Retazos de un alma flagelada: Métrica imperfecta Seguir historia

leomad90 Leonardo Madrid

La métrica que he de mostrar aquí, está hecha en esencia de besos robados, de amores perdidos, de alegría, de melancolía, de una que otra pena y de una depresión constante que me enfría y que a veces se evapora con el calor de una sonrisa. Pues soy aquél escribiente que intenta cada día y desde el fondo de su corazón, compartir una pequeña parte de sí; mediante líneas escritas, lo más honestas posibles, con la tinta que se derrama de su frágil alma, rota, por el azar de la existencia. Para marginados que como él, tratan de darle un sentido a este basto teatro... llamado vida.


Poesía Sátira Todo público.

#poesíaunderground #Poesía #Escribiente #Autorindie
0
464 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir




Copyright © 2018 Leonardo Madrid.

Todos los derechos reservados.

ISBN: B07FN9FQKG.

Sello: Independently published.






No soy poeta, sólo un escribiente de métrica imperfecta.





AGRADECIMIENTO


Agradecido con aquellos que creyeron en mí, y con los que no también.





DEDICATORIA


A mis padres por comprender mi locura.

A mis hermanos Andrés y Dulce por darme un motivo para luchar.

A mi sobrina Melissa por retroalimentar mi creatividad con su imaginación, que espero un día escriba algo mejor que yo.

A Alex Martínez, por regalarme su tiempo, enseñanza y amistad.

A Libreta de Estela, por obsequiarme su tiempo y ofrecerme su enigma de compañía compleja.

A Ashley por ser como el diazepam, pues me contagia su calma.

Y a Daniela Castillo, por ser mi primera compañera de viaje en la universidad.





INTRODUCCIÓN


Empezaré por cuestionarme: ¿Quién soy? Pues pienso que no podría dar una respuesta clara debido a que siempre me he considerado alguien impredecible, extravagante, rebelde y que no simpatiza con las reglas para vivir. Pero que tiene claro el significado del bien y el mal, con una moral muy firme; si es que lo puedo contextualizar así. Simplemente soy un espíritu libre, que usa más la lógica que los mecanismos del amor. Desde una edad temprana comprendí que era diferente al resto, y algunas veces un niño muy raro. No había momentos de mi infancia que mi madre no me llevase al terapeuta, teniendo en cuenta que sufría desorden por déficit de atención con hiperactividad, según las teorías pseudopsicológicas, gracias a un exceso de energía.

Ya se imaginarán el torbellino de emociones y la vivacidad que existía en mi interior en aquella época. La ansiedad y los nervios de aquellos años eran mi pan de cada día, y hacía mucho deporte con el propósito de contrarrestarlos, créanme era bastante bueno, o eso creía yo. Nunca fui muy expresivo emocionalmente, mas no al grado de ser tan frío con nadie al respecto. Dado que las pocas veces que he sido sensible lo he hecho de una manera honesta y noble. Me considero prácticamente como la famosa técnica del iceberg de Ernest Hemingway: Donde sólo el treinta por ciento de mi personalidad está exteriorizada y el restante se mantiene completamente sumergida.

Otro factor que me ayudó mucho a mantenerme cuerdo en este mundo y lo sigue siendo, fue la música; ella es mi musa, la amo tanto. Así de esa forma tan curiosa estoy aquí, cuestionándome todo el tiempo: ¿Para qué escribo? ¿Para qué expresarlo en un papel? ¿Para qué intentar publicarlo? ¿Para qué esperar a que alguien lo lea? Y con ello he conseguido múltiples respuestas, algunas confusas, otras no tan claras y sólo unas pocas, me han dejado algo muy claro: Escribo con la finalidad de mantener tranquila mi conciencia, ganarle a la esquizofrenia la partida y ahuyentar a los fantasmas; esos que de vez en cuando se dejan ver y que su única tarea es la de atormentarme.

Lo que he de compartir aquí es un poco de mi alma, hecha de besos robados, de amores perdidos, de alegría, de melancolía, de una que otra pena y de una depresión constante que me enfría y que a veces se evapora con el calor de una sonrisa. Vivo consciente de que no soy un poeta francés, ni mucho menos el mejor de los escritores, escribientes en mejor de los casos, no obstante intento cada día y desde el fondo de mi corazón, compartir una parte de mí; mediante líneas escritas con la tinta que se derrama de mi frágil alma.

Puesto que desde hace mucho tiempo me he acostumbrado tanto a la locura, que el arte de la escritura me ha ayudado a mantener la cordura. Transcribo con el objetivo de arrancar las máscaras que recubren mi ser, con el fin de desnudarme; ya que dentro de esta cáscara de nuez que me cubre, existe una infinidad de emociones que sólo sé expresar mediante un poema, una frase, un verso, un relato o una historia. Yo apaciguo el dolor entre las rimas de una estrofa, rubrico porque sólo así… yo existo.





Ciudad de México., a 27 de septiembre de 2015.





¿CÓMO DETENER EL TIEMPO?


¿Cómo detener el tiempo

o precipitarme al encuentro?

¿Cómo inmortalizar

ese momento entre

líneas de algo que yo siento?

¿En poesía,

textos o en algún verso?

¿En eso quizá?

Estas son preguntas

que me arropan,

al sumergirme en ese

mar de ilusión llamado tú.

Poeta, escritor o dramaturgo,

no hay contexto exacto,

para explicar esto que siento,

sueño y anhelo.

Sólo existe el hecho,

de que eres tú quien me inspira

a escribir esto que siento.

Entonces dime;

¿cómo detengo el tiempo?




ÓLEO Y PINCEL


Tu alma y ser

son óleo y pincel.

Mi esencia oscura,

opaca y gris.

Y puede que sea

extraño,

pero con sólo

escucharte y verte

sonreír,

inmediatamente se

llena de colores;

como lienzo en

poder de un

experto pintor.




SE QUEDA


La tercera y última

transformación

de Nietzsche,

rueda como Silver

a gran velocidad

calle abajo;

sin tartamudear.

Y aunque sea

imposible traerla

de vuelta,

o se extrañe su

época de inocencia;

la pasión de aquél

crío en uno se queda.




DE TU DIVINO SEXO


Una pequeña caldera

de caoba y nicotina

incandescente,

una pócima de destilado

de trigo caliente.


Humo relajante que

sofoca aire,

nula ansiedad de

serenidad.


Líquido ardiente que

nubla sensatez,

nula agitación de

impavidez.


Sofocado en tabaco

calcinado,

humo azucarado de

amarga miel.


Ahogado en añejo

escocés,

líquido seco de

endulzada hiel.


Y tú allá en tu lecho,

sumergida en un onírico sueño.

Y yo aquí envuelto,

en un frío infierno.


Sin la dicha de poder saciarme,

de tu acaramelado cuerpo.

Sin la gracia de poder embriagarme,

de tu divino sexo.




ELLOS HAN HUIDO


Mis amigos se han ido,

ellos han huido.

Son amargos recuerdos,

de nombres labrados

en sombrías cruces.


De mis pupilas cristalinas

se deslizan lágrimas

de un ancestral linaje,

hasta una mueca enervante

de un liso semblante.


Sólo es un sueño vago

que parece inminente,

tal vez falso

aunque parezca evidente.


Mis amigos se han ido,

ellos han desfallecido.

Son amargos recuerdos,

de cuerpos envueltos

en llantos y flores.


Son lo que deja una herida,

demasiado profunda.

Son el beso de Judas en la mejilla,

en un corazón que no se cura.




BESA AL QUETZAL


I

Besa a la serpiente,

te traerá suerte.

Pierde la inocencia

y gime,

es el Quinto Sol.

Desnuda tu interior,

con lasciva intención.

Gira y retuércete,

paralízate.

Aliento a muerte

y esencia demente.

Lame a la serpiente,

es libertad.

Come de los huesos

preciosos,

son la claridad.

Saborea su veneno,

danza.

Alma decadente

y aroma indecente.

Ella te abraza,

la muerte es la luz.


II

Acaricia su plumaje,

te seducirá.

Cae en tentación,

con lujuria pasión.

Roza sus escamas,

te bendecirán.

Atraviesa el Mictlán,

como el Quetzal.

Muerde su piel,

te corromperá.

Penetra en su llama,

glorioso guerrero.

Mastica su carne,

te santificará.

Fúndete en su cuerpo,

para en cenizas resucitar.

Pues aquel que miente,

el espíritu estremece.




LA ARAÑA


I

La araña tejedora

de pesadillas

y de seda paralizante,

activa el terror

en mis sueños

con su ponzoñoso veneno.

Me impide dormir,

¡aterra, altera!

Falla en el proceso neuronal,

¡aterra, altera!

Falla en el sistema nervioso,

¡aterra, altera!


II

Una tragedia de la infancia,

revive la araña tejedora

de pesadillas.

Atraviesa,

en mi cuello

sus filosos colmillos.

Inyecta,

directo a la carótida

su fría ansiedad.

Muta,

dentro de mí la infección

de un mortal veneno.


III

Nuevamente,

me ataca la araña tejedora

de pesadillas.

Nuevamente,

me envuelve en una seda

de cálido hermetismo.

Nuevamente,

turba el veneno la infección.

Nuevamente,

me ha provocado un ponzoñoso

y amargo silencio.




MÚSICA


Te agradezco por estar ahí,

en momentos de melancolía y tristeza.

Gracias por estar sólo para mí,

en momentos de alegría y torpeza.


Te agradezco por estar ahí,

por arroparme y jamás abandonarme.

Gracias por estar sólo para mí,

por darme motivos para soñar

y fuerzas para luchar.


Te agradezco por estar ahí,

y hacerme creer que existe

un cielo lleno de ti.

Gracias por estar sólo para mí,

y resucitarme cuando

en el infierno yo me sumergí.


Te agradezco por estar ahí,

siempre serás tú, mi primera y

única pasión, musa.

Gracias por estar sólo para mí,

siempre serás tú, mi último y

gran amor, música.




¿SERÁ POR QUÉ ERES POESÍA?


¿Será justicia poética

robarte una sonrisa?

¿Dedicarte un verso?

¿Será quizás, injusto

no decírtelo?

¿Hacerte llegar poemas

entre una y que otra línea?

¿El no decirte por

miedo al rechazo,

que cuando estoy cerca

de ti me estremezco?

¿Será correcto

guardar silencio?

Me pregunto; ¿cuál será

la mejor solución, para

alejarme de la melancolía

que me provoca tu ausencia?

Esa que de a poco me

extermina, no porque

tú tengas la culpa.

Sino por la razón de que

no tengo el valor de hacer

justicia poética.

La de hacerte saber

que tú me gustas,

por el simple hecho,

de que eres

poesía.




SUEÑOS


Sueños, ¿de qué están hechos?

¿De ilusiones o anhelos?

¿De aquellas cosas que jamás

lograremos alcanzar?

En verdad no lo sé,

tal vez sea la

miseria de nuestra existencia

lo que los alimenta.

La ausencia de placer,

lo vacío de nuestras vidas.

Nuestros tormentos,

nuestros miedos y frustraciones.

O la impotencia que acarrea

el no poder abrazarlos.

Quizá los sueños son esas

fantasías que nos mantienen

vivos, ese deseo de

ser uno mismo.

Pero me pregunto;

¿de qué están hechos

los sueños de alguien que

ya está muerto por dentro?




TRIBULACIONES


¿En la actualidad

quién no está

destinado a lo

absurdo y

sin sentido?

Ya ni con añejo

escocés se

llena el vacío.

─Melancolía─.

La nada absoluta

es lo que aniquila

la esperanza.

El caos es libertad.

El pan de cada

día es la ansiedad.

─Frustraciones─.

Respirar el humo

de la fatalidad.

Resucitar en

un nuevo palpitar.

Bendito sea el

diazepam.




PALPITACIONES


En el diván de mi

miocardio hay

un vacío,

de falsa parcialidad.

─La nada absoluta─.

Y entre pétalos

marchitos de

distintas rosas,

se ha purificado.

─En el olvido─.

Listo,

para un nuevo

palpitar.




DUDAS


Toda clase de

superstición,

es una castración

de la razón.

La noche cae

y ahí está,

el brillo lunar.

─Crepuscular─.

Una divinidad

ancestral asesina

a las estrellas,

consume la realidad.

El día asciende,

y ahí está,

el sol que brilla.

─Ilumina─.

La oscuridad se va

y la conciencia nace,

con la luz naciente

de la alborea destellante.

─Duda─.

Y en el horizonte,

morirá una antigua

calumnia.




ÁTOMOS


¿Y si la existencia

es sólo una ilusión?

¿Pequeños retazos

de un lúcido sueño?

─Fragmentación─.

¿Y si somos moléculas

de imaginación?

¿Pequeños segmentos

de un onírico proceso?

─Desintegración─.

Pues la parcialidad entre

dos personas no es

obra del destino.

─Pulverización─.

Sino de la naturaleza

caótica del universo;

partículas subatómicas

en colisión.




FRUSTRACIONES


Quisiera volar

pero con alas

rotas no puedo,

aunque a veces

los cuervos esperan

el preciso momento.

─En el vacío─.

Para iniciar de cero

en un sitio nuevo,

y alzar vuelo no

en otro sueño.

─La realidad─.

Alejados de toda

mediocridad.




DESCENDER


Hay en ti un brillo estelar,

en ese astro que destella

dentro de tus ojos;

hermoso como halo lunar.

─Espectacular─.

En los cuales yo deseo

orbitar, sin gravedad;

y flotar tal cosmonauta

en el inmenso y

majestuoso cosmos.

─Experimentar─.

La turbulencia y descender,

directo a tus pies.

Y ser idea innata,

para surgir en tu intelecto;

similar a la métrica exacta,

de un verso.




PRETENSIONES


No esperes de mi

boca un piropo,

pues no es mi

especialidad,

ya que eso

es vulgaridad.

Un verso quizá,

para tu alma

desnudar.

Poesía tal vez,

a fin de penetrar

aquel umbral.

Y así contemplar,

tu miocardio

palpitar.




TRANSICIONES


Ya he estado ahí,

confundido.

Para orbitar en el vacío

y pretender la nada,

tal si fuera una difusa

atracción.

Ya he estado ahí,

flagelado.

Para atrapar

y enclaustrar

dentro de mí,

una tóxica transición.

Ya he estado ahí,

envenenado.

Tal si fuese láudano,

inyectado en el corazón.




ALTERACIONES


Salta desde la

periferia,

no permitas que

alguien más tome

el control.

─De tu mente─.

Descarta la

invasión,

narcótica.

Soporta la

agitación,

que provoca su

depuración.

─Desintoxicación─.

No finjas que

todo irá bien,

en un mundo

fuera de ti.

Despierta,

debes afrontar la

cardíaca excitación.

─Aceleración─.

Pues sólo son,

glándulas en

proceso de expulsión.




MÉTRICA MELANCÓLICA


No existe nada

más trágico e inspirador

para mi alma,

que una noche de

lluvia torrencial;

plutónica y nublada.

Depurándose y

derramándose de

mis ojos cristalinos

una métrica melancólica;

amargas lágrimas,

sobre la epidermis de

pulpa de madera.

Versos plagados de

nostalgia,

por tu ausencia.




SILENCIO


El silencio

es para mí muerte,

muerte de palabras que

se funden en la nada.

Aquello es en sí,

un vacío de imaginación.

Y nuevamente hoy

me encuentro,

envuelto en aquel infierno;

de miedo e inseguridad.

Y no es vanidad,

sino cero creatividad.

El silencio es muerte,

muerte de mi alma.

El erial de su alimento;

la ilusión.

El silencio es

letargo,

de mi espíritu flagelado,

congelado.

Es sal en la herida,

que gangrena y mata.

Es espacialidad,

que desintegra mis

ganas de soñar,

de volar.

El silencio

significa muerte,

la muerte de un escribiente.

Y la utopía de otro tiempo,

ahora no la encuentro.

El silencio es muerte,

el desierto de un soñador;

creativo y cautivo.

El silencio

es para mí muerte,

sinónimo de enemigo;

el enemigo de un bohemio.

Difuso y profundo,

así es el silencio.

El silencio es muerte,

errar y formular,

ya no hay más.




RENACER


Estar postrado frente

a la mar encantada me

inspira a materializar,

lágrimas en forma de

métrica imperfecta.

─Tal si fuera poeta─.

Un crepúsculo

rimbombante,

envuelto e infectado

por superficialidad.

Marionetas danzando

en la arena del

amargo vacío.

─De la materialidad─.

Impidiéndonos apreciar,

el destello de un nuevo

despertar; renacer.




GIRAR


Girar

y coexistir,

similar

a marionetas;

el mismo ciclo

una y otra vez.

─Infinito─.

Mecanizado,

la vida

programada

y automizada;

absurda

existencia.

─Vacío─.

Gravedad,

tal espermas

buscando

fecundar,

un óvulo

de falsedad.





ES POR TI


Sé lo que piensas

y tú sabes lo

que pienso,

y tu alma intuye,

pero huye.

─Tal si fuera

un rechazo─.

Aunque tal vez

sólo es,

el temor al vacío.

─Tal difusa

indecisión─.

Sin comprender

que es por ti,

que palpita mi

corazón.




SABES


Sabes,

cuando te miro y

estoy junto a ti,

algo ocurre dentro de

mi cavidad craneal;

una secreción de

sustancias

neurotransmisoras,

un cóctel de

reacciones químicas

que van directo a

mi miocardio y

que fluyen por

mi ventrículo

izquierdo,

derivadas por

la excitación de

mi sistema

nervioso central.

Algo similar a comer

un alto porcentaje de

cacao procesado,

lo que me provoca

nerviosismo y

ansiedad;

hiperactividad.

En todo caso,

felicidad.




DUERME


Relámpagos,

lluvia y viento.

Inconsciencia,

destilado de malta

en las arterias.

─Único cobijo─.

Niebla,

que la mente nubla.

Impotencia,

desciende en el

asfalto mojado.

─Nula fuerza─.

Noche,

Que arropa un

cuerpo frío.

Inspiración,

Brillo lunar y un

cielo repleto de

estrellas.

─Hipotermia─.

Duerme y espera,

el beso

misericordioso de

la agonía.




PRETENSIÓN EN

PREPOSICIÓN


En mi boca sin

piropo alguno,

bajo emoción y con

versos quizá tu

alma ante mí;

excepto vulgaridad,

pues a hechizo tuyo

yo tras de ti.

De sinceridad mía,

métrica imperfecta

para ti;

salvo desprecio,

pues según belleza

tuya adoración

sobre ti.

Y así mediante tinta

hacía ti,

yo y tú hasta camelar;

entre calor,

pues por ti amor hay

en mi corazón.




AGONÍA


I

Nuevamente,

Arropado por la

crisis;

de enfermedad

irremediable.

─La desprecio─.

Nuevamente,

aprehendido en

un abismo;

de aflicción

interminable.

─Lo aborrezco─.

Nuevamente,

aprisionado en

un cascarón;

de miseria y

dolor.

─Lo detesto─.

Del cual hoy deseo

y no encuentro,

el valor de librarme;

de aquel callejón,

de hermético

blindaje.


II

No hay temor si la

muerte llega hoy,

pues mi deseo no

es vivir arropado,

en un espacio de

insanable depresión.

─Preocupación─.

No hay temor si la

muerte llega hoy,

pues mi anhelo no

es existir envuelto,

en un manto de

incurable discreción.

─Corrección─.

No hay temor si la

muerte llega hoy,

pues mi ambición

no es subsistir,

de calumnias

por confesión.

─Simulación─.

Pues es claro que

lo amargo de la vida,

es lo que le da valor

a la agonía.




POSMODERNIDAD


Insatisfecho

y vacío,

me encuentro.

─Inerte─.

Ojalá y

encuentre,

fatalidad.

─Inmoralidad─.

Pues no deseo

ser réplica,

de la

posmodernidad.




FRACTURADO


No fui hecho para

la rutina,

mísera y patética.

─Monotonía─.

Puesto que me

provoca indiferencia,

fatiga y decidía.

─Apatía─.

Pues no deseo ser

pegamento,

drenado y desechado.

─Vacío─.

De miocardio

flagelado,

fracturado.




SINCRONÍA


A veces sólo

basta una mirada

incandescente,

para derretir el

gélido hermetismo;

y evaporar el

frígido estupor.

─De un inerte

corazón─.

Pues la sincronía

de la belleza con

un céfalo,

ha de provocar

fascinación;

pulsaciones de

emoción.

─Halo de

un alma en

aflicción─.

Depresión.




DRENABA


Siempre el

sol me despertaba,

ahora sólo queda

el amargo recuerdo,

del calor que mi

cuerpo depuraba.

─En la fría

madrugada─.

Siempre el

sol me despertaba,

y no precisamente

el del alba,

sino el que se

desprendía de mi

mirada.

─En la gélida

mañana─.

Siempre el

sol me despertaba,

permitiéndole

a la enfermedad,

saciarse de mi

resplandeciente

alma.

─En la frígida

cama─.

Siempre el

sol me despertaba,

hasta que la última

gota de mí,

la parca drenaba.




GEL ANTIBACTERIAL


Todos somos marionetas

orgánicas,

que danzan en el escenario

de la descomposición.


─En un mundo

estereotipado,

nadie es especial─.


Ahora escucha;

antes de señalarme,

asegúrate de usar el gel

antibacterial.


Antes de juzgarme,

asegúrate de usar el gel

antibacterial.


Ya que no simpatizo

con la falsedad,

yo no me oculto tras

un disfraz.

Yo soy lo que tú siempre

envidarás,


Yo soy el reflejo de lo que

tú nunca serás.


─En un mundo

estereotipado,

nadie es especial─.


Ahora escucha;

antes de señalarme,

asegúrate de usar el gel

antibacterial.


Antes de juzgarme,

asegúrate de usar el gel

antibacterial.


Pues la autoperfección

es masturbación,

modificar tu mente;

eso es evolución.




RATAS Y CORBATAS


Juntas son la peste,

Aunque se vistan decente.

La verdad es que son,

hipócritas e indecentes.


Ya que esconden su maldad,

tras un disfraz.

Ratas y corbatas,

viven en las cloacas.


Se alimentan de la codicia,

repletas de oro y plata.

Ratas y corbatas,

viven en las cloacas.

Alimentándose de ignorancia,

astutas son las condenadas.


─Miseria viva─.


Su veneno es la razón,

por ello te envenenan con

la televisión,

mientras saquean tu nación.


Ratas y corbatas,

viven en las cloacas.

Se alimentan de la codicia,

repletas de oro y plata.


Ratas y corbatas,

viven en las cloacas.

Alimentándose de ignorancia,

astutas son las condenadas.


─Hipocresía viva─.


Pues la conformidad por

no cuestionar,

es el eslabón más fuerte,

que forja la cadena de la

mediocridad mental.




MOJÓN


Soy Jelipe Sesto y

lloro cuando el

undertalent,

orina en mi corona.

—Les ofrecimos

civilización—.

Así se folla,

gime un sacerdote.

Qué huevos tiene el

tío,

para dar clases

de moral.

—Les obsequiamos

religión—.

La Iberia ya se ha

transformado en

excusado,

pues Rajoy es un

mojón.




SE CALCINA


Este país sangra

inseguridad,

supura violencia.

El feminicidio lo infecta,

lo pudre la trata

al infante.

Llora,

porque a nadie

le importa.

Se deprime,

puesto que nadie

le ayuda.

Y gime,

pues se calcina por

un mísero garrafón

de combustible.




DUELE SABER


Duele saber que existen

cerdos,

que sin importar el sacrilegio

mastican virginidad.

Duele saber que moran

carniceros,

que sin importar la maldad

machacan paz.

Duele saber que viven

carroñeros,

que sin importar lo rapaz

estrangulan libertad.

Pero duele aún más saber,

que sin importar la perjura

rondan con obscena impunidad.




ÉL ES MI PASTOR


Twittbook es mi pastor,

y su shitcontent jamás

me faltará.

En praderas cibernéticas,

él me hace procrastinar.

A las aguas del stupidlike

me conduce,

y amuebla mi alma.

Por el camino del ego me dirige,

por masturbación de su

existencia.

Aunque pase por absurdas

publicaciones,

no temo a ninguna doble moral.

Porque él está conmigo,

con mi biografía y su aprobación,

stalkeo sin miedo.

Un perfil para mí ha

preparado,

frente a mis adversarios,

con opium perfuma mi rasudoque

y atesta mi muro.

Su adicción y arbitrīum me

acompañan a lo largo de mis días,

y en su reino de comunicación,

—¡oh! Drugoogle—,

permaneceré siempre.




ESPECIAL


Soy especial,

lo dice el diazepam.

Me invento un

trastorno,

y pierdo la esencia

con hipocondría.

Ya no entiendo el

sarcasmo,

¿estaré enfermando

de asperger?

Amo a Sheldon House,

de La Teoría del Big Joke.

Roma de Cuajón es lenta

y predecible,

como tu rasudoque.

—Prefiero el detergente—.

Mírame soy pseudoartist,

pues recito fuckpoesía

en cafés de pacotilla.

Desde la belleza de un

excusado,

expulso el shittalent

que de mi lengua sale.

Soy aquél falso bohemio,

que grita al cielo:

“He heredado el genio

creativo shakesperiano”.

Le hago una felación a

quien me inspiró,

y me vuelvo sombra.

—Quiero dormir como Kurt

Cobain—.

¡Muerte al capitalismo

salvaje!,

exclamo desde mi

applendroid.

Palahniuk es mi pastor,

y el nihilismo jamás me

faltará.

¿Pero a quién engaño?,

tal vez sólo soy el fallo

de un condón.

Por eso y más,

prefiero hacer las

cosas en soledad,

y mirar desde la pantalla

de mi computador,

cómo se está pudriendo

el circusworld.




LÁCTEO


Apretar las

manzanas con firmeza.

—Y gemir ante una

divina felación—.

Deslizar las

dactilares sobre su

acaramelada vulva.

—Y sentir su fandango

incandescente—.

Para expulsar

dentro de sus fauces,

el viscoso lácteo.




ROTA


Noche fría,

lluvia e

inspiración:

Me parece una

velada perfecta,

para rozar

una rosa sobre

tu cuerpo,

deslizar mi lengua

de tu boca hasta

cada centímetro

de tu piel,

con las yemas

de mis dedos

saborear el néctar

de tu divinidad

vainilla,

dar paso a jadeos

incesantes en

un apasionado

coito,

y en un último

orgasmo expulsar

dentro de ti toda

mi virilidad.

Después con un

trago de añejo

escocés,

de destilado de malta

deslizándose por

mi garganta,

terminar de evaporar

de mi paladar

tu perfume de diosa

griega.

Entre humo caliente

de esencia manzana,

depurado de mi

pipa de caoba

gastada,

escribirte un verso

con la tinta que se

derrama de mi

frágil alma,

rota,

por tu partida.




DÉJAME


Déjame

ofrecer ante

tus pies,

mi flagelado y

sincero corazón.

Déjame

penetrar en

aquel umbral de

oscuridad,

para con

nuestras almas

camelar.

Déjame

saborear el

néctar de

tu divinidad,

mientras

jadeamos en

repeat,

You're so dark

de AM.

Déjame,

pues

obnubilación

me ha provocado

tu fascinación,

y vasto

conocimiento

por el maestro

del terror,

Edgar Allan Poe.




¿RECUERDAS?


¿Recuerdas

cuando

Juzgabas,

el esmero

ajeno de

otro cuerpo?

Tal buitre

hambriento,

y a la caza.

Hoy das

lástima y

lloras,

por envidia.

─Y ruegas─.

¿Recuerdas

cómo te

burlabas,

del final

de aquel

brío tiempo?

Tal Hiena

reías,

carroñera.

Ahora das

pena y

gimes,

por blasfemia.

─Y sufres─.

El pago que

mereces,

del karma por

tan inflado

ego,

en decadente

talle.

¿Recuerdas?




MÉTRICA IMPERFECTA


Cada sacrificio

en vida,

genera en ti

un eco de

creatividad.

─Desde el alma─.

La voz de un

espíritu libre,

flagelado.

Que derrama,

tinta en métrica

imperfecta.

─De ilusión─.

Y que sangra,

desde las arterias

del corazón.




ESCAPE


Todo es mera

percepción,

intuición;

similar al

misterio

resuelto en

un escenario

criminal,

al estilo de

Sherlock Holmes.

Cada partícula

de materia se

acopla;

como el menudo

tornillo ajustado

por la ágil

destreza en un

motor de

combustión.

Tal,

si las pistas

a manera de

ideas

retóricas,

jamás

cambiasen;

para guiar

directamente

con el escribiente

de su proceder.

Y revelar

al sospechoso

bardo;

que incita al

miocardio

de la musa

personal

a vibrar,

palpitar.

Se sabe,

porque la

mente

lo presiente.

Se espera y

se deduce,

pero no por

mucho;

pues

inmediatamente

en desgracia

semejante,

la astucia

bandolera

nos seduce

y prepara

un escape.





EPÍLOGO


Llegué a pensar que era de hombres sin testículos o niños inmaduros vivir de ilusiones o fantasías estúpidas, sin embargo, al final y dada la maldita realidad, comprendí que aquello era lo más sincero en lugar de aparentar simpatía siendo una jodida réplica mecanizada de la posmodernidad. Puesto que soy en extremo pasional y sé que es el camino correcto, de nostalgia y dolor; alimento de un alma rota, de espíritu flagelado, lastimado. No estoy conforme con mi existencia, por eso escribo y esquivo sus dardos de convencionalidad. ¿Pero a quién engaño? Probablemente sólo sea un escribiente que huele a whisky y tabaco barato con un don de tercera; escribir métrica imperfecta.

A veces pienso que es mejor tener cáncer o alguna enfermedad terminal con la finalidad de irme de una jodida vez de esta vida, en lugar de seguir pagando a plazos lo absurdo de la existencia, y desear inútilmente que mis sueños se vuelvan realidad. No le temo a la muerte, aunque callo y rubrico para ganarle a la esquizofrenia la partida. Y otras sí, porque son los medios y no la carencia de ambición lo que me atormenta, no obstante, sé que algún día todo irá bien. Considerando que esta apatía de mierda pronto morirá, y dejar así de pagar con cheques de mediocridad el hospedaje en aquel umbral; de amargo vacío que me oprime y consume... y que de a poco extermina mi confianza, mi esperanza.

Por ello dejo esto, a fin de que los espíritus libres, sensibles y marginados comprendan que no son los únicos atormentados. Pues si en verdad desean cumplir sus sueños deben aferrarse, entregarse con osadía a la disciplina y a la práctica constante, mas, sin permitir que el diámetro de su ego sobrepase al de su céfalo. Dado que es claro que uno siempre escribe su vida en relación a sí mismo, lo demás es mera trivialidad y la opinión pública; una distorsión en la significación. Así fue de la manera más honesta posible, que elegí el camino de la autopublicación, debido a que en el fondo prefiero seguir sumergido en el anonimato antes que empapar mi alma de reglas preestablecidas con el propósito de obtener algún renombre, entrenándome con onanismo por un estúpido mote de "Escritor". Ya que la depresión es mi agonía, teniendo en cuenta que la aprecio, visto que la melancolía es mi medicina; la sincronía… de un alma creativa.






Twitter: @leomad90

amazon.com/author/leomad90

https://leomad90.blogspot.com/

90leomad@gmail.com




18 de Junio de 2019 a las 11:10 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Leonardo Madrid No soy escritor, ni siquiera un autor indispensable. Sólo un creador indie, o sea, un escribiente de lo más bajo en la cadena literaria.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas