EL HIJO PREFERIDO TOMO 1 Seguir historia

senseiainsheart Yoohezy (SenseiAinsheart) Ochoa Martínez

Scarlet V Kreuz Merlín es una Nobeless, ultima descendiente de la sangre Merlina El mundo mágico se ve envuelto en otro riesgo.... El regreso de Voldemort anuncia el peligro para la ultima de los Merlín, si ella muere.... todo el mundo mágico, muggle y dimensional muere con ella... Solo hay dos opciones que juntas salvaran a Scarlet y al mundo... Una es el hijo predilecto de los 5 padres Merlines La segunda es que se cumpla la profecía dicha por la vidente Pero en el camino..... el dolor... el pasado.... y la muerte serán traídos por Dumbledore y Voldemort ¿Sera posible que Scarlet salve al mundo mágico por segunda vez ella sola? o recibirá ayuda del hijo predilecto solo una cosa se sabe de todo esto.... LA MUERTE EN UNO DE ELLOS SERA LA JUGADA FINAL PARA GANAR O PERDER...



Fanfiction Películas Todo público.

#malfoy #weasley #granger #hermione #minerva #rowglin #258 #mortifagos #mundomagico #ravenclaw #severussnape #varitas #gryffindor #merlin #dumbledore #hufflepuff #hogwarts #voldemort #harrypotter #slytherin #poder #hechiceros #amor #muerte #magia
0
525 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

El destino se comienza a tejer

Leía su libro con gran calma en su biblioteca, en esos días de luna nueva podía estar tranquila, hasta que entro su doncella con una carta en su mano —Madame, una carta para usted— dejo su lectura para quitarse los lentes que usaba solo para leer


—Gracias— tomo la carta, la doncella hizo una reverencia para después retirarse, reconocería el sello donde fuera, era del colegio Hogwarts, leyó su contenido —Libasset…— llamo a su doncella mientras seguía leyendo la carta y sonreía de medio lado —Prepara mis cosas



Después de haber sacado a Harry de su cuarto con barrotes en las ventanas, lograron llegar a tiempo a su casa, abrieron la puerta con cuidado, después de todo no habían pedido el permiso para salir a altas horas de la noche —Pasen— exclamo unos de los gemelos Weasley con voz baja, entrando primero y cerciorando que su madre no estuviera en el comedor


—Ok, pasen— señalo una vez despejado, Harry se vio fascinado al entrar, una casa pequeña pero llena de cosas, algunos objetos moviéndose por la magia, el resto de los Weasley entraron con precaución y cerrando la puerta con cuidado para evitar algún ruido, por su parte Harry curioseaba para terminar acercándose al fregadero de los trastes, donde yacía la sartén bajo el grifo abierto, siendo lavado por el cepillo, sonrió al ver eso, se dirigió al reloj en la pared que marcaba la hora y se veía el rostro de los chicos al moverse las manecillas

—¿Creen que estaría bien si tomamos un poco?— cuestiono uno de los gemelos, mientras se quitaban el suéter, había unos panes sobre la mesa


—Sí, mama no se dará cuenta— respondió Fred


En cambio Ron tomo uno y se dispuso a comerlo, Harry volteo a ver hacia la sala, en el sillón estaba tejiéndose una posible bufanda con un hechizo simple, Harry esbozo una sonrisa ante eso —No es gran cosa, pero es nuestra casa— exclamo Ron


—Es una maravilla— respondió sonriente y aun viendo la bufanda tejerse sola

—¡¿A dónde se han estado?!— apareció una molesta Molly Weasley


Ron, George y Fred se quedaron sorprendidos y se vieron los panes en sus manos para ocultarlos de inmediato en sus bolsillos del pantalón «Harry, me da gusto verte, querido— se acercó a ellos con una sonrisa, pero por aquí le dio la bienvenida, les miro con enojo a sus hijos, si las miradas mataran…


«¡Las camas vacías! ¡Ni una nota! ¡El carro no estaba!, se podrían haber matado o los podrían haber visto— los 3 miraban hacia el suelo totalmente regañados, mientras Harry los veía —Claro que no es culpa tuya, Harry querido— y ahí estaba de regreso aquel tono maternal


—Lo mataban de hambre, le pusieron barrotes en su ventana— defendió Ron con una excusa real, los gemelos y Harry asentían con la cabeza


—Agradece que no te ponga rejas a ti, Ronald Weasley— señalo con el dedo, los ojos de los tres hermanos se agrandaron del miedo y Harry con cara de sorprendido —Ven Harry es hora de desayunar— y con ello los cuatro se acomodaron, con gran prisa Ginny bajaba de las escaleras con su bata de baño


«Por aquí Harry, toma asiento— se acomodó en la mesa —Eso es, aquí tienes— servía un poco de té


—Mami, ¿Has visto mi suéter?— se acercó a la mesa, donde estaban ya comiendo


—Si querida, está en el closet


Abrió los ojos de la sorpresa al ver a Harry —Hola— con dos pasos hacia atrás y los ojos mega abiertos, salió de prisa de ahí para subir las escaleras, George y Fred se rieron viéndose entre ellos por la reacción de su hermana —¿Qué hice?


—Ginny hablo de ti todo el verano, fue algo molesto— respondió Ron


—Buenos días Weasleys— llego saludando con gran emoción a la casa


—Buenos días papá— respondieron todos


—¡Qué noche! ¡Nueve redadas!— exclamo dejando sus cosas en su lugar, mientras que Molly servía la comida


—¿Redadas?— cuestiono Harry


—Papá trabaja en el departamento contra el uso incorrecto de los objetos muggles, le encantan los muggles, dice que son fascinantes— respondió Ron

Arthur se acercó para darle un beso en la mejilla a su esposa, y acomodándose en la mesa para desayunar —Bueno…— se percató del invitado —¿Y tú quién eres?


—Disculpe, soy Harry, Harry Potter


—¡Santo cielo!— se sorprendió ante la noticia —¿De veras?, Ron nos ha contado todo sobre ti ¿Cuándo llegaste?— tomo los cubiertos para empezar a desayunar


—Esta mañana— respondió Molly poniendo una mano en su cintura, Arthur asintió con la cabeza para que continuara explicando —Anoche, tus hijos han ido volando en tu coche encantado hasta Surrey


—¿En serio? ¿Y cómo anduvo?— pregunto sorprendido, en vez de regañarlos, pero el regañado fue él, Molly al escucharlo le dio un ligero golpe en su hombro —Quiero decir… eso estuvo muy mal, muchachos muy, muy mal— Harry estaba aguantándose la risa mientras comía, ambos amigos se miraron para aguantar una risa cómplice


«Bien, Harry, tú debes saber mucho sobre muggles— comenzó a retomar la conversación anterior, Harry miro algo extrañado a Arthur sobre la cuestión —Dime exactamente ¿Qué función cumple un pato de goma?


Estaba por responder cuando escucharon un sonido provenir de afuera —Ese es Errol con el correo— exclamo Molly, en ese momento la lechuza llegaba de su vuelo, con una carta en su pico, chocando muy fuerte contra la ventana, todos hicieron una mueca de dolor al verla, vaya que si había sido un buen golpe —Percy, trae las cartas, por favor— asintió con la cabeza para levantarse de la mesa


—Errol— le llamo y con ello la lechuza se levantó de golpe, Percy tomo la carta


—Siempre le pasa eso— exclamo Ron


Percy abrió la carta para leerla —Son las cartas de Hogwarts, enviaron una para Harry también— repartió las cartas


—Dumbledore debe saber que estas aquí, a ese no se le escapa una— exclamo Arthur sorprendido


—Esto no será barato mamá— exclamo Fred al leer la carta


—Los libros de hechizos son costosos— agrego George, Ron hizo mueca al ver la lista


—Nos las arreglaremos— exclamo Molly tomando la carta, en cambio Harry puso una cara de susto al verlo —Solo en un lugar conseguiremos todo esto, el callejón Diagon— una vez todos preparados, se acercaron a la chimenea, Molly tomo una maceta que estaba colocada en un porta macetero a lado de la chimenea —Bien…Harry ve tu primero, cariño


—Pero Harry nunca ha viajado con polvos de Flu— exclamo Ron


—¿Polvos de Flu?— cuestiono Harry ante eso


¿Qué eran los polvos Flu?


—Ve tu primero Ron, para que Harry vea como se hace— respondió Molly, Ron asintió —Entra ahí— metió a su hijo cediéndole la maceta —Eso es— Ron tomo un poco de polvo Flu, y de inmediato Molly se hizo hacia atrás señalando con su mano a los demás para que hicieran lo mismo, Harry observo como su amigo levantaba la mano —Callejón Diagon— soltó el polvo para desaparecer entre unas flamas verdes, Harry se asustó al verlo

—¿Ves? Es muy fácil, querido, no tengas miedo— se acercó a la chimenea y con su mano le hizo seña para que lo intentara, con algo de miedo y un leve empujón de Arthur se acercó —Vamos, adentro— lo acomodo


«Cuidado con la cabeza— acerco la maceta —Ahí está, toma tus polvos flu— tomo un poco —Eso es, muy bien…y no olvides pronunciar claramente— se hizo hacia atrás empujando un poco a Percy y Fred para que hicieran lo mismo, con nervios Harry hizo el conjuro


—Diagonal— soltó el polvo para desaparecer


Se acercó a la chimenea algo confusa —¿Qué dijo querido?


—Diagonal— respondió Arthur


—Eso parece— agrego Molly


La multitud era demasiada, el callejón Diagon estaba rebosando, aun así entre tanto movimiento ella podía caminar sin problema, cubierta totalmente con su capa verde oscuro y su rostro muy bien cubierto por la capucha, estaba realizando algunas compras, alzo su vista para ver un pequeño callejón libre de gente y algo oscuro —Aquí es— noto al fondo el letrero de un gato que mostraba el nombre de la tienda “Madame Red” al caminar hacia el lugar, alguien más choco con ella de lado


—Que acaso no puedes ver


—Disculpe, permítame— se agacho para ayudarle a recoger sus libros, el hombre levanto su vista para notar a la mujer, solo podía verse la mitad de su rostro y un camafeo dorado con rubíes en su cuello manteniendo amarrada la capa —Tome— le cedió los libros con una sonrisa —Vaya, no pensé encontrarme al gran afamado maestro de las pociones— sonrió con sencillez


El profesor podía sentir un dulce y fresco aroma de hierba silvestre y frutos como la zarzamora y mora azul combinados, era extraño hallar ese aroma pues estos eran frutos del mundo muggle —Me disculpo, Prudens Severus Snape Prince


Alzo una ceja con sorpresa, pero no lo mostraba —“Latín eh”— eran pocos lo que sabían del idioma a un nivel máximo, pero no sabía porque el término de “sabio”


—Bien, entiendo que soy conocido pero me parece descortés que diga mi nombre y no se presente— respondió de forma seca


Volvió a sonreír ante su respuesta


¿Qué acaso le parecía un payaso?


—Permítame, soy…


—Ama con que estaba aquí— fue interrumpida, la dama volteo para verla, Severus alzo una ceja sorprendido de nuevo ante lo que veía, era una elfa, pero no una elfa de las que se conoce, tenía la apariencia humana, pero las orejas puntiagudas y una belleza fina, la elfa se sorprendió al ver al mago —Oh…es el Prudens— realizo una reverencia


Y ahí estaba de nuevo ese término de Prudens, no comprendía lo que pasaba, mejor se largaría de ahí, esas dos retenían el poco tiempo que tenía, había venido a comprar lo que le faltaba para sus clases, hasta que noto algo, su pequeño caldero recién comprado estaba quebrado de un lado, era un caldero especial de barro, lo requería para la realización de una de sus pociones —Si me permiten— exclamo molesto pero aun viendo su pequeño caldero, esto lo noto la dama


—Permítame por favor— tomo el caldero, logrando que Severus se enojara


—Por favor… si me lo regresa

—Claro…— el mago se halló sorprendido de nuevo, la dama solo toco dos veces con la yema de su dedo índice, la cuarteadura estaba de regreso a su forma original —Aquí tiene— le regreso el caldero —Espero verle en otro y más tarde momento— realizo una reverencia, secundada por la elfa y se retiraron, Severus miro con asombro el caldero, sin ninguna evidencia de haber sido quebrado, lo peor del caso es que lo había realizado sin usar su varita o realizar un conjuro o conjuro no hablado


¿Qué clase de persona era?


Llego de forma no cómoda, salió de golpe de la chimenea, levantando un montón de ceniza, se colocó sus lentes para levantarse con cuidado, observo con extrañeza, un mostrador vertical con objetos raros de magia de muggles, a lado una repisa con unos frascos con cabezas momificadas en su interior ¿en qué lugar estaba? En definitiva Harry se había equivocado


—Ama…— la seguía entre la gente —Como se ha encontrado con un Prudens—

—Si lo se querida— revisaba los ingredientes en los puestos similares a la verdulería


—Pero ama, un Prudens no es fácil de encontrar solo existen 8 en sus categorías por todo el mundo mágico— sostenía los ingredientes que le daba su ama


Se giró para verla —Lo se querida— sonrió —Sé que te sorprendió verlo, tienes razón, ver un Prudens entre la gente es algo único, déjame decirte esto pero no lo digas a nadie más


—Sí, lo que diga ama

Se acercó a su oreja para susurrarle —Hay dos Prudens en el colegio Hogwarts, uno es Severus Snape Prince, el otro es el director Albus Dumbledore— la elfa se sorprendió —Pero esto debe ser secreto entendido— puso su dedo índice sobre sus mismos labios —Nadie sabe de los Prudens o las categorías de estos, solo los Merlín por ello al verlos los reconocemos de inmediato


—Ya veo ama


—Vamos…— pago al vendedor —Debemos terminar con lo que falta— ambas caminaron hacia una librería para entrar —Oh, al parecer hoy está muy lleno— podía ver una cantidad de gente haciendo fila


—Creo que es una firma oficial de libros— le mostró uno de los libros que estaban en exhibición en la entrada


—Gilderoy Lockhart, Magical Me— leyó la portada, abrió el libro y con un chasquido ligero de dedos todas las hojas se fueron pasando una tras otra para cerrarse después de terminar —No tiene nada interesante, es un contenido lleno de vanidad y palabras vacías de una persona narcisista— dejo el libro en su lugar, a lo lejos Hermione observo lo sucedido con asombro, aquella persona había leído el libro en menos de 5 segundos ¿Qué clase de persona era? Además de notar a una criatura jamás vista, tenía semejanza a los elfos, pero eso sería imposible, ya que los elfos son de otra forma —Vamos querida, subamos a la sección alta

13 de Junio de 2019 a las 01:13 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Los cabos se unen

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión