Cuento corto
1
610 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

I

Lisa una pequeña niña de apenas diez años, hija única y de padres acaudalados de mucha influencia tenia todo lo que deseaba una niña, en cambio ella solamente quería pasar un día con sus padres. Ellos estaban ocupados en sus asuntos de negocios, y no la tomaban en cuenta.

Un día su padre le trajo una gran caja no pudo contener para abrirlo, al destaparlo era un perro, pasaron los meses la niña y el perro hicieron un vínculo muy especial.

Era prácticamente como si fuera de la familia, el perro se acostaba arriba de las piernas de la niña todas las noches. Incluso cuando se sentía asustada se asomaba y le sobaba la espalda al perro, se tranquilizaba.

Una noche se levantó sobresaltada, quería acariciar al perro no se encontraba, sintió algo espeso por suerte tenía su linterna cerca, lo encendió estaba cubierta de sangre. Sus ojos se le pusieron pequeños, sus manos le temblaban. De pronto, escuchaba unos gruñidos que provenía en el baño, mientras caminaba lentamente con la linterna, aquel gruñido se escuchaba cada vez más fuerte.

El piso estaba teñido de rojo, el miedo se había apoderado de ella, levantando temblorosamente la linterna iluminando cerca del lavamanos se encontraba una inmensa criatura que comía deleitándose el corazón del aquel perro, mirando con esos ojos rojos intensos.

A la mañana siguiente, los padres se preocuparon por ella se preguntaban porque no salía de su habitación, así que decidieron entrar la pequeña niña se encontraba meciéndose con el pedazo de cabeza de su mascota.

Ella no dejaba de decir.

— Él vendrá por mí, él v…

Hasta el día de hoy, nadie sabe lo que paso con ella.

1 de Junio de 2019 a las 02:55 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~