5
691 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Kotoba no nai āto

—Mucho ha corrido el rumor de que las geishas son doncellas encargadas de dar placer a nivel íntimo, sobre todo a hombres de negocios. Nada más lejos de la realidad. A día de hoy, no me he cruzado con ninguna que ofrezca tales servicios. La mayoría solo son las encargadas de amenizar eventos con sus cantos o danzas tradicionales.

>>Ser una geisha no es un trabajo fácil, debes tener disciplina, saber estar y deber tener la educación adecuada. El entrenamiento pasa por varias fases: Shikomi, Maiko y, finalmente, Geisha.

>>En muchos países, salir de noche, sola y vestida con ropa que no te deja mover las piernas con rapidez, es impensable y peligroso. No debería serlo. Sin embargo, aquí, en Japón, no hay separaciones en cuanto a territorio. No hay zonas buenas y malas y no se considera peligroso salir en esas condiciones cuando ha anochecido.

—Exactamente, ¿En qué consiste tu trabajo? —preguntó la periodista que había seguido el recorrido de la muchacha.

—Como puedes ver —dijo la muchacha, sujetando la tetera con firmeza—. Mis ocupaciones consisten en ayudar a presidir la ceremonia del té.

Tras decir aquello, la geisha inclinó su cabeza como despedida y se fue.

28 de Mayo de 2019 a las 08:42 0 Reporte Insertar 3
Fin

Conoce al autor

K.H Baker Imaginemos a una niña que quiere comerse el mundo, una niña que no le tiene miedo a nada... Bien, ahora juzguemos a esa niña y metámosle miedo en su pequeño cuerpo, digámosle que no puede hacer todo lo que se propone, digámosle que sus sueños son solo eso, sueños, y que nunca hará nada grande en su vida. Esa niña puede tomar dos direcciones: Sucumbir a los deseos de las malas lenguas y conformarse en la vida, o alzar la voz para acallar las voces que intentaban enterrarla para que no cumpliera su sueño. ¿Queréis saber qué pasó cuando esa niña creció? Creció. Escribir no es un camino fácil, pero si amas la lectura y todo lo que conlleva, no tendrás que esperar a llegar al final del camino para disfrutar su recompensa. El recorrido es la mayor aventura, disfrútala. Oh... Sí... Se me olvidaba. Esa niña soy yo.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~