Extraño. Seguir historia

yuliana-chiple Yuliana Chiple

When you were here before... couldn't look you in the eyes. You're just like an angel... your skin makes me cry. I want you to notice when i'm not around... you're so fuckin' special... I wish i was special.


Romance Erótico No para niños menores de 13.

#humor #novela #drama #creep #teatro #triangulo-amoroso #adolescente #amor #romance
0
360 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Yo te protejo

Capítulo 01

No hay nadie en casa. Para fortuna de los dos jóvenes, los padres de ella han decidido visitar a la abuela ese día. Debido a que vive lejos, tendrán que ausentarse por un día entero.

Lo que le viene a Sofía como anillo al dedo. Un día entero con el chico perfecto.

Desayunaron juntos, vieron algo de televisión y comieron mucha comida chatarra.

Ahora lo están haciendo en la recamara de ella.

Rafael era guapo y tenía un pene que la hacía tocar las estrella. Que era lo que más le importaba a la joven, alguien que pudiera darle una buena cogida, un palo, faje y demás términos.

Su exnovio también lo hacía bien, pero nada del otro mundo, en cambio Rafa... Para Sofi él daba los mejores orales que le hubiesen hecho nunca.

La habitación es solo iluminada por el sol, que se cuela entre las cortinas y da tonalidades naranjas a su recamara. Son pasadas de las 3 de la tarde, hay ropa y envoltorios tirados alrededor de la cama. Sobre ella, la chica lucha con la hebilla del pantalón de Rafael, el cual no coopera con la tarea de desvestirse.

Rafa se entretiene succionando los senos desnudos, y tocándola sobre la ropa interior. Por fin logra quitarle los pantalones y así con urgencia y poco tacto le quita la prenda, junto con su ropa interior. Dejando al descubierto su firme erección.

Ella se termina de quitar las pocas prendes que aun lleva puestas, se estira y toma una caja de zapatos llena de condones; su acompañante esta entretenido hundiendo el rostro entre sus piernas, estimulándola y volviéndola loca con cada rose de su lengua.

-Mierda, que bien lo haces- logra susurrar antes de soltar un gemido.

Rafa no le responde, está muy concentrado en su vulva. Logra atrapar su clítoris entre el dedo índice y el dedo corazón para a continuación, succionar con fuerza, y después usar su hábil lengua.

Sofía no hizo más que chillar y pedirle más.

Seguro de que estaba lista, le arrebato el condón de las manos y se lo puso. Ella no pudo notarlo, estaba demasiado ensimismada en abrir las piernas y dejarlo entrar que no vio su cara.

Solo se escuchaban los gemidos de ella en toda la habitación. Le enterró las uñas en la espalda, y las estocadas se volvieron más rítmicas y apresuradas.

Entraba, salía, entraba salía.

Rafael fruncía el ceño y aumentaba la velocidad de las estocadas al sentir su orgasmo cerca.

-¡Sí! ¡Estoy cerca, no te detengas! - vocifero la chica poniendo los ojos en blanco.

Entre respiraciones aceleradas, el calor de la tarde y sus cuerpos sudorosos.

Ella fue la primera en venirse y unas embestidas después lo hizo él.

Se dejó caer sobre la cama, lo vio alejarse y ponerse de nuevo su ropa interior.

-Eres sin duda él mejor que he conocido- lo dice mientras aparta el cabello de su rostro.

No recibe una respuesta, el chico solo se levanta y le pregunta si puede usar su ducha. Ella asiente y él desaparece por una de las puertas.

Estira sus extremidades ligeramente entumecidas, se siente relajada y satisfecha. Su celular suena en ese momento, es el sonido de una campanita dándole a entender que tiene un mensaje.

Lleva por nombre "tonto adorable" y el mensaje solo tiene una línea:

<<Te extraño mucho. ¿Deberíamos volver?>>.

El mensaje la hizo sonreír de medio lado.

-¿Cuánto llevas rogándome ya? ¿Tres meses? - se rio- Vaya que no tienes autoestima.

Tecleo y le mando una respuesta.

<<Sabes que siempre voy a amarte, pero no sé si eso sea una buena idea>>.

Cuando su chico volvió a la habitación, decidió olvidarse de su ex y concentrarse en el precioso hombre que tenía enfrente.

Para su sorpresa Rafael volvió vestido y arreglado.

-¿Vamos a ir algún lado?

-Tú no, yo sí.

Ella no comprendió el mensaje.

Tranquilamente tomo sus llaves y sus gafas. Y sin más dijo:

-Esto termina aquí Sofi, no pienso volver acostarme contigo.

Su rostro se volvió un poema.

-¿Qué?

Arrugo la boca en una mueca extraña, como si tener que explicarle todo le molestará.

-Llevamos teniendo esto desde hace más de tres meses. Y si te soy sincero ya me aburrí de ti- se rasco la nuca- Y además, ya no sales con Ricky, no tengo porque seguir con esto.

La chica se levantó y así desnuda le dio la mirada más molesta e incrédula que pudo. Le costaba procesar lo que él le estaba diciendo.

-O sea... ¿Tú solo me buscaste porqué era novia de Ricky?

Asintió.

-El chico estaba enfermizamente enamorado de ti. Y eso me molestaba, de todas las chicas con las que ha salido tú eres la más molesta. Y la que menos se lo merece- su expresión ensombreció. Dándole una mirada despreciativa.

Los ojos de la chica se llenaron de lágrimas. No pudo evitar soltar un sollozo.

-Tú... estúpido de mierda... ¿Solo me estuviste utilizando en todo este tiempo?

Rafael se burló.

-¡Vamos! No es como si no te estuvieras tirando a otros mientras lo hacías conmigo- chasqueo la lengua- Ricky siempre sale con el mismo tipo de chica; zorras que lo único que quieren es que les pague todo y que se acuestan con sus amigos. No eres diferente en ningún aspecto.

La chica exploto en cólera, le aventó las almohadas y todo lo que tuvo cerca, maldiciéndolo a cada momento.

-¡Pero no te saldrás con la tuya!- tomo el celular- Acaba de pedirme que vuelva con él, voy hacerlo y le diré todo lo que estuvimos haciendo; le daré tantos detalles y me asegurare de que no quiera volver a verte. ¡Es más! Le mentiré diciendo que abusaste de mí, que me obligaste acostarme contigo.

A penas termino de hablar Rafael se acercó y la tomo por el cuello, azotando su delgado cuerpo contra la pared. Por el golpe casi pierde el equilibrio y se quedó sin aire. No se lo espero.

-¿Y sabes lo que yo haré?- Le miro de la forma más fría posible- Le mostrare las fotos que Mike tiene en su celular, en donde se la estas mamando- negó- ¿o sería mejor mostrarle las fotos de Fer y Daniel? Sí, le mostrare esas. Incluso hay un video, vamos a ver qué cara pone Ricky cuando vea como esos dos chicos te rompen el culo por turnos.

La soltó, tomo la ropa tirada en el suelo y se la lanzo a la cara.

-No vas a acercarte de nuevo a mi amigo- le sentencio- No me interesa con quien te acuestes o lo que hagas. Si te veo de nuevo cerca de nosotros me asegurare que no solo él se entere, si no cada chico en este maldito pueblito de mierda. Hasta tu abuelo sabrá lo puta que eres.

Con semejante advertencia a la chica no le quedo de otra más que aceptar. Y hecha su obra del día, el joven se fue de su casa; no sin antes hacer que le prometiera que cumpliría lo que le había dicho.

20 de Junio de 2019 a las 23:46 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Amor a... ¿cuarta vista?

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión