tenebrae97 Tenebrae

Continuación de la historia "La Trascendencia de un Mortal". La travesía de la búsqueda por la eternidad continúa para Hazuo. Ha topado con un lugar extraño donde ha hallado a cierta persona que goza de una particularidad que asemeja a lo que él busca... ¿Obtendrá Hazuo lo que busca?


Guiones Todo público.

#tenebrae #inmortal #ocaso
2
7.4mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

En cierto universo hay un mundo muy extraño.


Sus habitantes viven una buena cantidad de tiempo y se puede decir que son casi inmortales y para sorpresa de esto, los habitantes de tal mundo son seres humanos.


Pueden vivir por Eones incluso sin envejecer.


Todos y cada uno de los habitantes tienen esta peculiaridad.


La persona llamada Hazuo ha pasado mucho tiempo navegando por Mundos y Dimensiones, hasta que en un momento dado, topó con este extraño lugar.


Un lugar donde todas las ciudades son contenidas dentro de unos domos de energía muy peculiares.


Y extrañamente, siempre hay luz de atardecer, y esa luz siempre irradia como si hubiese un atardecer eterno el cual nunca varía la posición del sol, ¿por qué razón?


Lo único que cambia es la posición de las nubes en el cielo, sino ese escenario verdaderamente se volvería uno monótono.


Aun así, la vegetación y la agricultura de este mundo depende de la inclinación con que esa luz despliega tal radiación, la cual proporciona un calor especial que de seguro influye en la forma y el tipo de vida en este Mundo.


La vegetación suele ser naranja y los humanos de este Mundo son todos pelirrojos.


No obstante, desde hace un tiempo, una extraña peste se ha liberado en el mundo, y muchas personas están falleciendo a causa de ello.


¿Por qué razón?

3 de Noviembre de 2020 a las 05:25 0 Reporte Insertar Seguir historia
6
Leer el siguiente capítulo Un joven médico peculiar

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión