joselin-ayala1557190104 Joselin Ayala

En esta nueva parte de la Saga Crepúsculo de Stephanie Meyer, se contara la nueva aventura para nuestros amados Bella y Edward: Ser Abuelos. Jacob y Renesmee están esperando un bebe, pero como era de esperarse la llegada de un nuevo miembro a la familia Cullen y a la familia Black, les trae consigo inconvenientes inesperados mas allá de su imaginación. Todo puede suceder en La Saga Crepúsculo: Ocaso


Fanfiction Películas Sólo para mayores de 18.
173
34.4mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Bella Cullen y la moda.

Sólo un rato más. Sólo un rato más. Me repetí a mi misma mientras Alice y yo pasábamos por los pasillos de una de las tiendas de ropa de Port Ángeles. Mi cuñada sabía perfectamente lo mucho que yo detestaba ir de compras. Pero aún así, siempre me pedía a mi que la acompañara.

_¿Podrías ponerte más alegre, Bella? La fiesta de cumpleaños es en unos días.

_Lo siento, Alice, pero detesto ir de compras y tú lo sabes muy bien_ le respondí

_Sí, pero al menos, ¿podrías fingir que te emociona la idea, de hacerle una fiesta de cumpleaños a tu hija?

_¡Renesmee Carlie Cullen, mi querida hija va tener una fiesta, yupi!_ dije sarcástica y fingiendo una sonrisa.

_Pero no lo digas así Bella, dilo, no sé, con más alegría.

Reí entre dientes.

_Estas jugando conmigo, ¿cierto? Ay Bella, casi me lo creo.

_La verdad, desde que soy vampira ya no... ya no detesto tanto ir de compras, ahora confío en que me veré hermosa con lo que sea que me ponga, y ya no voy a desentonar al lado de Edward.

_Eso era lo único que te preocupaba cuando eras humana? ¿Desentonar al lado de mi hermano?_ me preguntó Alice.

_Sí, cualquier humano, por muy... hermoso que sea, no puede comparar su belleza con la de un vampiro, y menos con la de Edward_ dije y esbocé una media sonrisa.

_Bueno, entonces, ¿tu... tu adversion a la moda, esta olvidada?

_Si bueno..., no del todo, no te hagas ilusiones Alice._ le dije mirándola con una cierta advertencia en mi mirada, la conozco demasiado bien _¿Sabes? vi un vestido en el otro pasillo, que... me encantó!, ¿me darías tu, sincera opinión? No tengo mucha experiencia con esto así que...

_Por supuesto Bella, ve por el vestido y enseñamelo_ respondió Alice con una sonrisa.

Fui por el vestido, era blanco, con hermoso diseño de flores y brillos. Alice, se quedó estupefacta al verlo.

_Es lindisimo, tus gustos están mejorando Bella.

_Muchas gracias_ dije haciendo una mini reverencia ante mi cuñada, luego mi mirada se enfocó en vestido, azul oscuro, hermoso decorado con diamantes y zafiros preciosos _¡Oh, por Dios!, este vestido me parece perfecto para Renesmee, ¿tú que opinas Alice?

Mi cuñada volteó a ver el vestido que yo sostenía sobre mis manos, y al verlo, soltó el que ella sostenía, provocando que cayera al suelo.

_Es hermoso Bella, y es perfecto para Renesmee, este tono de azul hará relucir su piel, y estoy segura de que a Edward también le encantará.

_Lo sé, aunque no se porque quieres hacerle una fiesta de 21 años a Renesmee si ante todos ella tiene 10 años.

_Si pero se ve de 21, o mejor dicho... se verá de 21 años, dentro de unos días.

Eso tiene sentido, porque ahora luce como de 13 o 14, pensé.

_Bueno, vamos al otro lado de la tienda, a buscar los zapatos, ya tengo, mi vestido, el de Rose, el de Esme, y por supuesto el tuyo Bella.

_¿El mío?_ pregunté algo incrédula _Es el que acabo de eligir ¿cierto? El blanco con florecillas.

_Eh, no, ese es demasiado sencillo para la fiesta, te escogí uno más elegante, y largo, color rojo.

_¿Rojo? Uy si, seguro Edward no notará la referencia..._dije riendo disimuladamente.

Alice pareció pensarlo un momento mientras nos dirigiamos a la sección de zapatos.

_Mmm no, creo que no fue buena idea el color rojo. Ya regreso, no te muevas.

Me quedé inmóvil como estatua mientras Alice regresaba a la sección de vestidos, pero sólo fueron 5 segundos lo que tardó en regresar a mi lado, y el montoncito de vestidos que descansaban sobre su brazo no parecían haberse movido.

_Listo, ya cambié el vestido, este te va a encantar!!! Estoy segura de ello.

_Y, ¿estas tan segura porque lo viste o porque confías en tus instintos con la moda?_ pregunté.

_Puede ser que... ambas.

_Si, ya me lo imaginaba.

Caminamos en silencio rumbo al área de zapatería, había demasiados tipos de tacones para elegir.

Pero Alice, con su genial visión, ya sabía que zapatos comprar, sólo hizo que yo me probara los míos, para ver que tal me quedaban, aunque ella sabía que me quedaban perfectos.

_Son hermosos, ¿cierto?

_Si, Alice, son unos zapatos preciosos.

Ella me sonrió y se sentó para apilar las cajas de zapatos que íbamos a comprar cuando de pronto ella... vió algo.

Supe que estaba teniendo una visión, en cuanto noté su mirada perdida en la nada, mirando a un punto en el suelo sin ver nada en realidad...

Terminé de apilar los zapatos y la encerré en un vestidor poniendo una pequeña nota en la puerta, por la parte de adentro y fui a pagar las cosas, y luego salí y llevé las cosas al coche para luego entrar al asiento del conductor a esperar a mi cuñada.

Luego de unos minutos, Alice entró al asiento del copiloto y me miró con el ceño fruncido.

_Me dejaste sola, dentro de un vestidor Bella, con una pequeña nota "Pagaré las cosas y te espero en el auto mientras dura tu momento de visión"_ me reclamó imitando mi voz a la perfección.

_Si, lo siento, no quería interrumpirte, ni que los demás nos vieran raro porque tú estabas en una especie de trance hipnótico.

_Si, creo que tienes razón, Bella, gracias. Por cierto. No te voy a contar nada de mi visión, al menos, no aún_ me dijo

_Pero, si no te he preguntado nada.

_No. Pero estabas a punto de hacerlo Bella, créeme lo sé. Por cierto, ¿sabes donde está Renesmee? Quiero mostrarle su vestido pero no contesta mis llamadas.

_Eh, quizá apagó su teléfono, ella y Jacob tenían planeado ir al cine y después a la Push. Dijo que querían ir a nadar.

_Bueno, con que no haga salto de acantilado, todo estará perfecto_ dijo ella mirándome.

Dejé escapar una risita asintiendo mientras encendía el auto.

Yo sabía perfectamente el por qué lo mencionaba, eso fue lo que me hizo reír. Aún mantengo en mis recuerdos aquella oscura época en la que Edward me había abandonado, durante lo que me pareció demasiado tiempo.

En aquella época, empecé a recuperarme de la "ruptura" con ayuda de Jacob, aunque fue gracias a una salida de chicas, al cine con Jess que descubrí que la adrenalina en mis venas, que la sensación de estar en peligro, traía a mi mente la voz protectora de Edward, que me hacía pensar que yo le importaba, aún cuando la realidad de ese entonces, me decía todo lo contrario.

En aquel instante llegué a pensar "¿Si me amaba como dice, por qué se fue? ¿Por qué se ha ido de mi lado, si me ha dicho tantas veces que, yo era su vida y que no podía vivir sin mi?".

Aunque ahora, comprendo que, el hombre que ahora es mi esposo, nunca dejó de amarme y si se fue de mi lado, fue presisamente porque me amaba aunque yo no lo comprendía de ese modo.

En fin, en ese tiempo, yo buscaba tener, descargas de adrenalina para poder escuchar la voz de Edward en mi mente, así que probé andar en moto con Jake, y funcionó. Y mientras Victoria trataba de atraparme, pasé mucho tiempo en la reserva, descubrí que mi amigo era un hombre lobo, y que él y sus amigos practicaban salto de acantilado, por diversión. Así que decidí intentarlo yo también, para tener otra descarga de adrenalina.

Conduje tranquila, de vuelta al lluvioso pueblo de Forks. Mientras Alice estaba teniendo otra visión. Su rostro perfecto se puso más niveo de lo normal y su expresión mostraba que estaba preocupada.

Cuando entré al garaje de los Cullen y apagué el motor del coche, fue cuando ella salió de su trance.

_Alice... ¿Qué es lo que te tiene tan preocupada? ¿Que fue lo que viste?

_Bella, este no es el momento para hablar de eso, hemos llegado a casa y debemos bajar nuestras compras antes de que lleguen, ellos.

_¿Ellos? ¿a quiénes te refieres con ellos?_ pregunté.

_No tiene caso que te lo diga Bella, lo descubrirás pronto.

_Dímelo Alice Cullen, o convenceré a Edward de que te quite tu Porshe.

Chantajear a Alice con quitarle su auto, que es idéntico al que usamos para llegar a Italia hace un tiempo, siempre había sido una buena estrategia.

_No me convenceras de decirte algo Bella, ya no. Ya he hablado con Edward sobre tus chantajes, y me ha prometido no volver a caer en ellos.

_Claro, pero tú no te das cuenta de la magnitud del efecto que tienen mis caricias en Edward.

_Bella, todos vemos la magnitud del efecto que puedes causar en mi hermano, incluso desde que eras humana. Además, Edward está de cacería junto con Jasper, Emmett y Carlisle, cuando ellos regresen, les contaré a todos mi visión.

_Oh, de acuerdo, tú ganas Alice.

Por fin bajamos del coche, y sacamos las bolsas y cajas de nuestra ida de compras a Port Ángeles.

Alice dijo que todo lo debíamos de acomodar en su armario. Y así lo hicimos, subimos todo al armario que está en el cuarto de Alice.

Después de acomodar todo bajamos a recibir a Esme y Rose, que habían ido a ordenar el banquete. Y a entregar las últimas invitaciones.

_¿Cómo les fue chicas?_ les pregunté.

_Bueno, yo diría que bien, aunque a los Newton y a los Weber les sorprendió que la familia Cullen tuviera un miembro más_ respondió Rosalie.

_Y Charlie estaba muy confundido cuando vió el número 21 en la invitación. Y tuvimos que decir que era la fecha._ dijo Esme riendo un poco.

_Ya me imagino el rostro de confusión de mi padre_ dije acompañando su risa.

_Bueno, ¿y a ustedes cómo les fue? Espero que no atormentaras mucho a Bella con las compras, Alice_ dijo Rose alzando una ceja.

_Eh... bueno no demasiado. De hecho fue Bella quien eligió el vestido de Renesmee, y... debo admitir que sus gustos con respecto a la moda, están mejorando mucho.

_¿En serio?_ preguntó Esme un tanto sorprendida.

_Si, con decirles que su... aversión a la moda está casi olvidada.

Ahora fue Rose la que me miró confundida. Y yo asenti.

_Si, aunque no del todo, como ya le he dicho a Alice, aunque supongo que ella solo escucha lo que quiere escuchar de mis palabras.

_Bueno, al menos es un avance, y todo gracias a Alice.

_Ojalá fuera por mi que olvidó su aversión a la moda_ dijo Alice.

_¿Cómo? Si no fue por ti... entonces ¿por qué...?

No terminó porque yo me apresuré a responder a la pregunta que ella estaba formulando.

_Por la inmortalidad. Lo que realmente me preocupaba era desentonar al lado de Edward cuando era humana, digo, algo tan hermoso y aparentemente perfecto como lo es Edward y el resto de nuestra especie, no se compara a un humano... Por lo que desde que soy vampira ya no me preocupa que al vernos juntos él se vea mucho más hermoso y perfecto que yo, ahora estamos más... a la par.

_Bueno, nunca imaginé que fuera por eso, ni siquiera se me pasó por la mente_ dijo Rose.

_Ni yo, ella es realmente sorprendente, ¿cierto?_ oí su voz entrando en la estancia.

Me levanté del sofá y en medio segundo de ya estaba entre mis brazos.

_Edward, me alegra que por fin llegaras_ dije y luego presioné mis labios en los suyos.

Sentí las miradas de todos sobre nosotros. Lo solté y dirigí mi mirada al suelo, dado que no puedo ruborizarme.

_Bella, de una vez te digo, que no me vas a convencer de quitarle a Alice su Porshe solo porque no sucumbió a tus chantajes.

_Alice!_ chillé y ella se encogió de hombros con una sonrisa.

En ese momento entraron al salón Jasper y Emmett, estallados en risas por alguna razón que yo no comprendía.

_Nos encontramos a Seth, nos informó, o más bien le informó a Edward que Jacob y Nessie están en la Push. Y se molestó porque el lobo dijo que tú ya lo sabías_ dijo Jasper aún riendo.

_Oh, Jacob dijo que irían al cine y luego a la Push. No te lo dije, Edward, porque sabía que te ibas a molestar, si te molestaba que yo fuera a ver a Jake a la Push cuando era humana, y que sabías que siempre te he elegido a ti... serías mucho más sobreprotector con nuestra hija.

_Y sobre todo porque Nessie eligió a Jacob_ mencionó Emmett.

_Creo que no debiste decir eso_ musitó Jasper.

_Emmett, tienes suerte de ser mi hermano y de que aprecio a Rose lo suficiente, sino, créeme que te arrancaria el cuello.

Emmett sólo se rió.

Cuando todo se calmó un poco más, les contamos lo que nosotras estuvimos haciendo, incluso le mostré a Edward el vestido que escogí para Renesmee. Le encantó tal como dije.

Y me felicitó por dejar mi aversión a la moda, dijo que eso sería bueno para el bienestar de Alice, ya que me tendría de compañera en todas sus salidas de compras a Port Ángeles o a Seattle.

_Bella Cullen y la moda ¿quién diría que se podrían llevar bien?_ dijo Emmett en tono de burla.

Todos nos reímos al unísono y en ese momento Jacob y Renesmee entraron tomados de la mano.

Sentí un nudo en el estómago al verlos así, y pensar que estuve a unos meses de elegir a Jacob. A pesar de todo ese salto de acantilado que di fue una suerte.

De no haber saltado, Alice no habria pensando que había muerto, y no se lo habría dicho a Rose, que no se lo habría dicho a Edward, que no hubiera intentado que los Vulturis lo asesinaran y yo no habria tenido que ir por él, Edward no habría tenido que volver conmigo de saber que yo estaba sana y salva, por lo que... yo habría terminado siendo la esposa de Jacob, algunos años más tarde. Pero eso no era lo que el destino tenía preparado.

La vida da muchas vueltas, yo me enamoré de Jacob el tiempo en que Edward se alejó de mi, pero siempre lo preferí a él, a mi vampiro, a mi león, que en su momento se enamoró de su oveja descarriada que ahora, por esas cosas raras de la vida se habia convertido en una leona para ser su pareja perfecta.

_Sé que te he preguntado muchas veces esto, pero no me canso de preguntar por que siempre ansío saber la respuesta, ¿que estas pensando, Bella?_ me preguntó mi esposo.

_Nada, sólo pienso en las ironías de la vida, que sin los pequeños defectos de la visión de Alice... probablemente, yo no sería tu esposa, y quizá Renesmee no existiría o tendría algún otro nombre y en lugar de ser mitad vampiro, quizá sería una mujer loba como Leah, yo tendría otra vida, de no ser por ese salto de acantilado, de hace algunos años en La Push_ le respondí mirando a Jacob.

_Tienes razón, todo podría ser tan... diferente, ¿te arrepientes de haberme escogido a mi y no a él?

_No, al contrario, siempre creí que el mundo no era como debía ser, que todo estaba al revés, pero ahora me doy cuenta que, al final todo es como debe ser, quizá no haya nada normal en el mundo, porque nadie es normal, todos somos especiales a nuestra manera. Aunque claro, no todos pueden ser geniales licantropos, o asombrosos vampiros, hermosos de una manera... inhumana.

_Comparto tu opinión, sólo hasta cierto punto. Si todo fuera como debe ser, no existirían los seres sobrenaturales como los licantropos, o los vampiros. O las brujas.

_¿Crees en brujas?_ pregunté extrañada.

_Claro, las brujas son la razón de que los vampiros y los licantropos existan.

_Brujas, como de... volar en escobas, calderos, pasiones locas, piel verde, nariz alargada, feas...

Edward estalló en risas, cuando terminé de decir aquello, como si yo estuviera loca, así que lo miré algo confundida.

_No, las brujas tienen aspecto de huamanas, pero claro tienen magia, que proviene del poder de la naturaleza.

_Entonces, dices que alguna de mis compañeras del instituto pudieron ser brujas, sin que yo lo notara?_ lo miré aún confundida.

_Exactamente, podría ser cualquiera.

_Vaya. Yo nunca creí en brujas, pero bueno, cuando te conocí yo era ajena a todo el mundo sobrenatural así que..._ me escogí de hombros.

_Si, entiendo, suena muy raro, pero gracias a la existencia de las brujas es que existimos los vampiros y aunque los verdaderos licantropos si son gracias a las brujas.

_¿A qué te refieres con... verdaderos licantropos, suegrito?_ preguntó Jacob.

_Tú y tus amigos son hombres lobo, si, pero por los espíritus guerreros, y pueden transformarse cuando deseen. Los verdaderos licantropos sólo a transforman en luna llena. Y ni se te ocurra volver a llamarme suegro.

_Bueno, luego discuten, Alice ¿ya nos puedes decir de tu visión?_ pregunté mirando a mi cuñada.

_¿Alice tuvo una visión?_ preguntó mi esposo confundido.

_No sé si sea el momento de decirlo, no quiero preocuparlos.

_Alice, te quedaste paralizada en la tienda y también mientras veníamos de regreso_ le recordé.

_Alice, amor, no nos dejes así, dinos ¿Que es lo que pasa?_ preguntó Jasper.

Alice Cullen, detuvo su mirada unos segundos en cada uno de nosotros y luego miró hacia donde estaba el despacho de Carlisle con todos sus cuadros.

Creo que ya se de que va esto.

Los Vulturis.

Eso le daría sentido al hecho de que no quisiera contarme absolutamente nada en la tienda, creo que todos pensamos lo mismo.

Luego de varios minutos, fue Carlisle quien rompió el inquietante silencio de la estancia.

_¿Son los Vulturis?_ preguntó mi suegro

Al terminar de formular esa pregunta, todos incluso Jacob, nos quedamos quietos mirando fijamente a Alice.

Se podía sentir la tensión que emanaba de cada uno de nosotros. Y Alice no parecía querer responder a esa pregunta.

_Sí_ musitó Alice.

Y toda la tensión aumentó en un mismo segundo.

9 de Mayo de 2019 a las 00:49 5 Reporte Insertar Seguir historia
6
Leer el siguiente capítulo Compañeros de batalla

Comenta algo

Publica!
Antonia Figueroa Antonia Figueroa
Podrias publicar otras pronto, quisiera leerlas todo el dia y muchas gracias por hacer que sigan mis iluciones.
September 20, 2019, 07:10
Antonia Figueroa Antonia Figueroa
Podrias publicar otras pronto, quisiera leerlas todo el dia y muchas gracias por hacer que sigan mis iluciones.
September 20, 2019, 07:10
Antonia Figueroa Antonia Figueroa
Hola!! Me encanto esta continuacion de la saga que hiciste
September 20, 2019, 07:08
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas