Los Juegos de Axel Seguir historia

raquelsc Raquel Schreiber

Sacaba buenas calificaciones, era una excelente hermana mayor y no me metía en problemas. Mi vida no era perfecta, pero nunca tuve motivos para quejarme de ella. Mamá siempre estuvo orgullosa de mí y Reagan no dudaba en contarme todos sus secretos. Yo era, por así decirlo, una chica buena. Era feliz. Con mamá y mi hermana... eso me bastaba, sólo nosotras. Nada podría ser mejor. Entonces apareció el novio de mi madre y me arruinó la existencia. Para rematar, no estaba solo, tenía un hijo, de mi edad... Su nombre era Axel Dough. Y lo odiaba.


Romance Romance adulto joven No para niños menores de 13.

#action #hate
4
327 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

Sinopsis

Sacaba buenas calificaciones, era una excelente hermana mayor y no me metía en problemas. Mi vida no era perfecta, pero nunca tuve motivos para quejarme de ella. Mamá siempre estuvo orgullosa de mí y Reagan no dudaba en contarme todos sus secretos. Yo era, por así decirlo, una chica buena. Era feliz. Con mamá y mi hermana...eso me bastaba, sólo nosotras. Nada podría ser mejor.

Entonces apareció el novio de mi madre y me arruinó la existencia. Para rematar, no estaba solo, tenía un hijo, de mi edad...

Su nombre era Axel Dough.

Y lo odiaba.

Vivían en Inglaterra, mamá había conocido al tipo en uno de sus tantos viajes de trabajo. Charlaron, salieron y se enamoraron. Luego se casaron y nos mudamos de Carolina del Norte. Tuvimos que irnos a vivir a Holmes Chapel en Cheshire, Inglaterra. Tuvimos que irnos a vivir a su casa, compartir el mismo techo.

Mierda.

Pero con el tiempo, me di cuenta de que Charles Dough era un buen hombre y, sobre todo, nos respetaba. El problema era su hijo, Axel. Ese grandísimo patán que tenía la secundaria entera bajo sus pies, mientras que a mí apenas me tomaban en cuenta. El chico era un cretino y un pervertido, un niño mimado. El hijo de papi. No lo soportaba, y se terminó de ganar todo mi odio y desprecio cuando lo encontré desnudo sobre mi cama.

Estaba más que convencida de que ese muchacho tenía problemas.

Reagan me decía que él era muy simpático y agradable, y que si le daba una oportunidad empezaría a gustarme. Mamá pensaba lo mismo y lo adoraba como si fuese un dios u otro ser sobrenatural. Yo me exasperaba y pensaba que definitivamente Axel les había hecho alguna magia negra para que dijeran ese tipo de cosas. No me tragaba tan fácil ese cuento de que Axel era un chico bueno y responsable.

No, no y no. Me negaba a verlo como una persona agradable que no mataba ni a una mosca y me oponía rotundamente a ceder a sus encantos. Mis institntos decían que él era una pandora de problemas y yo confiaba en ellos.

Hasta que un día en que menos lo esperaba, Axel Dough descubrió mi punto débil, me lo restregó en la cara y lo utilizó a su favor.

Entonces yo caí.

24 de Mayo de 2019 a las 15:47 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo 1. El inicio de mis problemas.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión