El Legado de los Héroes - El Libro de los Arcnaik Seguir historia

aldomvgallardo Aldo Vizcaino

En tiempos remotos una guerra entre los demonios, humanos y ángeles duró milenios. La llegada de un mago legendario trajo paz a una de las épocas más obscuras del mundo. Dos mil ochocientos ochenta y ocho años después los ángeles no han sido vistos otra vez, los demonios no existen y la humanidad está bajo el control de un Gobierno Mundial que mantiene desinformado y desactualizado a toda su población. Fue en una primavera de dicho año cuando los cuerpos de cinco personas son encontrados cerca del pueblo de LaneCloud: Dos de los líderes mundiales con sus respectivas esposas. Así como también el cadáver del heroe de la Cuarta Guerra Mundial, Abraham Arcnaik. Los huérfanos Arcnaik, Hellwell y el joven sin apellido, Kian, tendrán que vivir el inicio de una inevitable Quinta Guerra Mundial, acompañados de sus dos tutores, uno de los hijos de la familia gobernante de Milloria y un veterano de guerra. Descubriendo en el camino la cruda realidad del mundo en el que viven, al mismo tiempo que se ven envueltos en los misterios que este resguarda, como es el libro que se encontraba en posesión de los Arcnaik.


Fantasía Épico Todo público.

#acción #drama #misterio #fantasía #magia
0
471 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prologo - La conferencia que cambió el mundo

«Hace demasiado tiempo, demasiado para ser contado, un ser divino que nosotros conocemos por “Evelia”; extendió sus brazos ante la existencia y en un despliegue de su imaginación creó el universo. De la llama de su pasión nacieron las estrellas y Evelia las ordenó en semejanza al iris de sus ojos. De la pesadez de sus pensamientos se formaron las rocas que terminarían volviéndose planetas. La expansión del infinito continuó y con ello Evelia se decidió a explorarlo hasta llegar a un planeta en específico, donde Evelia se posó y del sudor de su esfuerzo creó los mares. Con un suspiro creó el aire. Levantó un dedo y la roca se elevó hasta crear un continente. Cortó un mechón de su eterna cabellera y lo enterró en la tierra, de él nacieron las plantas. Finalmente tocó la tierra y el mar, de su piel los animales nacieron, descendiendo por sus brazos. Ese planeta más tarde sería llamado Evelia en honor a su creadora, y aquella piedra que se elevó sobre el mar sería llamado el continente “Nil”. Lugar rebosante de prados gigantes, de inmensas superficies de desiertos y montañas tan elevadas que rascaban los márgenes del cielo. Sus temperaturas variaban en todos los sentidos, al igual que los animales, los cuales vivieron en armonía con el único ser vivo inteligente de esa era, la madre del todo, Evelia.»

«Todos hemos creído que ella era un ser omnisciente, ¿pero y si no fuera así? Puede que la oportunidad de crearlo todo solo fue una autoexploración de su inmenso poder; poder que desconocía límites. Pienso que esa puede que sea la razón por la cual nuestra dichosa madre nunca ha vuelto con nosotros, creo que descubrió todo lo que tenía que descubrir con aquí. No digo que sea la razón, pero puede ser una posibilidad. Quizás ahora mismo se encuentra en otro lugar explorando con nuevas formas de vida, nuevas tribus, nuevas plantas, nuevos animales, cosas que quizás nunca veremos.»

«Continuemos… Ella jugó con sus poderes, experimentó, intentó todo lo que su imaginación le permitiera. Al darse cuenta que podía crear cosas tan inmensas y hermosas como el universo entero, ella se preguntó:

“¿Es posible crear algo semejante a mí?”​

« ¡Que fascinante idea! La facilidad para poder jugar con el tesoro más preciado, la vida. Con honor, sin miedo, con libertad. Sin sufrir del amargo sabor de las leyes y las normas. Solamente la curiosidad de descubrir el mundo... El sueño de un investigador... »

«Evelia tomó la montaña más grande y dura de Nil, la moldeó en base a su deseo y mezcló una parte de su espíritu con una parte de su pensamiento introduciéndolo al fondo de esa figura de piedra. Jugó con la vida sin saber que podría encontrar, y de su primer intento nació el ser más terrorífico del que la humanidad ha guardado memoria, Bagar, el rey demonio, el primer demonio, el primer ser vivo inteligente en la existencia.»

«Aunque la diosa no lo sabía en ese momento, ella creó un ser con demasiado poder, pero como iba a saberlo, la única forma de medir su poder era con ella misma. Bagar dobló la rodilla por única vez rindiendo afecto, lealtad y su vida ante su creadora. Evelia como toda una madre amó a su hijo, tanto como a todos los que siguieron de Bagar.»

« “Demonios”, los primeros seres que existieron en este planeta después de los animales o las plantas. Se dice que de los restos de la montaña usada en Bagar creó a los primeros demonios. En Nil, su continente, ellos pudieron convivir a su propia manera. Se les otorgó todo, alimentos, ambientes, agua, climas, magia. Los primeros hijos fueron consentidos con el amor incondicional de la diosa, la cual se maravillaba tras cada acción que ellos pudiesen hacer. Mucho más interesante que los animales y las plantas. Bestias en toda su magnitud.»

«Aquí la diosa y la humanidad piensan muy diferente. Ellos eran espantosos. Su cultura era escasa. Que puede tener de interesante una raza de bárbaros cuyo mayor pasatiempo era pelear entre ellos mismos. Se dedicaban a cazar, mayormente por diversión que por hambre. Sus construcciones y viviendas fueron más bien pocas. Su evolución como especie inteligente fue tan pobre que lo más importante que crearon fueron armas tan simples como un tronco amarrado a una gran piedra para golpear con mayor fuerza en los combates. Sin embargo, eran los reyes de este planeta, seres que envejecían lentamente y que rara vez enfermaban, de pocos sentimientos, pero que adoraban a la diosa por haberle dado la vida a su raza.»

«Un mundo dominado por este tipo de seres… siendo sincero me es imposible imaginarlo.»

«Es imposible saber cuándo duro el reinado de los demonios. Ellos no tomaban el tiempo, ni mucho menos crearon archivos que narraran los sucesos durante aquella era. Lo poco que sabemos fue descubierto de distintos relatos de viejos demonios que ayudaron en la compresión entre las dos especies. No todos los demonios eran tan brutos, algunos realmente eran muy interesados en los conocimientos. Aunque la mayoría de ellos eran renegados y abucheados por el pueblo de los demonios. Sin embargo estos demonios no aparecieron hasta años después de “El Primer Contacto”.»

«En cierto momento, de cierto día a la diosa le nació una idea. Ella creía que estos seres podían ser mejorados, ella podía hacer algo mejor que los demonios. Así que se decidió nuevamente a jugar, por segunda vez, con la vida inteligente.»

«Creó un segundo continente, Dorinda. Arrancó el árbol más grande de aquella nueva tierra. De su madera y hojas armó las figuras de su nueva creación. Tomó una gran parte de su espíritu, pero esta vez lo repartió entre todas las figuras creadas. Agarró un pedazo de su conocimiento y pensamiento, al igual que su espíritu, repartió una pequeña parte a cada uno. La humanidad abrió los ojos y por un instante fueron capaces de ver la inmensidad y belleza del universo. Ante Evelia los primeros hombres doblaron la rodilla en una eterna devoción.»

«Los hombres eran seres inteligentes, analizadores, razonables, con valores y sentimientos más allá de lo que los demonios alguna vez desarrollaron. Pero nosotros no teníamos magia, no podíamos utilizarla, al igual que no teníamos esa increíble longevidad, pero éramos fuertes y resistentes, no tanto como los demonios, pero si lo suficiente como para coexistir en un ambiente hostil.»

«A diferencia de los demonios, los humanos por esos momentos no peleaban entre sí. Todos vivían en paz y armonía en Etheros, el primer reino de los humanos, reino hecho para honrar la existencia dada por nuestra madre, construido en la tierra de donde se arrancó el árbol que nos dio nuestro cuerpo. Se sabe que la diosa quedó tan maravillada con nosotros que incluso vivió a nuestro lado durante los primeros años de existencia. A los ojos de la diosa éramos perfectos, su mejor creación, su mayor orgullo.»

«Con el tiempo los humanos se siguieron esparciendo por toda Dorinda. Aunque se desconoce cuántas generaciones pasaron exactamente después de terminar la construcción de Frandall y los otros reinos. Al igual que se desconoce cuántas generaciones pasaron exactamente cuando en aquel reino, después de muchos años de paz y armonía, se sintió por primera vez el verdadero terror. Fue en Frandall, reino de las costas, donde hubo la primera interacción entre ambas especies, evento conocido como “El Primer Contacto”.»

«Los demonios se dieron cuenta de ese amor que la diosa tenía hacia los humanos. Corroídos por los celos, olvidaron su adoración por la diosa y atacaron a los humanos para exterminarlos, enceguecidos por el abandono de su amada madre, por el amor compartido hacia algo más que ellos. Bagar trajo la destrucción y muerte a Dorinda, no importó palabra que Evelia dijese a su primer hijo, nada nunca le hizo cambiar su tan errática decisión. La guerra estalló poco después del primer encuentro.»

«Los humanos lucharon contra los demonios durante más de cien años, pero sin ninguna forma de ganar, los demonios con su poder mágico tenían la ventaja y casi lograron su objetivo, casi nos exterminaron.»

«La diosa no interfirió, no quería dañar a ninguno de sus hijos, no con sus manos. Aterrada y entre un llanto extenso, de sus lágrimas creó una tercera especie inteligente, “Los Ángeles”. Seres humanoides casi idénticos a los humanos, con ligeras excepciones, como su larga cabellera plateada, sus largas alas llenas de plumas perfectamente blancas y su inmenso poder mágico. Ellos siguieron el deseo de su madre sin recibir ninguna orden.»

«En medio de una guerra intensa en Etheros donde el final parecía claro. La humanidad volteo al cielo en busca de esperanza, los ángeles llegaron de las nubes atacando a los demonios. Era el destino y la humanidad luchó por su futuro. Humanos y ángeles pelearon codo a codo, desterrando a los demonios de Dorinda y en el paso, casi venciendo a Bagar. Tras esa victoria los humanos alzaron un canto en agradecimiento a la eterna madre, al canto se le unieron los ángeles. Evelia dejó de llorar, pero observó cómo sus primeros hijos huían renegados y decididos a oponerse sobre los mandatos de su madre, por ahora y por siempre. De esa forma los humanos ya no perdieron la guerra. Lucharon junto a los ángeles durante generaciones, confiábamos en ellos, nuestros héroes, nuestros verdaderos hermanos.»

«Tras el final de la canción de la victoria nunca más se volvió a saber nada de Evelia, nadie la volvió a ver, ni demonios, ni ángeles, ni humanos. Se cree que confió en los ángeles para mantener el control de Evelia. Pudo marcharse en paz. La vida continuaría, los humanos crecerían, los ángeles les protegerían y quizás los demonios aprenderían a convivir con ellos. Sin ninguna palabra de despedida, se marchó.»

«La humanidad se recuperó de la guerra y durante muchos años se dedicaron únicamente a la defensa de sus territorios ayudados por los ángeles. Esta vida más tranquila ocasionó que los humanos conquistarán por completo todo Dorinda, esparciendo a la humanidad por todas sus tierras. Y alcanzando el conocimiento de nuevas ciencias y tecnologías. Fueron años prósperos.»

«Las guerras posteriores serían conocidas en conjunto como “La Guerra de las Especies”. Debido a las primeras guerras los humanos consiguieron un odio hacia los demonios que concluyo en la creación de un enorme ejército movido por la venganza. La humanidad convenció a los ángeles de seguirlos, aprovechando el mandato que ataba a los ángeles a protegerles y así llevaron la guerra a tierras demoníacas. La guerra continuó con más sangre que nunca.»

«Pasaron algunas generaciones, hasta que en un momento los ángeles se preguntaron el por qué deberían continuar en aquella absurda y eterna batalla. No era necesario el derramamiento de más sangre de los suyos, mucho menos por una venganza de los humanos. Sintiéndose como nada mas que unas armas que usaban sus protegidos a su favor, proclamaron su deserción ante los humanos, rompiendo el juramento con Evelia. Al igual que ella, abandonaron a los humanos y los demonios.»

«Entre todos los ángeles crearon un tercer continente, Giles, un continente únicamente para ellos. Sin embargo ellos sabían que la guerra no podía ser ganada por lo humanos en el estado en el que nos encontrábamos, con el tiempo volveríamos a necesitar de su ayuda y eso no volvería a pasar. Así que decidieron otorgar el poder mágico a los humanos, únicamente a una elite que formaría el ejército más poderoso de la humanidad.»

«La magia fue otorgada y algunos ángeles se fueron, los otros ángeles se quedaron con los humanos hasta terminar de instruirlos en el uso de la magia. Cuando los humanos habían dominado la magia por completo el último de los ángeles se fue. Se encerraron en Giles cubiertos de una barrera mágica protectora e ilusoria que impedía el paso de cualquiera. Desde entonces los ángeles nunca más volvieron a ser vistos por los humanos, ni por los demonios.»

«Algunos creyentes tienen la suposición de que la razón principal por la cual la diosa nunca volvió a Evelia fue por este peculiar caso entre los ángeles y los humanos. Se cree que la razón por la que a los humanos no se nos dio la magia fue porque dicho poder nos corrompería. Nos controlaría intentando encontrar más poder hasta llegar a ser como los mismos demonios, hambrientos luchadores únicamente existentes para demostrar nuestro poderío ante todos los demás. Sin embargo difiero de este pensamiento, creó que la magia ha traído muchas ventajas hacia el desarrollo de la humanidad. La tecnología, el arte, la música, la infraestructura, el conocimiento, la filosofía, la religión y la ciencia se han desarrollado favorablemente debido a este factor. Pienso que la magia nos ha hecho evolucionar a un nivel jamás pensado por los primeros hombres, y eso es bueno.»

«Los humanos teníamos ahora la magia, así que luchamos contra los demonios con pasión, con honor y con fiereza. Así fue durante años, pero lamentablemente seguíamos perdiendo ante los demonios.»

«Fue hasta la llegada de Chasoul Singuest, “el elegido por la diosa para poner fin a la guerra”, “el guerrero legendario”, “el hombre bendecido por la diosa”, como gusten llamarle. Fue gracias a él, sus valientes lanceros y sus poderosos guardianes que pudimos mantenernos a flote en el fin de la guerra. Aunque la guerra no vio su punto final hasta llegado al momento en el que los demonios nos conquistaron casi por completo. Llevados al límite fuimos arrastrados al último bastión de la humanidad, Songar, el reino de las montañas, la fortaleza impenetrable.»

«Bagar nos había derrotado en todos los sentidos, unió a todos los demonios y los llevó al otro lado de la brecha continental para exterminarnos. Aplastó el reino legendario de Etheros y cada uno de los reinos de todo Dorinda, a excepción de Songar, donde se llevó la batalla final.»

«Chasoul Singuest luchó contra Bagar en medio de la última batalla por nuestra sobrevivencia. Su sola presencia aterrorizaba a los demonios e incluso al mismo Bagar. La última batalla fue larga, pero con la valentía de Chasoul la humanidad nunca se rindió y peleó hasta el final. Cuando la guerra se encontraba en su apogeo, de entre la luz del amanecer se levantó de entre las montañas la sombra de un hombre, levantó la cabeza cercenada de Bagar y los demonios se rindieron. La lucha más larga jamás vivida había terminado.»

«Entre todos los magos que quedaban en la humanidad se juntaron y exiliaron a los demonios de esta realidad, confinados a vagar por la eternidad en un páramo desconocido atemporal. Con el exilio de los demonios se dio por finalizada la guerra, trayendo la paz de nuevo a Evelia.»

«La historia ha sido larga en nuestro planeta, tan solo piénselo, han pasado 2700 años desde la derrota de Bagar, se dice fácil, pero en realidad es mucho, mucho, mucho tiempo. Ha habido grandes guerras a lo largo de los milenios y desde ese día siempre que una guerra que pudiera señalar una gran pérdida de seres humanos, nacería un guerrero al que llamaríamos Chasoul. Esa fue la visión de nuestros antepasados. Ese es el titulo máximo que un bravo guerrero tendría cuando este lograra grandes acciones para poder dar un fin a las guerras más grandes de la humanidad. No han nacido muchos hasta la fecha, sólo cuatro, parecen pocos, pero para la humanidad creó que han sido demasiados. Cada uno de los nacidos hasta esta fecha han demostrado tener el mismo nivel y determinación que su primer guerrero, formando parte de la historia acabando guerras largas y sangrientas.»

«Haciendo un corte, quisiera señalar por cierto, para quien no lo sepa, aquí se encuentra al que llamamos el cuarto Chasoul. Esperamos grandes cosas de usted, Sr. Oparaka. Su fuerza nos ha llevado a luchar con gran pasión contra “Los Brujos”. Sigamos luchando con la misma virtud que hemos tenido hasta ahora.»

«Retomando… Por si alguien no lo sabe, no fue por el regreso de Bagar que han nacido otros tres Chasoul's, sino por la misma humanidad y sus acciones absurdas, peleando entre sí, generando revoluciones y guerras por motivos, que cada quien puede tener su opinión, estaban bien o mal fundamentadas. Una vez venciendo a los demonios, los humanos empezaron a pelear entre sí por distintos motivos, poder político, territorios, deslealtades o falta de honor. Injusta, amor o simplemente odio. No quiero compararnos con los demonios, no lo somos, hacemos la guerra por motivos, no como los demonios cuando luchaban entre sí. Sin embargo, hay humanos que son iguales a los demonios, algunos son incluso peores. Hay muchos casos. Demasiados para ser nombrados ahora mismo.»

« ¿Acaso creen que la diosa quisiera esto para nosotros? No, claro que no. Temo decírselo, buenos hombres, pero ya no hay diosa, ni ángeles y los pocos demonios que quedan solamente pueden existir en nuestro mundo con ayuda de un cuerpo humano tras cruzar entre fisuras del hechizo dimensional de Chasoul Singuest. Temo decirles esto, pero estamos solos, solamente hay humanos.»

«Esta es la historia del mundo, si se dieron cuenta los humanos siempre ocupamos de alguien para poder sobrevivir, la diosa, los ángeles y después los Chasoul’s. No olvidemos que la diosa “Nos ama”, pero, permite que nos matemos entre nosotros ¿Qué clase de amor es ese?, pregunto, porque no lo sé. Aun así las personas siguen creyendo en la diosa y su amor. Estoy perfectamente consciente de que creer en una y otra cosa es algo que depende de cada uno. También comprendo que no es la mejor forma de venderles mis ideas criticando algo tan sagrado como es la religión, pero yo estuve en aquel lado de los creyentes y se de lo que les hablo. Créanme cuando les digo que ahora mismo no hay nada que la diosa haga por nosotros.»

«Yo opino que los humanos podemos vivir sin miedo a la rebelión de nadie, ni de humanos, ni de demonios. Incluso si algún día los ángeles se decidieran a atacarnos o por otro lado si a la diosa le diera curiosidad por crear otro ser vivo poderoso que viviera en nuestro planeta. Por lo que sea. Nosotros podemos vivir tranquilos, si tan solo hubiera control. Yo puedo darles ese poder, curar enfermedades, lesiones, juventud, puedo darles eternidad y sobre todo un orden. Solo tienen que dejarme experimentar con humanos, solo tienen que creer en mí y en el futuro que les planteo.»

—Introducción de la conferencia por el permiso en experimentación humana—

—Dr. Akira Dorian Wish—



----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Mapa de Islas Medias


Mapa de Dorinda


Mapa de Nil

13 de Junio de 2019 a las 08:38 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capitulo 1 - El Fin de una Era

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas