Cuento corto
0
593 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Devorando casilleros




la vida es un enorme

tablero

y nosotros

no somos más

que fichas

desechables

te dije

aquella vez

sentados los dos

en el escalón

de la vieja heladería

abandonada

parecíamos dos niños

pero no lo éramos

parecía que nos odiáramos

de toda la vida

pero estoy seguro

que no era así

y recuerdo

que me mirabas

sin entender

una palabra

del más breve

de los discursos

que te tocó escuchar

creo que tendría

que haberte abrazado

y tras un beso

haberme esfumado

pero no lo hice

porque sabés

que las acciones vulgares

no eran mis preferidas

simplemente

te dije aquello

para que comprendieras

lo que no entendías

de tu decisión

y lo doloroso

de nuestra situación

aunque no parezca

estaba dándote

la razón

y desde aquella tarde

pasamos de ser

dos almas que se miraban

para transformarnos

en dos fichas

que se comen

mutuamente

con la intención

de sobrevivir

y en el mejor de los casos

de ganar el juego

y la vieja heladería sin helados

pasó a ser

un matemático

y minúsculo casillero

de los tantos

y tantos

que coparemos

individualmente.

12 de Junio de 2019 a las 00:36 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~