Relatos de amantes Seguir historia

alma_flores1561066422 Alma Flores

Relatos de amantes consta de doce breves cuentos ideales para calentar el ambiente en una relación o sol@, invitando a todos a conquistar el mundo a través del sexo.


Erótico Sólo para mayores de 18.
2
3.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

La escapada

Decidimos con mi pareja ir de paseo al Cajón del Maipo, arrendamos una cabaña hermosa con una cama gigante alejada de todo y de todos para poder jugar sin prejuicios.

Esa noche llegamos y abrimos una botella de champaña, la bebimos hasta la última gota entre risas y conversaciones. Era hora de ir a la cama, así que voy al baño a ponerme mi conjunto sexy que había preparado para aquella ocasión.

Salgo preparada y dispuesta para lo que esperaba ser la mejor noche de mi vida. Al mirar hacia la cama veo a mi compañero de travesía acostado sobre la cama roncando, en su sueño más profundo. Y yo ahí vestida para matar con ganas de comerme el mundo a besos y caricias, lo miro tiernamente le doy un beso y lo tapo para que no se enfermará.

Desganada me doy vueltas por la habitación sin saber qué hacer, sueño no había. Hasta que me topo con un espejo, me miro de frente y de lado por varios minutos, de verdad estaba hermosa!! Fue en ese momento que me dije y si lo hago, tenía que apagar las llamas de calor que sentía por dentro.

Lo decidí y frente al espejo empecé a moverme sexymente, a tocar suavemente mi entrepierna y mis pechos, una sensación empieza a recorrer mi cuerpo, así que, decidí dar el siguiente paso.

Recostada sobre la cama con mis piernas mirando hacia el espejo empecé a buscar mi clítoris y a mover mis dedos, como nunca los había movido. Mientras tocaba suavemente mis pezones, con la otra mano. Hasta que sentí que todo se me apretaba y una sensación descontrolada recorría mi cuerpo, muchas veces lo había dejado hasta ahí, esta vez quise más. Seguiría hasta que mi cuerpo dijera basta.

La sensación cada vez era mayor, sentía más y más apretado mi cuerpo, la energía ya empezaba a desbordarse, mis labios se apretaban para no soltar ningún ruido, pero ya se hacía casi imposible. Estaba poseída por esa sensación y lo único que necesitaba era soltar a gritos lo hermoso que estaba viviendo. Hasta que llegue al climax, me movía por la cama soltando algunos sonidos hasta que no pude solté un grito fuerte llegando a la cumbre de mi orgasmo. Con el ruido y mis movimientos en la cama se despertó mi pareja, que al verme así, lo único que hizo fue agarrarme fuertemente y llevarme hacia el para empezar a recorrer mi cuerpo entero con sus labios….. así daría inicio a una larga noche de pasión.

21 de Junio de 2019 a las 00:37 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo El desertar

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 11 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión