La botella de vino Seguir historia

stanger23 Martín B.

Paula se dirige a todos vosotros justamente el día de su cumpleaños, ya os quedará claro por qué , para contaros una muy desagradable experiencia que tuvo al visitar a su madre junto con su pequeña hija Verónica. Una historia motivada por experiencias personales verídicas.


Horror Historias de fantasmas Todo público. © Baychev

#familia #espiritú #triste #drama #español #demonios #literatura #mystery #misterio #thriller #muerte #miedo #paranormal #ghost #fantasmas #horror #terror
Cuento corto
0
433 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La botella de vino

¡Hola a todo el mundo! Me llamo Paula, hoy justamente cumplo 40 años y esta es mi historia jamás contada...


Hace unos meses, mi hija Verónica y yo decidimos hacerle una visita a la abuela para pasar un corto tiempo de las vacaciones en su viejo piso en el centro de la ciudad. Mi querida hija tiene seis años, pero cualquiera que la conoce siempre concluye con la frase "Por su forma de hablar parece que tiene más, es muy inteligente." Yo como madre, puedo afirmarlo jajaja... La ciudad estaba bastante alejada de la casa de mis padres, por lo tanto, llegamos ahí aproximadamente a las 01:30. Me acuerdo, porque nada más entrar en el piso, me fijé en el viejo reloj colgado en la pared. Mi madre estaba dormida, así que intenté no despertarla de su necesario sueño, acosté a mi ya perdida en el sueño hija y me dirigí a la cocina. Llevaba conmigo un pequeño regalo como es de costumbre, una botella de vino que me costó una barbaridad y necesitaba estar en un sitio fresco como lo era la nevera, la cuál todavía seguía en pie después de tantos años. Después, me fui a mi antigua habitación y simplemente presa del cansancio, me tiré en la cama y me dormí enseguida. Verónica estaba en la habitación de al lado con la puerta completamente abierta, por si le entran sus habituales ataques de pánico durante el sueño.


Y entonces fue cuando pasó.


Me desperté debido a la voz de Verónica que parecía estar hablando muy cariñosamente con alguien, así que sin todavía levantarme de la cama, asomé la cabeza y fue ahí cuando salté. Vi a una figura bastante alta asomada encima de mi hija, no era capaz de distinguir bien lo que era, porque era muy oscuro y mis ojos estaban medio dormidos. Al llegar a la habitación y encender la luz, aquella supuesta figura ya desapareció y mi hija estaba con la cabeza asomada por debajo de la cama mientras que seguía hablando. Con mucho miedo y cuidado, cogí una de las lámparas nocturnas estirando el cable lo máximo que podía, ya que se encontraba lejos de la cama y iluminé la oscuridad que reinaba debajo de la cama. ¡Nada! Me tranquilicé, pero la tranquilidad me duró muy poco. Cuando levanté la cabeza, me encontré con la cara de mi hija de frente acompañada de una sonrisa de oreja a oreja, cosa que me asustó.


"-El abuelo vino a verme, mamá."

"- Me dio un beso de buenas noches y me dijo que se iba a la cocina a tomarse un vaso del vino que le trajiste."


En este momento, mi sangre se heló por completo, varios pensamiento inundaron mi cabeza.


"El abuelo murió hace dos años cariño." "¿Como sabe lo del vino?" "Lo habrá visto seguro, Verónica es muy observadora." "Utiliza su inteligencia para bromear conmigo." "Si, es eso." "¿A las 3:30 de la mañana? No creo."


-El abuelo falleció hace tiempo cariño. Está en el cielo con tu padre.

- ¡Tranquila mamá! No hace falta que me mientas, ellos no se van al cielo, sino que se quedan aquí con nosotros, algunos están encerrados, otros no.

-¿Qué dices Verónica? ¡Venga a dormir! - contesté molestada, ya que quería poner fin a esta situación, porque me incomodaba y asustaba mucho.


La niña obedeció y se pasó la sábana por encima de la cabeza mostrando síntomas de enfado. Cuando estuve a punto de apagar la luz, Verónica se destapó y soltó la siguiente frase:


"El abuelo me dijo que el día de tu cumple, se pasará por tu habitación para saludarte, así que no te asustes mamá. ¡Ah y antes de que se me olvide! ¿Por qué el abuelo no tiene cara?"


Decidí no contestarle, por lo tanto, directamente apagué la luz y salí de la habitación con mi corazón yendo a mil.


En todo lo que quedaba de noche, me pasé dándole vueltas a mi cabeza intentando encontrar una explicación racional de lo que acababa de presenciar. Para poder tranquilizarme, concluí de que todo esta historia era fruto de la gran imaginación de mi hija, así que sin hacerme más preguntas intenté cerrar el asunto.


Se hicieron ya las 6:00 y yo seguía sin poder dormirme, por eso, decidí levantarme y prepararme un café, mi madre seguía durmiendo la pobre. Entré en la cocina y cuando abrí la nevera, me di cuenta de que algo faltaba... ¡La botella de vino por Dios! Sorprendida, miré alrededor mía y la vi. La botella de vino estaba abierta y descansaba encima del microondas mientras que en el fregadero estaba la tapa y un vaso medio lleno.


Sé lo que estáis pensando... "A lo mejor fue tu madre quien la abrió o tú misma que la trajiste ya abierta y no te acuerdas."


Os aseguro de que no es el caso, porque la maldita botella estaba abierta de la misma forma de la que la solía abrir mi padre. A todo esto estaba su viejo cuchillo haciéndole compañía a la botella...


¡Gracias por escucharme y por felicitarme por mis cumpleaños!







23 de Junio de 2019 a las 00:10 2 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Martín B. Si el ser humano se considera un animal... ¿Por qué está mal visto comérselo?

Comenta algo

Publica!
Aris Meyer Aris Meyer
Espero que estés abierto a la crítica, porque hay muchas observaciones quie tengo que hacer. <br><br> Para empezar, que esa introducción tipo "Hola me llamo tal y tengo tantos años" es innecesaria. De hecho, arruina el ambiente de la historia, más teniendo en cuenta que está catalogada como una historia de terror. Hay diversas formas de introducir la edad y nombre de tu personaje mejores que un "hola" como primera frase. <br><br> Segunda, que aunque no hay problemas de redacción importantes, los hay en ejecución de la historia. A ver, que no tiene una importancia real el saber qué tanto tiempo se hace de la casa de la protagonista a la de su madre, Podrías decir "vive apartada de nosotros", pero decir incluso la hora exacta de su llegada es un dato inútil. <br><br> Tercer detalle, ¿de qué nos sirve saber que la hija sufre de "ataques de pánico" mientras duerme? Es un recurso que ni siquiera fue utilizado en la historia. Pudiste sacar mucho jugo a ello pero si no lo usas, no tiene sentido su mención. Hay demasiados detalles como estos que hacen que la historia tenga un potencial desperdiciado. Sobre todo, porque hablas de una aparición espectral sobre el padre de la protagonista que... se echa un vino. Eso es todo. Sí, en circunstancias casuales te preocupa porque "los fantasmas no existen", pero no pasa absolutamente nada que pueda hacer que esta historia encaje en el género de terror. Deberías replantear la idea y hacerla más extensa. Hay un posible potencial en esto, pero que sea terror lo dudo mucho.

  • Martín B. Martín B.
    ¡Muchas gracias por tomarte el tiempo para leer mi historia! La verdad es que poca gente dedicaría su tiempo para darme unos consejos así para mejorar mi historia y las futuras jaja. Yo siempre estoy abierto a las críticas. ¡Gracias otra vez! 3 weeks ago
~