Cuento corto
0
409 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El Sueño del Pelo

Un Pelo soñaba con ser árbol, y en esencia lo era, porque a juicio de los fpirápteros parecía uno. De alguna manera, quizá a pura fuerza de voluntad, el Pelo adquirió un tono marrón como el del tronco de los árboles que imaginaba, que se extendía, mate y uniforme, por todo el largo de su tallo. Como hojas utilizaba pequeñas partículas de polvo y suciedad de color verde, que capturaba de la atmósfera cercana y adhería con sebo a sus innumerables manos por el plazo de medio año. En otoño, consciente de los ciclos del tiempo, reemplazaba las hojas verdes por partículas que simulaban el nápoles y el carmín, y que conservaba por poco tiempo. Raíz no precisaba porque recurría a la propia. Más o menos a partir del cuarto año, muchos hirundínidos comenzaron a frecuentar su copa y sus brazos por periodos variables de tiempo.¡Ese es un verdadero y hermoso árbol! se decían unos a otros los fpirápteros en primavera.

24 de Junio de 2019 a las 04:07 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~