole por la mitad sin ninguna piedad y Elowyn observó aterrorizado al asesino del forastero. 

—Pa...Padre—agonizó el príncipe, que no se acordaba de que su padre lo estaba observando desde los árboles, y su mirada no indicaba alegría para nada.

— Elowyn — dijo Korin con los ojos inyectados en sangre y con la furia corriendo por su cuerpo — ¿Qué hacías hablando con un sangre sucia?, tenias que haberlo matado tu, las órdenes eran muy claras en caso de encontrarse con un enemigo — .El niño casi llorando contesto a su padre — No lo se, no tuve las fuerzas para matarlo, perdóname no volveré ha hacerlo — terminó arrodillándose ante su padre que aun sostenía su enorme espada manchada de sangre en el aire. Entonces Korin envaino su arma y abrazo a su pequeño de 5 años. 

— Eres un chico listo y muy fuerte, se que no ha sido adrede, a sido tu primer encuentro con un enemigo — dijo relajado y con los ojos entornados — Mil gracias padre, no volveré a defrau…. — Korin le paro levantando ligeramente la mano y silbo una melodía muy rápida y aguda cuando segundos después un huargo oscuro enorme apareció detrás de unos árboles que tenían tras ellos. Y mirando a su hijo, quien tenia con los ojo llorosos dijo — Pero las reglas eran muy claras hijo — y chascando los dedos sin apartar la vista de él susurró —

— Siempre serás mi hijo, y siempre te querré. Pero debes cumplir con tu castigo — y tras esto dijo algo más alto y poniéndose en pie — Éres un príncipe Elowyn así que lucha como tal, derrotar a un joven huargo sera tu castigo, confío en que podrás superarlo — tras ésto corrió y desapareció de vista mientras dejaba solos a su hijo y el cruento huargo oscuro que agrietaba ligeramente el suelo por la fuerza con la que pisaba y gruñía dejando escapar entre sus grandes dientes su negra baba que caía por sus comisuras y manchaba parte de su blanco y brillante pelaje gruñendo de rabia a causa de la melodía de Korin, una melodía que fue creada por los elfos renegados y que los huargos de Gazul tenían el impulso de acallar con la muerte. Sus naranjas ojos como llamas de fuego. - Elowyn sacó rápidamente sus dagas y espero a ver la reacción del animal — «Vamos Elowyn piensa, piensa» — pensó el chico. El huargo empezó a correr hacia el con los ojos flamantes y Elowyn logro esquivar un mordisco del animal y pegarle una patada en el lomo para alejarlo, el huargo se levanto algo aturdido y lentamente mientras Elowyn seguía pensando en que hacer aprovechando que había alejado al animal, preparo las dagas y esta vez estuvo preparado para el ataque. El huargo se abalanzó sobre el y lo tiro al suelo haciéndolo chocar contra un árbol clavándole una de sus ramas en el hombro.

Elowyn aguanto el dolor entre dientes y le clavo varias veces la daga en el costado con furia y rabia dejándolo caer muy malherido y gimiendo, sabia que el huargo podía haberle matado si hubiese querido, pero al detectar que era uno de la sangre de sus amos no se habría tomado la batalla en serio y no se esperaba las cuchilladas; es por esto que yacía boca abajo gimiendo de dolor, Elowyn había tenido suerte,pues, a pesar de la fácil derrota de este huargo no solía ser nada sencillo ver un huargo oscuro y vivir para contarlo; había tres animales que podían medirse a estas bestias, los osos plateados de los gigantes de las montañas del norte de Erodhar, las tierras enanas; los guardianes de la madre naturaleza, unos huargos marrones de ojos amarillos que se ocultaban en la naturaleza y atacaban a cualquier ser que hiciera daño a ésta, a la vez que recompensaban a los que la cuidaban,habitaban en Impa; y por ultimo los dragones de los cabalgantes, criaturas emergentes de las profundidades de Astherot, el gran reino donde vivían enanos, elfos, humanos y tribus salvajes, son crueles, destructivos, sádicos y la única civilización a la que respetan es a la mas sanguinaria de todo Astherot, los elfos renegados.

Elowyn se acerco despacio a su contrincante dispuesto a clavarle sus dagas en la cabeza para acabar con el tal y como hacia su especie siempre, como querría su padre, como le gustaría hacer a él mismo para honrar a su raza; pero algo se lo impidió, fue mirar los ojos naranjas rojizos de el animal y sentir que lo que iba a hacer no estaba bien, tiro las dagas y le dijo al oído al maltrecho animal — Voy a por hojas de mandrágora azul para calmarte las heridas amigo — y salio corriendo en su búsqueda; el chico había aprendido algo de medicina porque la madre de Lender le había enseñado algo para curar y calmar distintos tipos de heridas; cojió un par de hojas grandes de mandrágora azul del oscuro bosque y volvió lo más rápido que pudo para envolverselas al huargo al rededor del costado.

Después de un rato el huargo se levanto lentamente y Elowyn se acerco despacio a el extendiendo la mano muy despacio para mostrar a la bestia que no tenia arma alguna y que era el quien le había ayudado, y entonces como si de magia se tratase el huargo puso su hocico en la mano del chico y gruño cariñosamente mientras le hacia cosquillas con la nariz. El príncipe lo miro a los ojos y dijo —Te llamaré...— espero unos segundos para ver como reaccionaba el huargo ante el nombre que había elegido para el —Murlor— miro a su nueva mascota a los ojos sonriendo y el huargo respondió bajando la cabeza de forma respetuosa; - El mas fuerte de los huargos oscuros- dijo Elowyn levantándose y ayudándolo a levantarse agarrándolo del lomo con los ojos grandes y llenos de ilusión y emoción por su gran hazaña, — Vamos, volvamos a casa — .

8 de Julio de 2019 a las 14:25 2 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo La orden de Gámelin

Comenta algo

Publica!
Zeta Sniper Zeta Sniper
¡Hola vengo de tu post! Primero que nada decir que narras bastante bien, aunque has de vigilar con el tema de los acentos y las comas, ya que a veces te falta poner algunas. También has de tener ojo con los tiempos verbales, ya que pasas a veces de pasado a presente (es una cosa que pasa mucho) has de decidir si quieres que esté narrado en pasado o en presente, las dos no puede ser, acaba siendo un locurón. Luego, los diálogos separalos del párrafo narrativo. Narras (Espacio) Diálogo (Espacio) Narra si hace falta o pasa a otro dialogo. Si no, queda todo hecho un tocho y se hace tedioso de leer. Si quisieras hacer diálogos dentro del párrafo narrativo, tendría que ser en estilo indirecto, en plan: Elowyn dijo que sentía mucho no haber matado al elfo del bosque. Pero creo que tu objetivo es hacer diálogos en estilo directo, así que sepáralos de los párrafos narrativos. Luego, un pequeño apunte, que el padre de Elowyn le diga "un buen padre te daría una segunda oportunidad, pero nuestra especie no es una mina de buena gente" Es un poco raro, es decir, ellos como raza se ven superiores y como que tienen derecho sobre los demás. Si haces que ellos mismos digan que son "malos" se convierten en los típicos villanos que son malos y saben que son malos. Intuyo que tu idea es hacer que sean una especie que es así por "x" motivos. Haz que se sienta más natural. El hecho de que el padre lo deje tirado contra el huargo, debería sentirse más como una lección/ritual que no como un "Como no somos buenos, que te destroce mi perro gigante" xD. Fuera de todo esto, creo que tu historia tiene potencial si la revisas. Y sobretodo no te desanimes, dale duro y ya verás como poco a poco irás mejorando y sintiéndote más cómodo. Se aprende tanto leyendo como escribiendo ¡Así que sigue!
11 de Julio de 2019 a las 08:28

  • Darcken Blade Darcken Blade
    Muchísimas gracias de verdad, siempre he querido mostrar al mundo mi imaginación pero es la primera vez que me atrevo a escribir una novela y me da miedo no estar a la altura. Pero esos consejos me ayudan muchísimo, asi que te lo agradezco de verdad 11 de Julio de 2019 a las 10:53
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión