Los Ángeles No Son Perfectos Seguir historia

victorgadi98 Víctor Gadí

UNA ULTIMA VOLUNTAD QUE CUMPLIR. LA MEJOR MANERA DE REUNIFICARSE. Borja necesita volver a ser feliz. Ivette solo quiere pasar página. Endika no quiere mostrar su auténtico yo. Lo único que les une es la sangre y la repentina muerte de su abuelo. Cuando uno de ellos descubre que éste se dejó una promesa sin cumplir, los tres idean un plan para llevar a cabo su última voluntad. Un viaje con el fin de sellar un pacto del pasado se convierte en una aventura de cambios hacia el resto de sus vidas. Porque, a pesar de no ser perfectos, ni siquiera los ángeles lo son.


Aventura Todo público. © Todos los derechos reservados

#primos #Cádiz #Bilbao #barcelona #madrid #españa #viaje #young-adult #juvenil
3
1137 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Nota del autor

Cuando me dieron la noticia de que mi abuelo estaba en el hospital tras haber sido operado por cáncer en el páncreas, estómago, intestino y conductos biliares; tuve la idea de escribir esta historia. Mientras se iba desarrollando en mi cabeza, él hacía todo lo posible para salir adelante y no volver a la UCI. No fue hasta el día 24 de abril del 2017 cuando nos dieron la noticia de que nos había dejado, por lo que mi madre y yo tuvimos que irnos a Madrid para el entierro.

Durante el viaje, tomé la decisión de coger el portátil, darle a la tecla y pasar la idea de mi mente al aparato electrónico. No puedo negar que no tuve náuseas durante el trayecto y, mientras sonaba Miley Cyrus, Justin Bieber, Enrique Iglesias y Ed Sheeran, las emociones desalojaron mi cuerpo para manipular mis manos a su antojo (a la hora de escribir, claro). Fue una gran manera de desahogarme, de despedirme de mi abuelo como él se merecía.

Una vez llegamos a San Martín de la Vega (comunidad de Madrid), eran más de las doce de la noche, pero igualmente fuimos directos al tanatorio donde se hallaba su cuerpo. Al verle, tuve ganas de huir, empezar a correr. Intentar dar marcha atrás al reloj que es la vida y haber disfrutado más tiempo a su lado. Frío, descansando, tranquilo, en un sueño eterno, … Así le veía. Pude estar el suficiente tiempo a solas con él para contarle todo aquello que no me atreví a decirle. ¿Por cobardía? La verdad es que no lo sé.

Al día siguiente, me pasé toda la mañana a su vera, esperando la hora de despedirme de él. En un principio, pensé que iba a soportarlo, quería hacerme el fuerte. Sentir su tacto helado, observar a mis familiares tristes, con los ojos bañados en lágrimas, recordar que no volveríamos a hablar de libros, me superó. Comencé a sollozar, dejándome llevar por todo aquello que sentía. Aun con el corazón ahogado por la pena, hice todo lo que estaba en mi mano para calmar a mis primos, tíos, a mi madre, a mi hermana, a la esposa de mi abuelo, … Quería ser fuerte por ellos, pero también quería salir de allí corriendo y no volver nunca.

Tuve la suerte de poder leer una homilía que compuse también durante el viaje en la misa que realizamos antes de que su cuerpo se convirtiera en cenizas. Me costó mucho leerlo, escuchando los llantos de mi familia, pero me dijeron que lo hice bien. Espero que fuera cierto. Lo único que espero es que también sea agradable para vosotros, lectores/as, al igual que esta humilde historia.

Hombre de gran cultura,

Persona con gran profesión.

En el más allá me espera

Con paciencia tu corazón.

Viviste mil historias

Que yo ahora mismo adoro.

Entre todos mis recuerdos

No puedo escoger uno solo.

Has sido como un cielo despejado.

Has sido como un mar embravecido.

Te he visto abrir las alas

Y volar lejos del nido.

Mientras paseo por montañas, valles y bosques,

Corre tinta por mis venas.

Con ella escribo estas líneas

Que ahuyentan todas mis penas.

Te veo frío, descansando, en paz.

Todos llevamos el negro puesto.

Entre mis líneas aún quedan

Unos pocos detalles del siniestro.

Te has ido sin percances,

¿He de estar bien por ello?

No lo sé.

Pero, sé que, en mi interior,

Entre tantos sollozos, perdura lo bello.

Mi objetivo aún no ha acabado:

Tengo que hacerte eterno,

Empezando por este cúmulo

De versos tiernos.

Ahora que la noche ha caído

Mis lágrimas desaparecen

Sabiendo que en el cielo

Hay ángeles que me cuidan y me quieren.

HASTA SIEMPRE, ABUELO.

8 de Mayo de 2019 a las 20:14 4 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Glosario de términos

Comenta algo

Publica!
Valeria Alcarraz Valeria Alcarraz
Bonitas palabras seguro que este donde este le encantaron. X suerte pudiste despedirte.
20 de Mayo de 2019 a las 17:47

  • Víctor Gadí Víctor Gadí
    ❤️❤️❤️❤️Gracias 20 de Mayo de 2019 a las 18:00
Valeria Alcarraz Valeria Alcarraz
Bonitas palabras seguro que este donde este le encantaron. X suerte pudiste despedirte.
20 de Mayo de 2019 a las 17:47
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 28 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión