Sueños con sabor a café Seguir historia

jagger18 Jagger Lopez

Despertar al lado de una bella mujer, Poder pasar tiempo al lado de esta, poder tener la vida deseada... o eso era lo esperado


Romance Romance adulto joven Todo público.

#romance
Cuento corto
0
460 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Un anhelo

Sueños con sabor a café

“Ya son las ocho, creo es hora de despertarla”, piensa. Algo imposible, justo en el momento que decide hacerlo, queda petrificado al ver tan hermoso rostro a su lado. En ese instante una sonrisa se le marcó en el rostro, no puede evitarlo. Sus ojos se fijan en aquella preciosa mujer, que emite un suave sonido al respirar.


Un cabello con unas tonalidades castaño y negro que se ven a la perfección. A pesar de esa extraña combinación está seguro de que es natural. El rostro posee la simetría exacta, todo ubicado con tal detalle que un simple cambio podría arruinar tal deleite a los ojos. Unas pestañas tan largas que cualquiera las envidiaría, como olvidar el lunar en la mejilla un poco abajo del ojo y el otro justo al lado de la boca. Por último, los labios… tienen la medida justa, se ven tan provocativos, tan sensuales. El Rostro tiene el contraste de ternura y sensualidad, apoyándose uno al otro, logrando el mejor placer para la vista.


Pasan unos cuantos minutos, mientras recuerda todas las cosas que sucedieron hasta llegar a estar con la mujer más increíble que haya conocido. Puede que no sea perfecta, sin embargo, no cambiaría nada de ella, por el simple hecho que frente a sus ojos es maravillosa. Un ruido lo saca de sus pensamientos, el jodido reloj marcaba las 8:15 am. “Me distraje nos va a agarrar la tarde”, en ese instante se acerca al oído de la bella mujer y dice “vida mía, levántate, ya es tarde” seguido a eso se acerca a su boca y le da un pequeño beso, mientras posa su mano en el cachete.

En respuesta recibe un tierno beso, seguido de unas palabras llenas de pereza -déjame cinco minutos más, tengo sueño-, apenas y se puede escuchar. -Arlette, no es culpa mía que te hayas trasnochado leyendo, te advertí muchas veces- dice en tono enojado. Arlette comienza a hacer pucheros que no son de mucha ayuda, ese día Derek está preparado y no le presta atención haciendo que sea inútiles sus intentos.


La mañana pasa como cualquier otra, pelear por quien se baña primero, el uno dice que sale rápido y el otro que eso es mentira. Preparar el desayuno juntos, comer, cepillarse y más tarde despedirse para cada uno tomar rumbo hacia el trabajo. Al salir de casa Derek no puede evitar mirar el hospital que se encuentra justo al frente de la casa, “por suerte esta casa estaba libre en el momento adecuado” piensa, esto lo inquieta un poco en tanto comienza a caminar con dirección al trabajo.

A pesar de las dificultades, no puede estar más a gusto con su vida, tiene todo lo que deseaba. Una esposa que ama con su ser, una familia que lo quiere, un hogar y aunque no son millonarios tienen una vida bastante cómoda. “Tengo un lugar al cual regresar cada día, no tengo nada más que pedir” piensa mientras que se dirige al trabajo. El tiempo sigue su curso, el día en el trabajo transcurre sin ninguna sorpresa.


Al llegar a casa Derek espera una cálida bienvenida de su esposa. En cambio, lo único que encuentra es una casa desolada. “Qué raro, normalmente ella llega primero a casa”, un poco asustado decide llamarla al celular. Al cabo de unos segundos escucha una dulce voz al otro lado de la línea. La cual se disculpa por no avisar, que debe quedarse mas tiempo y llegare un poco tarde . Ahora tranquilo, se anima a hacer la cena, para darle una grata sorpresa en el momento que vuelva a casa. Todo va mejor de lo esperado, hasta el momento en que ve un pequeño papel pegado en el refrigerador.

“Visitar al oncólogo”

En ese momento comenzó a inquietarse, es imposible para él controlarlo, se siente extraño. Un leve suspiro escapa de su boca, “¿Cuándo nos contaron?, ya no lo recuerdo, un par de meses, ¿o tal vez más tiempo?, el tiempo pasa rápido… es imposible olvidar que Arlette tenga cáncer ¿no?”, esos pensamientos invaden su cabeza.

Un simple pedazo de papel cambió todo, se encuentra intranquilo, tiene la cabeza en otra parte. No sabe que hacer si el tratamiento no está funcionando. A pesar del tiempo que ha transcurrido parece algo ajeno, distante, como si no fuera cierto, “¿estará funcionando la quimioterapia?, a pesar del tiempo que lleva haciendo el tratamiento, no hay mayor avance” repite en la cabeza.

El miedo aparece, piensa en cosas innecesarias, sin sentido, en ese instante sacude la cabeza, y lleva las manos al rostro."tranquilo, no piensas en cosas que no van a pasar", repite para si mismo, mientras continua haciendo la cena. Lo único que puede hacer es esperar a que Arlette llegue del trabajo. Al cabo de 1 hora por fin escucha la puerta abrirse, mientras Derek se encuentra en la mesa, con la comida favorita de su amada y una botella de vino. Antes de que pueda cerrar la puerta se pone de pie y la abraza con fuerza, Arlette permanece inmóvil y sorprendida ante tal comportamiento, - ¿sucede algo amor? - dice con cariño. En ese instante Derek la abraza con fuerza - ¿ no puedo mostrarle a la persona que amo lo que siento? - le dice al oído.

Esto logra que la joven mujer se sonroje al instante, no estaba preparada para tal cosa , a cambio le da una cálida sonrisa. “ ¿ sabes?, estuve en el medico y tengo noticias” no podía ocultar la emoción al decir estas palabras, Derek es invadido por un extraño sentimiento - vale, cuéntame cuando comamos, que se va enfriar- responde. Después de comer , Arlette dice unas palabras que dejan al joven sin palabras. "El tratamiento está funcionando mejor de lo esperado, dicen que me curaré por completo". Las lagrimas comenzaron a brotar de los ojos de Derek, siempre quiso escuchar eso desde el momento que se entero que tenía cáncer, no era capaz de controlarlo, era más feliz que nunca.

- ¿ Quieres quedarte el resto de nuestras vidas a mi lado? -. En respuesta recibe un rostro ruborizado, está avergonzada por las palabras de su esposo, a su vez inclina un poco la cabeza en señal de afirmación. En ese momento reposa una mano en el cabello de Arlette y lentamente acerca su rostro al de ella, para darle un beso largo y apasionado. Para luego decir con una sonrisa “Te amo mi vida”

El ruido de la alarma lo despertó, marcaba las ocho en punto. Al abrir los ojos, se dio cuenta de la realidad. “Buenos días mi vida, oye tengo que decirte algo… volví a soñar contigo, siempre estás tan hermosa. Siempre endulzas mis sueños y me haces sentir tan bien. No sabes todo lo que pienso en ti, recuerdo tus locuras y como te avergonzabas conmigo. Por algún motivo te marchaste antes que yo… este tiempo a tu lado... a pesar de ser un amor que no pudo madurar, ha sido el mejor de mi vida. Estoy siguiendo adelante con mi vida, por mas difícil que sea, lo haré por ti como te prometí, estoy siendo cuidadoso con mis labores . Empece a tocar piano, este ocupada gran parte del tiempo libre pero tranquila que por muy ocupado que esté, no dejaré de pensar en ti”.

-Otra cosa, se me olvidaba, debes esperarme un poco más ya casi volveré a estar contigo, por cierto, ¿ qué tal es la vida en el cielo?, ¿te gusta? - decía estas palabras para el amor de su vida.

19 de Junio de 2019 a las 04:38 2 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
ko zanlet ko zanlet
Linda historia, se me hizo corta.. cuando mas me entusiasme aparece el fin. jaja suerte.

  • Jagger Lopez Jagger Lopez
    oh muchas gracias amigo, tendré eso en cuenta. En un futuro la alargare mas 3 weeks ago
~