Grito De Luz Oscura Seguir historia

luxydel-sama Luxydel Sama

Olivier es un chico frío de 17 años, quien está en un mundo en la que los hijos de los dioses están en la tierra. La razón es que después de la guerra contra los delviets. La diosa de la luz fue la quien propuso eso para así evitar otra devastación. Pero, Olivier también es el hijo de un dios quién al parecer era uno muy fuerte. Ya qué es portador de un gran poder en su interior. Pero, también guarda un gran rencor y resentimiento por la humanidad. Al conocer a Ysela, Hija de la diosa de luz, quién es la diosa más importante. Comienza a desenfrenar unos acontecimientos que hace que lentamente cambie su forma de ver al mundo. Batallas, romance y muchos poderes divinos serán narrados en esta novela. invitándonos al mundo triste y sombrío que vive Olivier y como es rescatado de él lentamente, por lo que laguna vez, lo traicionaron.


Fantasía Épico No para niños menores de 13. © Todos los derechos reservados, historia registrada

#semidioses #traiciones #239 #romance #dioses
6
4.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

—Él: Para el mundo siempre seré el malo, una oscuridad cruel, detestable y repugnante que solo traerá desgracias a este mundo.

—Ella: Para el mundo siempre seré lo bueno, una luz de esperanza que supuestamente traerá un nuevo y mejor mundo para sus corazones.

—Él: Ella siempre ha sido magnifica, talentosa, inteligente. Pero a la vez es insegura de lo que hace y eso la vuelve vulnerable.

—Ella: Él siempre ha sido fuerte y valiente en todas las ocasiones. Pero también guarda en su corazón un gran dolor que evita que todos conozcan lo amable que es.

—Él: No soy nada y a la vez lo soy todo.

—Ella: Lo soy todo y a la vez no soy nada.

—Él: Soporté mucho dolor, el mundo de oscuridad en el que vivía era un negro absoluto que absorbía toda esperanza de mi cuerpo. Pero entonces, un día, esa oscuridad empezó a reflejar su hermosa y resplandeciente luz, la aterradora oscuridad, ya no me asustaba.

—Ella: Siempre fui adorada, el mundo de luz en el que vivía era tan caliente que me abrasaba y tan brillante que me cegaba. Pero entonces, un día, esa luz cegadora y sofocante disminuía por su imponente oscuridad. Ya no me sentía abrasada ni cegada. Fue entonces, que comprendí, “que se necesita oscuridad para ver la luz”.

—Él: Fue agradable mientras duró, fue cómodo apreciarla, fue confortante saber que existía. Pero este mundo no me dejaría disfrutarlo. Por qué el camino que debo tomar es completamente diferente a donde esa cálida luz se dirigía.

—Ella: Fue hermoso mientras duró, fue encantador mientras lo tuve, fue maravilloso saber que no estaba sola. Pero este mundo no me permitiría tenerlo. Por qué un día, otra vez la luz empezaba a cegarme y su oscuridad se perdía en ella. Al igual que mis esperanzas.

—Él: Ahora entiendo, este mundo seguirá igual que siempre. Lo único que sé, es que mi oscuridad será quién le ponga fin a este mundo roto por ideales egoístas.

—Ella: Ahora entiendo, este mundo no cambiará. Lo único que sé, es que mi luz será la que siga segando a este mundo por falta de su oscuridad.

9 de Mayo de 2019 a las 02:53 0 Reporte Insertar 3
Leer el siguiente capítulo Capítulo 0

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 7 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas