Cuento corto
1
345 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

ATRAPADO

El doctor Domingo despertó mareado. Un insoportable ardor en el pecho apenas lo dejaba respirar. Abre los ojos, pero no puede ver nada. Entonces entra en pánico, trata de ponerse de pie pero su cabeza golpea contra algo. Levanta sus manos y estas tocan el techo. «Donde estoy» piensa. Sigue palpando y entonces lo nota: está dentro de una caja.


El terror se apodera de él, golpea el techo con todas sus fuerzas, pero no consigue nada. Trata de gritar, pero el sonido le parece casi inaudible, como si la obscuridad absorbiera sus gritos directamente desde su garganta. Continúa golpeando las paredes por un par de minutos pero pronto se da cuenta de que es inútil. Intenta calmarse, y pone sus pensamientos en orden. Se pregunta donde esta y como llegó ahí aunque tiene una corazonada. Hace uso de sus tacto para hacerse una idea. Todo dentro de la caja está perfectamente tapizado con una suave tela acolchada. No cabe duda, es justo lo que se temía: Está dentro de un ataúd.


Ahí tendido en su ultima morada, el Dr. Domingo, se entrega a su destino, pensando en como termino en esta triste situación. Tiene claro que no es un accidente, pues nadie sepulta a una persona viva sin darse cuenta. Entonces viene a su mente la verdad. El veneno.


Él y su amigo, Cristóbal, se encontraban trabajando en un nuevo veneno, que según creían , podía ser la tan buscada cura para el cáncer. Este veneno era extraído de una extraña araña que había encontrada en la remota isla Sentinel del Norte, perteneciente al archipiélago de las isla Andamán, en el océanoIndico, pero para su decepción y sorpresa, el efecto del veneno fue otro. Al hacer las pruebas en una rata, el veneno destruyó el sistema nervioso del animal, provocándole la muerte en quince minutos. Ambos decepcionados, se fueron a sus casas, pero quedaron estupefactos cuando al día siguiente regresaron y vieron la rata viva y sin ningún rastro de que había sido envenenada. Ellos habían descubierto como inducir una especie de catalepsia.


Ahora le quedaba claro el como, solo le faltaba el quien.


Frotando su mano el doctor pudo sentir su anillo. Este era de oro con una incrustación de diamante, y era también, el secreto mas grande de su familia, pues pasaba de padre a hijo desde hace muchas generaciones. Todos pensaban que era extremadamentevalioso, pero la verdad es que no valía nada, ya que tanto el oro como el diamante era completamente falso. Solo los que habían sido dueños del anillo sabían la verdad. Su padre se lo había entregado con estas palabras: «este anillo a pertenecido a nuestra familia desde siempre, a pesar de lo piensan las demás personas, no tiene valor material, pero tiene un gran valor histórico para nosotros. Entregalo a tu primer hijo cuando creas que es el momento y no le cuentes a nadie de la verdad, ni siquiera a las personas en que mas confíes». Desde luego el doctor no se lo contó a nadie, ni siquiera a Clara, su amada esposa, aunque muchas veces tubo el impulso, siempre recordaba lo que le había dicho su padre y se contenía. De pronto se encontró pensando en Clara, sentía tanta tristeza de no haber podido pasar mas tiempo con ella, pues solo hacía cuatro meses desde su boda. Ella era el amor de su vida, la había conocido en una cena en la casa de un amigo. Fue amor a primera vista, el nunca vio una mujer mas hermosa, y grande fue su sorpresa, cuando fue ella la que se le acerco. Los siguientes meses fueron maravillosos y el doctor no dudó en casarse. Mientras recordaba, las lagrimas corrían por sus mejillas, pues no soportaba la idea de haber conocido al amor de su vida y pasar tan poco tiempo junto a ella.


El aire dentro del ataúd comienza a faltar. Pronto morirá asfixiado. ¿Quien seria capaz de hacerle esto?, sin duda, habían usado el veneno, por lo que el asesino era alguien con acceso a su casa. Talvez su chófer, pues siempre le había pedido un aumento y el se había negado; talvez su cocinera, por todas las veces que la regaño por el sabor de la comida; el propio Cristóbal, que era el que mas ganaba con su muerte, pues podría patentar como suyo el descubrimiento del veneno. Bueno ahora ya no importa nada de eso, la muerte ya se acerca. Siente como minuto a minuto se le hace mas difícil respirar. Se esta quedando sin oxigeno.


El Dr. Domingo ahí, en su cómodo lecho siente como sus pulmones se esfuerzan por recoger el poco oxigeno que queda. La muerte es inminente. Trata de mantenerse consiente, trata de resistir hasta el final. Puede oír un ruido sobre el, pero piensa que debe estar delirando. Se queda escuchando como aumenta gradualmente el ruido mientras muere. Ya esta sobre el, lo puede oír claramente. De pronto la luz consume la obscuridad, se tapa los ojos, pues la luz le lastima. Trata de mirar, y una silueta aparece, pero no puede distinguirla. De pronto una voz resuelve sus dudas. —Domingo —dice la voz. El doctor trata de responder pero de su garganta apenas sale un ruido inentendible. La silueta se acerca y toma su mano, entonces puede verla con claridad. Es clara, su amada. Su Corazónlate desbocado, como la primera vez que la vio. Intenta decirle algo, pero en ese momento siente como clara toma algo de su dedo y se retira. —Solo venimos por esto —dice clara mostrando el anillo que tiene entre sus dedos,con una sonrisa. El doctor ya no puede distinguir a su amada en aquel rostro malvado, su mirada fría casi le congela el alma. —Y también a terminar el trabajo— dice la voz de un hombre. Entonces lo ve, abrazando a Clara por detrás: Es Cristóbal, que lo apunta con un arma. El tiempo se para y el Dr Domingo ahora puede ver todo claramente: El amor, amistad y el secreto de su familia, es quien acaba con su vida, y sonríe por la sorpresa que se llevarán.


¡blam!


22 de Mayo de 2019 a las 23:23 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~